Ideas

Seguro de gastos médicos en lugar del Ministerio de Salud

Jorge Jacobs Fb/jjliber

Uno de los hallazgos interesantes en el proyecto de presupuesto para el año entrante es la solicitud de la futura ministra de Educación de Q180 millones para pagar un seguro privado que cubriría las urgencias y la atención primaria en salud para los estudiantes del sector público. ¿Se debería tener un seguro así? Si se va a pagar ese seguro para todos los estudiantes, ¿por qué no mejor ampliarlo a toda la población?

En principio, no estoy de acuerdo con que se utilicen los fondos de los tributarios para cubrir este tipo de seguros, ni para los estudiantes, mucho menos para los diputados ni para ningún otro funcionario, ya que considero que no es esa una función del gobierno.

Habiendo dicho esto pienso que, si ya se está pensando en hacer algo así tan “fuera de la caja”, ¿por qué limitarse y pensarlo solo para los alumnos? Si piensan ser innovadores, ¿por qué no ampliarlo para toda la población? Eso sí, una de las premisas para hacerlo sería que ese seguro privado debería reemplazar completamente al Ministerio de Salud, porque este ya no se necesitaría. ¿Es viable la propuesta?

Hagamos los números. Según la nota que publicó Prensa Libre ayer, con esos Q180 millones se cubriría a 2.5 millones de estudiantes de primaria y preprimaria. Eso nos da que el costo de la prima del seguro por cada estudiante es de Q72. ¿Cuánto costaría el mismo seguro para toda la población? Si estimamos 17 millones de guatemaltecos —pendientes de los próximos datos del censo—, el seguro costaría Q1,224 millones. Y eso sin contar con el hecho de que al multiplicar casi siete veces la cantidad de asegurados se debería poder obtener un mejor precio en la prima.

Ahora bien, ¿cuánto nos cuesta a los tributarios el Ministerio de Salud? En el mismo presupuesto presentado para el año entrante se proponen Q8,198 millones. Eso quiere decir que el Ministerio de Salud nos cuesta 6.7 veces más de lo que costaría el seguro, aún sin considerar las economías de escala. Es decir, los tributarios nos ahorraríamos la bicoca de Q6,974 millones.

Pero alguien podría argumentar que el seguro no cubriría “todos” los servicios que brinda el Ministerio de Salud. Con base en todo lo que se ha visto a lo largo de los años en ese ministerio, dudaría seriamente de esa aseveración. Pero no seamos agarrados y dupliquemos el valor del seguro para que se pueda cubrir mejor las necesidades de salud de toda la población y se incluya no solo la atención primaria, sino servicios más especializados. Aun así, el seguro nos costaría Q2,448 millones, con lo cual se mejora la atención para todos los guatemaltecos, y todavía nos ahorramos Q5,750 milloncitos.

Y ya que estamos en eso, se podría incluso cuadruplicar el costo del seguro para que incluya todavía más servicios médicos para todos los guatemaltecos, y aún así el costo del seguro sería de Q4,896 millones, con lo que todavía nos ahorramos Q3,302 millones.

Ante la realidad que nos pintan los números, la única conclusión lógica es que nos han estado robando miles de millones de quetzales todos los años en un Ministerio de Salud ineficiente e incompetente. Es un barril sin fondo en el que se desperdician los tributos para obtener resultados míseros que se pagan con las enfermedades y, peor aún, muerte de muchísimos guatemaltecos.

Me parece que si de todos modos se va a gastar ese dinero, mejor que sirva para que todos los guatemaltecos tengan vidas más saludables y no solo para alimentar a una burocracia ineficiente e innecesaria. Ojalá que Giammattei y sus ministros se animaran a ser verdaderamente audaces.