Ideas

A pesar de índices y cortes, seguimos adelante

Jorge Jacobs Fb/jjliber

Publicado el

En los últimos días hemos sido bombardeados por noticias e indicadores que parecieran mostrarnos en una senda directa al precipicio. Cuando uno cree que ya va recuperándose de una mala noticia, otra le cae encima. A pesar de todo, me reconforta que la mayoría de los guatemaltecos seguimos adelante; a pesar de la miríada de obstáculos que nos echan encima, seguimos avanzando.

Hace unos días, la Corte de Constitucionalidad más nefasta que hemos tenido -a requerimiento de sindicalistas peores- les cortó la posibilidad a muchas personas de salir de la informalidad y conseguir un trabajo “formal”. Les cortó a muchos la posibilidad de encontrar un trabajo que se acomodara a sus necesidades de tiempo. Y también les cortó a muchas empresas la posibilidad de ser más competitivas y poder crear más puestos de trabajo. El resultado práctico es que muchas personas que podrían tener la posibilidad de conseguir un empleo formal, no lo harán y estarán condenados a seguir en la “informalidad”, seguir desempleados o a emigrar para ver si pueden ir a ser “informales” a Estados Unidos, pero ganando más que aquí.

Y luego se publican varios índices en los que nos dicen lo malo que ya todos sabemos que estamos. Se publica el Índice de Competitividad Global y lo que resaltan las noticias es que caímos dos posiciones -que es una posición relativa- aunque en la calificación realmente subimos -marginalmente, pero subimos-. Ciertamente seguimos estando mal, con algunos de los 103 muy bien, pero muchos otros muy mal, especialmente en infraestructura e inseguridad -nuevamente, nada que cualquiera que vive en Guatemala desconozca, con la excepción quizá de los políticos y gobernantes-; pero se le hace poco caso a aquellos indicadores en los que estamos muy bien, que nos dan la oportunidad de ir construyendo sobre ellos.

Publicaron también esta semana un indicador del Banco Mundial sobre el desarrollo basado en las “cadenas de valor” en el que también salimos mal parados porque no hemos logrado pasar de ser un país productor de materias primas a exportar más productos procesados e industriales. Quienes hacen el estudio dicen que los que no nos hemos podido insertar en esas cadenas de valor, seremos los que más sufriremos en el mundo actual de guerras comerciales. Pero yo sigo siendo optimista, considerando que es una gran oportunidad no haber sido parte de las “cadenas de valor” que se están desmoronando precisamente por esas guerras comerciales, pero que ahora tenemos la oportunidad de oro, por todos esos factores “geopolíticos”, de atraer muchísima inversión que puede cambiar a Guatemala.

Pero en eso recuerdo que todavía tenemos que aguantar año y medio más a una CC ideologizada que ella solita se ha encargado de empobrecer a más guatemaltecos que varios de los gobiernos corruptos que hemos tenido, lo que puede enterrar cualquier esperanza que tengamos de desarrollarnos.

Aun así, sigo esperanzado porque también han salido algunos indicadores como el de Actividad Industrial, que a pesar de que sigue en números negativos su tendencia parece indicar que vamos saliendo del barranco. Y más aún, porque lo que veo en la calle es a esos guatemaltecos que, a pesar de lo que digan los indicadores, se esfuerzan todos los días por cumplir sus responsabilidades. A pesar de los problemas, a pesar de las dificultades, a pesar de la CC, a pesar de los políticos, a pesar de la lluvia, a pesar del tráfico; nada los detiene, porque están determinados no solo a sobrevivir sino a salir adelante. Y eso me reconforta y me muestra que, a pesar de todo, saldremos adelante.