Pluma invitada

Urgen prisiones modernas para frenar tanta corrupción

El violento asesinato de ocho reos en la Granja Penal de Cantel, Quetzaltenango, no extraña a la ciudadanía. Es cuento viejo, como ha sucedido en otros centros carcelarios desde hace muchos años, por la abundante corrupción, asesinatos, ingreso, robos, amenazas, consumo y salida de drogas; planificación y ejecución de extorsiones dentro y fuera, pago de la famosa talacha impuesta a nuevos prisioneros con torturas; directores, jefes y agentes penitenciarios involucrados en actos ilícitos; elegantes dormitorios para reos con cuello y dinero, con radios, televisores, armas, teléfonos, sitios secretos y salidas a la calle.

Numerosas tragedias similares registradas en años anteriores pudieron haberse evitado si diversos gobiernos y autoridades del Sistema Penitenciario hubieran cambiado desde hace mucho tiempo antiguas leyes y reglamentos y construido granjas penales modernas. Urge emplear las millonarias cantidades de dinero incautadas a mafiosos en la edificación de modernos centros penitenciarios, como sucede en otros países como Estados Unidos, donde funcionan prisiones con estrechas celdas, con todos sus servicios y seguridad para uno, dos o tres reos peligrosos. Por lo menos tres prisiones de este tipo deben ser ubicadas en montañas, para reos peligrosos condenados a largas penas.

Las actuales prisiones deberán ser empleadas para procesados por delitos menores, buena conducta y sacrificados ilegalmente con varios años de prisión sin ser absueltos o condenados por irresponsabilidad de algunos jueces. Deben recibir rebajas de penas, pues asisten a centros educativos, recreativos, culturales, deportivos y diversos talleres para que, al recobrar su libertad, puedan trabajar en empresas cuyos propietarios deberán confiar en resoluciones de jueces y directores de prisiones.

La prisión de Cantel registraba increíble súper población de 2 mil 252 reos, de los cuales 77 fueron trasladados a otras cárceles, a raíz de este trágico suceso. Similares tragedias se han registrado en diversas granjas penales. El origen de este violento hecho fue el asesinato de Anais del Carmen Gambín Méndez, colombiana, pareja sentimental del preso Carlos de León, atacada a balazos en su automóvil.

* Continúan descendiendo aviones con drogas en nuestro país, pero curiosamente nunca han sido identificados los dueños de estos terrenos con pistas de aterrizaje. Hace poco tocaron tierra dos modernos jets, uno accidentado, en el cual encontraron dos cadáveres. Se han registrado capturas, muertos e incautación de estupefacientes, pero la situación continúa igual.

* Taiwán ha apoyado a nuestro país durante más de 75 años con obras y dinero, y ahora donó Q1.5 millones para los damnificados por la depresión tropical. Su embajada expresa solidaridad por la pérdida de vidas humanas y daños materiales provocados por el fenómeno climático. Ahora es elogiado por registrar una tasa de la actual pandemia per cápita más baja del mundo, con solamente 11 muertos, a pesar de su proximidad con China.

* Persisten ataques y acusaciones para silenciar a periodistas de Nicaragua. La Policía acorraló a colegas que cubrían el registro de las oficinas del diario digital Confidencial y fue capturado, despojado de su teléfono móvil y liberado posteriormente el fotógrafo Luis Sequeira, de la agencia France Pres AFP.

Agradezco el homenaje que me rindió la corporación municipal de El Tejar, Chimaltenango, presidida por el alcalde Julio Figueroa Muñoz, en el estadio de futbol que lleva mi nombre, a raíz de su modernización en beneficio de la juventud sana.