Un dilema actual del bitcóin: ¿invertir o no invertir?

En cualquiera de las formas en las que usted incursione en el mercado del bitcóin debe adquirir el conocimiento necesario para aprovechar las herramientas para traducir sus ideas en estrategias de inversión cuyos rendimientos a corto, mediano o largo plazo le permitan disfrutar de retornos en sus inversiones.

Publicado el
Guardar Compartir
Hay diferentes maneras de invertir en la criptomonedas, sin embargo, hay que conocer bien el mercado. Foto: EFE
Hay diferentes maneras de invertir en la criptomonedas, sin embargo, hay que conocer bien el mercado. Foto: EFE

En nuestra actividad de entrenamiento de futuros inversionistas, agentes o administradores de portafolios de inversión en bolsa, el interés por invertir en bitcóin crece en cantidad directa al aumento o disminución de su precio. Es decir, cuando existen aumentos abruptos en el precio de la famosa criptomoneda, así el interés por incursionar en dicho movimiento es percibido por nuestros clientes.

De antemano sabemos que cuando aumenta el precio del bitcóin aumentarán las consultas y el interés por invertir o aprender a invertir en dicha criptomoneda.

Si partimos del concepto de inversión como “el acto de postergar el beneficio inmediato del bien invertido por la promesa de un beneficio futuro más o menos probable”, muchas personas están dispuestas a postergar el beneficio actual de su dinero, por el beneficio “más o menos” probable que pueden dar las inversiones en bitcoines.

Partamos desde el inicio. A pesar de que existen muchos conceptos sobre la moneda digital, no vamos a profundizar sobre esta parte. Ya que bien puede ser cubierta por una pequeña investigación a criterio personal.

Nos vamos a centrar en dos conceptos principales: la minería y compra-venta. Dos conceptos que debe aprender a manejar.

Si decide minar bitcoines, debe configurar su equipo de cómputo de tal manera que —explicado en terminología fácil de interpretar— pueda “adivinar” —un cálculo es igual a un hash— lo que está escrito en un bloque de la blockchain; si por alguna razón su equipo “adivina” —encuentra el cálculo que describe el hash— lo que está encriptado en este bloque… ¡Felicidades, ha ganado un bitcóin!

No deje de leer | Los tres tipos de inversionistas según las neurofinanzas, una caja negra de decisiones

A pesar de que se escucha muy sencillo, tiene obviamente su grado de dificultad. La minería de bitcóin con el pasar de los años y con el aumento de equipos tratando de adivinar lo que está escrito en el bloque, automáticamente “calibra” la dificultad para encontrar determinado resultado, así, a mayor cantidad de hashes —respuestas al azar para encontrar el bloque— mayor aumento en la dificultad.

Esto presenta dos problemas fundamentales: 1) El costo del equipo para poder competir y 2) El costo de la energía eléctrica para el funcionamiento del equipo.

Básicamente, un equipo casero llevaría máximo seis tarjetas de video (Nvidia RTX2070), una placa madre, un procesador, memoria RAM, una fuente de poder certificada y un disco duro básico derivando un costo inicial de unos US$5 mil.

Todo ello NO garantiza que pueda encontrar un bitcóin, pero probablemente pueda encontrar con mucha suerte “partes” de bitcóin denominadas satoshis. Así como Q1 tiene 100 centavos, un bitcóin equivale a 100 millones de satoshis, si el precio del bitcóin fuese US$40 mil pues un satoshi equivaldría a US$0.0004, necesitaría al menos 25 satoshis para completar un centavo de dólar.

Esto desemboca otro problema: el costo de energía eléctrica, y aquí es una cuestión muy práctica y de ensayo y error.

Si su computador es capaz de generar aproximadamente 70 terahashes por segundo (70,000,000,000,000 cálculos por segundo) podría obtener unos US$4.50 al día descontando la energía eléctrica, comisiones, siempre y cuando el bitcóin se mantenga rondando los US$40 mil, si baja de ese precio, puede que ya no sea conveniente, además de la lógica depreciación del equipo.

La otra forma en la cual usted puede entrar en el mercado de inversión en bitcóin es a través de la compra y venta de este. Como cualquier producto en el cual el precio fluctúa, la estrategia sería comprar barato y vender caro.

Le puede interesar | Cómo marcas superaron la crisis del covid-19 y ganaron más compradores en Centroamérica

A pesar de que existen muchos análisis técnicos para intentar determinar el momento preciso de entrar antes de una subida del precio, quiero centrarme en una estrategia que muchos utilizan al momento de invertir.

No existe un nombre en específico para este tipo de estrategia, pero la denominaremos “mínimos mayores”. La volatilidad del bitcóin es muy alta y la estrategia de mínimos mayores consiste simplemente en entrar en un precio accesible o un precio al cual el bitcóin esté bajo en su precio y básicamente… abandonarlo. Como una posición a largo plazo, dejar que el mercado lleve el rendimiento de mi inversión con la tendencia del precio del bitcóin.

Si vemos la siguiente gráfica y tomamos solo los precios del primer día del mes durante los últimos cinco años, se puede observar que a pesar de que el bitcóin ha ido subiendo y bajando en cantidades extremadamente altas, los precios mínimos a los que llega después de una “burbuja” cada vez son mayores con el paso del tiempo.

Así, en marzo del año 2017 el precio del bitcóin era US$1 mil 72 cuyo precio se dio después de una eventual caída. A inicios del 2019, el precio luego de una eventual caída o burbuja fue de US$3 mil 420 eso es más del triple del precio mínimo anterior.

Sin ir tan lejos, la nueva caída luego de una burbuja se dio sobre el precio de los US$6 mil 440 en marzo de 2020, casi el doble de inicios de 2019.

Por su comportamiento altamente volátil, el bitcóin siempre será noticia con sus subidas y bajadas. Hasta el momento, una estrategia de “mínimo mayor” no es tan descabellada si se logra encontrar o esperar el momento óptimo en el cual luego de una eventual caída, el mismo se pueda levantar.

En cualquiera de las formas en las que usted incursione en el mercado del bitcóin ya sea minando o bien aprovechando las fluctuaciones de precio, debe adquirir el conocimiento necesario para aprovechar las herramientas que cada forma le puede ofrecer y con ello traducir sus ideas en estrategias de inversión cuyos rendimientos a corto, mediano o largo plazo le permitan disfrutar de retornos en sus inversiones.

***

Jorge Mario García es CEO de Bursatile.


0