Desde Ginebra

Examen de las políticas comerciales de EE. UU.

Los Exámenes de las Políticas Comerciales establecidos en los Acuerdos de la OMC, se basan en informes de la Secretaría de la Organización y del Gobierno del país examinado.

Este mes se hizo el decimocuarto examen de las políticas comerciales de Estados Unidos, debido a que es uno de los socios comerciales más grandes de la Organización, este se lleva a cabo cada dos años.

La delegación estadounidense, estuvo encabezada por el embajador Dennis Shea, en su intervención inicial indicó que recibieron más de 1700 preguntas de los países miembros, mismas que fueron respondidas oportunamente. Reiteró que Estados Unidos continúa comprometido en darle un impulso a todos los compromisos adquiridos en el marco de la OMC, expresando también que su país recibe 17% de las importaciones y exportaciones mundiales.

Afirmó que perciben el mecanismo de solución de controversias como uno de sus ejes centrales. Estados Unidos, dijo, es un usuario frecuente del Sistema de Solución de Diferencias y estuvo involucrado en los dos últimos años en 34 disputas, —21 como parte demandada y en 13 como parte acusadora—. Mencionó que el sistema de solución de diferencias de la OMC se ha alejado mucho del sistema acordado originalmente por los miembros y que se ha apropiado de poderes que los miembros de la OMC nunca tuvieron la intención de otorgar.

El embajador Shea en su intervención indicó que los aranceles estadounidenses se encuentran entre los más bajos del mundo, por lo que el régimen de comercio de Estados Unidos merece seguir siendo reconocido como una de las economías más abiertas.

El representante norteamericano habló de tres áreas clave. En primer lugar, Estados Unidos tiene uno de los regímenes comerciales más abiertos del mundo, basado en el estado de Derecho y que es un poderoso motor para el crecimiento global. En segundo lugar, busca la liberalización y profundización de las relaciones comerciales con los países que comparten el compromiso con la competencia justa en el mercado y la reciprocidad, y en tercer lugar, los Estados Unidos plantean serias preocupaciones con respecto al funcionamiento y la dirección de esta importante institución, y el desafío fundamental que plantea el enfoque mercantilista. Por lo tanto, Estados Unidos toma pasos importantes para comenzar a abordar estos problemas fundamentales, y esta comprometido a trabajar con aquellos miembros con ideas afines para hacerlo.

Durante las intervenciones generales, varios miembros tomaron la palabra para hacer señalamientos a los Estados Unidos de tomar medidas proteccionistas y de haber abandonado su papel de liderazgo por un interés propio. Un miembro señaló que el sistema de comercio multilateral se encuentra en una profunda crisis y que Estados Unidos está en su epicentro. Estados Unidos por su lado respondió que hay una mala interpretación de la crisis y sus causas fundamentales, que su país esta abrazando las cargas del liderazgo para responder a ellas.

El embajador Shea tomó nota de las áreas en las que los miembros continúan con preocupaciones, pero que el régimen de comercio de Estados Unidos merece seguir siendo reconocido como una de las economías más abiertas y de su compromiso de seguir con una serie de iniciativas de creación de capacidades relacionadas con el comercio.

Finalmente, la presidenta Sunanta Kangvalkulkij de Tailandia, en su resumen concluyó que la economía de los Estados Unidos esta en su noveno año de crecimiento y que los miembros consideran que el régimen de comercio e inversión de los Estados Unidos seguía siendo en general abierto y libre.