Criterio urbano

Fortalecer las instituciones para generar oportunidades

Juan Carlos Zapata @jczapata_s

Nunca antes nuestro país había estado tan polarizado y, encima de todo, ahora con los precios de los principales productos de exportación por los suelos. Dentro de las decisiones más coherentes que pudo hacer el Ejecutivo fue la de apostarle a la conservación del empleo, dejando de aumentar el salario mínimo que había sido inflado tanto en los últimos gobiernos, pues  somos uno de los países más caros para generar una plaza de trabajo en América Latina, aún y cuando tenemos a más del 75% de los trabajadores en la informalidad o con trabajos en condiciones precarias.

Las opciones de candidatos a la elección general todavía no están claras y hasta ahora, ningún partido político ha presentado una propuesta económica, política o social que nos permita vislumbrar qué acciones podemos esperar del próximo gobierno.

Es por ello que en esta última columna del año quiero exponer por qué creo que el 2019, lejos de ser una año de muchas inversiones y de grandes expectativas, deberíamos aprovecharlo para sentar las bases de reformas estructurales que le permitan al país generar una ruta de cambio para todos y que esto nos ayude a salir de la parálisis en la que nos encontramos.

Lo primero debería ser una reforma a leyes en las que parece existir bastante consenso entre los diferentes partidos políticos como la reforma a la Ley del Servicio Civil, que apueste por la meritocracia, la estabilidad con base en normas claras de los funcionarios y que fomente la dignificación del trabajador público, tan necesario para no tener esos cambios tan abruptos cada cuatro años en la estructura de los servicios públicos y que nos permita tener servidores bien remunerados y contratados bajo criterios técnicos.

La segunda es la ley general de infraestructura vial, ya que para nadie es un secreto que nuestras carreteras y caminos rurales están hechas pedazos y Guatemala no puede seguir con un sistema que ha fomentado durante años la corrupción y la ejecución de baja calidad en la infraestructura vial de nuestro país. Necesitamos aprobar una ley que genere reglas claras para que la inversión fluya, donde se pague por el servicio de tener una carretera en buenas condiciones y que finalmente los guatemaltecos nos sintamos orgullosos de la red vial que podríamos llegar a tener y no seguir siendo la vergüenza para América Latina en conectividad vial.

Tercero, la reforma a la Ley de Partidos Políticos, en donde se eliminen las listas cerradas y que el ciudadano tenga la capacidad de votar directamente por la persona y se fortalezca la democratización interna de los partidos políticos.

Y por último, leyes que le apuesten a la reducción de cuellos de botella para la generación de más trabajos e inversión en el país y que fácilmente podrían ser aprobadas en el Congreso de la República como la ley de leasing, la ley de insolvencias, la ley de tasa preferencial para la construcción de vivienda y la ley de estabilidad jurídica a la inversión.

Esto, aunado a que se siga fortaleciendo la capacidad del Estado en materia de seguridad, lucha contra la corrupción y aumento en la inversión pública social que claramente es parte de lo que el país necesita para seguir avanzando.

Aprovechemos esta oportunidad que nos brinda un año electoral y trabajemos en construir los puentes de diálogo y concertación social, que nos ayude a mejorar nuestras instituciones y que el próximo gobierno entre ya con una agenda clara, que Guatemala se lo merece.

Feliz Año Nuevo.

@jczapata_s