El turismo es más que la ley del Inguat

Opinión

Viajar por placer, es el goce de lo diferente. Descubrir costumbres ignoradas. Conocer a gente con otro comportamiento. Adaptarse a modos de vida y regulaciones especiales. Acceder a conocimientos, situaciones y vivencias, donde crece la comprensión de lo humano. Es una amplificación de lo cotidiano, a lo extraordinario.

Vinoteca te lleva a España

Economía

Vinoteca lanza una promoción al consumidor final para dar a conocer la amplia variedad de productos españoles, incluyendo vinos, abarrotes y jamone,.

Directo a Rusia

Economía

McDonald’s presenta a los ganadores que viajarán a la Copa Mundial de la FIFA 2018.

Charamiladas gubernamentales

Opinión

De regreso a Guatemala el presidente tiene asuntos con los qué “distraerse”. Independientemente del análisis político del cambio de la embajada a Jerusalén, el viaje arroja un saldo negativo en transparencia. Siguen sin entender —a pesar de que hay suficiente literatura— que el actuar de cualquier funcionario debe fiscalizarse, se pague con dinero público o privado. Un ejemplo ilustrativo, para comprenderlo rápida y fácilmente, es el de un empleado que va de comisión con fondos de la empresa o que viaja unos días, también de comisión, pagado por la empresa vecina. En ambos casos, es de incumbencia de su jefe porque va a tratar temas del negocio; en el primer supuesto lo hace con su dinero y, en el segundo, deja de trabajar y puede estar sirviendo a quien le cubre los gastos. Cualquiera que sea el enfoque, las explicaciones son necesarias y hay que dejar de excusarse en que es “cortesía”, “regalo” o cualquier otro calificativo. No hay almuerzo gratis, menos un avión y hotel de $500/día.