Ideas

La de nunca acabar…

Jorge Jacobs Fb/jjliber

Publicado el

La CC detuvo el proceso de elección de magistrados, por cuarta vez, desde que inició este proceso en febrero de 2019. Si bien esta suspensión es aún provisional y no definitiva, únicamente retrasa más el ya desgastado proceso de elección de magistrados que debieron haber tomado posesión del cargo el 13 de octubre de 2019. Eso hace que continúe la incertidumbre, donde ya se tiene cuatro meses de magistrados “interinos”.

Hay que hacer la salvedad de que la CC se guardó de decir que se repita el proceso, al grado de que el presidente de la Corte, en la conferencia de prensa, recalcó varias veces que lo único que se suspendía —y temporalmente— era la votación en el Congreso. Considero que esta insistencia es solo para salvar la cara, ya que de conceder el amparo definitivo —lo que seguramente harán—, la CC tendría que obligar a que se repita el proceso de las comisiones.

Es inaceptable que los magistrados de la CC, quienes están llamados a la protección del orden constitucional, caigan al punto de prestarse al juego político, vulnerando plazos constitucionales a diestra y siniestra. Aunque soy consciente de que el proceso de elección de magistrados no está ni cerca de ser el ideal, considero que el escenario menos negativo sería aquel en el que se eligen magistrados y luego se procede a plantear una reforma completa al sistema.

Este miércoles tuvimos la oportunidad de conversar en Libertópolis con el padre Félix Serrano, presidente de la comisión de postulación de magistrados para la CSJ, apenas una hora antes de que la CC anunciara el amparo provisional. El padre Serrano ratificó que, si la CC obligaba a realizar un nuevo proceso, él renunciaría, y entiende que varios de los decanos también lo harían. Lo lamentable es que quienes muy probablemente no se prestarían para una nueva repetición son quienes le han dado alguna credibilidad al proceso y han peleado porque se haga de la manera más transparente. Serrano indicó que hay suficientes candidatos con buenos punteos, y de los que no se sabe que hayan tenido relación con Gustavo Alejos, como para que el Congreso pudiera hacer una buena selección. El padre Serrano sostiene —y yo coincido con él— que el verdadero motivo detrás de los retrasos y repeticiones del proceso de selección de magistrados es ideológico.

Serrano explicó los principales problemas durante el proceso de selección de candidatos. El primero fue la insistencia de que los jueces de primera instancia pudiesen ser candidatos a magistrados de la CSJ. Serrano considera que eso va contra lo que dice la Constitución, pero como no se pusieron de acuerdo en la Comisión, al final se quedó en que se decidiría por votación. Lo curioso, según Serrano, es que, a la hora de las votaciones, las personas que pelearon porque se incluyera a jueces de primera instancian no votaron a favor de esos jueces.

El siguiente problema fue cuántos puntos se requerirían para ser tomados en cuenta. Hubo gran discusión dentro de la Comisión porque había un grupo que quería bajar el puntaje requerido. Otro problema fueron las tachas, ya que la ley no le permite a la Comisión excluir a los candidatos por ellas, sino que solo sirven para que los comisionados puedan tomar decisiones más informadas, pero la gente esperaba que se eliminara de la contienda a quienes tenían tachas.

Serrano también indicó que se debería cambiar la votación para que, si después de dos rondas no se llega a las dos terceras partes, en la tercera ronda se debería elegir por mayoría simple.

Lo invito a ver la entrevista con el padre Félix Serrano. La encuentra a partir del minuto 35 de este video: http://bit.ly/EntrevistaFSerrano