Editorial

Red social pondrá cara a patrocinios políticos

Archivado en:

editorial

La circulación de mensajes por redes sociales con supuestos apoyos espontáneos a candidatos a puestos de elección popular ha sido uno de los factores que más ruido han causado en procesos electorales de varios países. Los vacíos, ambigüedades y zonas sin regular de leyes al respecto como la guatemalteca terminan por dejar brechas para el amaño. Para algunos es una maniobra válida porque no quebranta la ley, aunque sí vulnera sus principios; es decir, le juega la vuelta, y con ello ¿qué se puede esperar del partido o candidato que avale este paradigma maquiavélico de que el fin justifica los medios?

En todo caso, la responsabilidad social de las empresas digitales comienza a jugar un papel cada vez más preponderante en la toma de decisiones, no solo porque sus políticas afectan la vida y la comunicación de millones, sino porque con frecuencia tales campañas disfrazadas de ciudadanía son pagadas o patrocinadas. Es así como el gigante informático Meta, propietario de redes sociales como Facebook, Instagram y WhatsApp, decidió extender a Guatemala regulaciones internas ya implementadas en otras naciones respecto de la propaganda política y la publicidad electoral, las cuales básicamente identificarán a quien genera y envía mensajes de esta naturaleza sin distingo ni preferencia ideológica. Además no se podrá pagar, efectuar ni impulsar campañas desde otros países, algo que sucedió en Guatemala durante las elecciones de 2019.

Poll Anria, asesor panameño de la campaña del actual presidente Giammattei Falla, expuso en febrero de 2022, durante un congreso de comunicación política, las tácticas con las cuales habían evadido restricciones legales impuestas a la compra de publicidad electoral.

Anria habló de la creación de un falso noticiero que prácticamente plagiaba información de otros medios pero que en su primera noticia colocaba datos de actividades de su asesorado. Tales videos eran pautados en redes sociales para darles más alcance. “Hicimos un noticiero para poder generar contenido que el doctor hacía en sus recorridos. Hicimos un noticiero que tampoco lo podíamos poner en las redes sociales del partido porque era ilegal. Así que hacíamos un noticiero llamado Centroamérica News, donde pasábamos el contenido de las caminatas y recorridos… Había noticias de otros países porque si no era muy obvio que era un noticiero de él”. Pagaron pauta para impulsarlo y segmentaban la estrategia para Guatemala. “No estábamos rompiendo la ley porque era una página de Centroamérica News haciendo noticias de Guatemala”, la cual era manejada por un usuario en el país y otro en Panamá, según describió el estratega durante la conferencia.

El día de la primera vuelta de los comicios, cuando está prohibida toda publicidad, se envió mediante el perfil de una empresa un video a cuatro millones de usuarios de Facebook, según detalló Anria, para “invitar a salir a votar”. Aunque dicho video iba firmado por el partido Vamos, los asesores dijeron que no violaron la Ley Electoral porque el mensaje “cívico” fue enviado directamente a los usuarios.

Esas y otras prácticas tendrán controles a partir de este miércoles. Los patrocinadores o impulsores de contenidos propagandísticos tendrán que registrarse y serán identificados como patrocinadores. La medida dista de ser suficiente para transparentar la proveniencia de recursos entregados directa o indirectamente a candidatos y partidos, pero es un comienzo que al menos hará público a los autores de mensajes falsamente ecuánimes.