Pluma invitada

Cambiemos el guion este 8 de marzo

Shira de León

En el marco de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, dedicamos esta columna a reflexionar sobre la realidad que vive la gran mayoría de las niñas, adolescentes y mujeres jóvenes en Guatemala, y cómo la campaña regional que desarrolla Plan International nos invita a que “Cambiemos el guion” de la forma como se perciben las historias de ellas en América Latina. Si bien reconocemos que las niñas, adolescentes y mujeres jóvenes en el país viven en contextos que vulneran sus derechos, queremos enfatizar dos áreas donde priorizamos atención y acción inmediata:
Primero, el Inacif reportó en 2019 que cada 48 horas hay una muerte violenta de una niña o adolescente guatemalteca, una cifra alarmante que ratifica los resultados del informe de la conferencia Beijing de este año, que señaló el riesgo alarmante que sufren las niñas y adolescentes de sufrir violencia en todos sus entornos —tanto en internet como en el aula, el hogar y la comunidad—, lo que conlleva consecuencias físicas, psicológicas y sociales. Esta violencia trunca los proyectos de vida de futuras generaciones y nos lleva a que, como organización, “Cambiemos el guion”. De manera conjunta se motiva al Gobierno, sociedad civil y Cooperación Internacional a continuar favoreciendo las condiciones necesarias para erradicar toda forma de violencia contra esta población y garantizar su seguridad a través de impulsar el Sistema de Protección Integral de la Niñez y Adolescencia y la Agenda Mínima de la Niñez y Adolescencia, consensuada con actores políticos del país.

Segundo, durante el primer semestre del año anterior se reportaron 2,596 reconocimientos médicos de delitos sexuales contra niñas y mujeres jóvenes menores de 19 años ante el Inacif. A ello se suman los más de 66 mil embarazos en niñas y mujeres jóvenes menores de 19 años que registró el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social durante el mismo periodo. Ambas estadísticas reflejan un patrón nocivo de violencia sexual, embarazos y, por consiguiente, uniones forzadas que limitan las posibilidades de desarrollarse de manera plena a las niñas y mujeres jóvenes de Guatemala y ser las protagonistas de su propia historia.

Para Plan International, la invitación a que “Cambiemos el guion” también implica afrontar estos contextos, a través del fortalecimiento sistemático de empoderamiento, liderazgo y respeto a los derechos humanos que les permitan a las niñas y mujeres jóvenes del país vivir con dignidad y tener un futuro mejor. El llamado en este caso es a propiciar más esfuerzos similares a nivel institucional, que fortalezcan y protejan a las jóvenes en su camino a ser mujeres empoderadas socialmente, económicamente y políticamente, sin que nadie se ponga en el camino de la historia que quieren contar de ellas mismas.

Adicionalmente, este 8 de marzo Plan International busca llamar la atención sobre aquellos estereotipos negativos que se perpetuán sobre las niñas, adolescentes y mujeres jóvenes, tanto en medios de comunicación como en la industria del entretenimiento, que las limitan a llegar a su máximo potencial. El llamado de “Cambiemos el guion” también busca tomar consciencia de las historias que contamos, tanto en letras musicales como a través de personajes que retratamos, y que resulta esencial para erradicar aquellos prejuicios que fortalecen actitudes nocivas contra niñas y mujeres jóvenes. Como lo recalcó la directora general de Plan, Anne-Birgitte Albrectsen, durante la conferencia de Beijing 2020: “Cambiar el guion y, por consecuencia, empoderar las juventudes produce un triple beneficio social: para las niñas de hoy, para las adultas en las que se convertirán y para la próxima generación, quienes las admirarán”.