Game of Thrones: Samwell Tarly y Gilly nos adelantan detalles de la octava temporada y su intenso final

Los actores John Bradley y Hannah Murray, de Game of Thrones, hablan de la temporada final de Game of Thrones.

Archivado en:

Game Of Thronesseries
Gilly y Samwell Tarly tendrán un papel determinante en la última temporada de Game of Thrones (Foto Prensa Libre: HBO).
Gilly y Samwell Tarly tendrán un papel determinante en la última temporada de Game of Thrones (Foto Prensa Libre: HBO).

El invierno está aquí y el final de Game of Thrones también. La octava temporada marcará el fin de una serie que de a poco consiguió millones de seguidores en el mundo y que, en abril, promete alcanzar records de audiencia.

También romperá una variedad de corazones con los posibles desenlaces y, como es usual, terminará con la participación de varios personajes que ya se ganaron el cariño de los seguidores.

Algunos de ellos, pese a no ser protagonistas, mantiene un rol relevante. Ese es el caso de Samwell Tarly (John Bradley), un soldado inhábil pero una mente prodigiosa con un corazón grandioso, y que es acompañado de Gilly (Hannah Murray), una mujer que nació después del muro y que defenderá con toda convicción a su bebé.

Una pareja que en principio parece débil pero juntos, claramente, son un vínculo casi inquebrantable.

En una entrevista, Bradley y Murray hablaron de esa relación, de lo que le espera a sus personajes, al resto de “jugadores” del trono y el final de la serie.

Las declaraciones pueden contener spoilers…

¿Cómo se inicia la temporada final de Game of Thrones para sus personajes?

Bradley: Bueno, la temporada ocho comienza en donde se quedó la séptima, en Winterfell.  Sam decide que la Citadela no era para él, una institución que de nuevo lo infravaloró y donde se sentía fuera de lugar, así que se da cuenta que debe hacer lo mejor que pueda por Gilly y el bebé Sam, pero también por Jon Snow.

Él sabe que nunca va a ser aceptado como uno de los Maestros o como uno de la Guardia de la Noche. Sam se da cuenta que es más importante la gente que para él son su familia y Jon Snow.

Sam continuará su ruta como académico fuera de la citadela y en camino hacia Winterfell, junto a Gilly (Foto Prensa Libre: HBO).

Volver a Winterfell se sintió, para mí, y probablemente también para ti, Hannah, que ha sido el satélite por varias temporadas. Se sintió que narrativamente es un lugar central aunque de alguna manera es distante y está en su propio mundo sin mayor relevancia dentro del argumento. Ahora, se siente que todos irán hacia allí y tendrán que enfrentar situaciones difíciles.

Además, volveremos a Winterfell con una bomba de información sobre el linaje de Jon Snow y que seguro agitará las cosas. Somos dos personajes en el programa quizás con la información más importante de todas.

Murray: También hay un sentido importante de equidad que ocurre esta temporada porque todos están en situaciones similares. Esas jerarquías y estatus que solían significar bastante ahora no lo serán. Tendrás interacciones con personajes que jamás han ocurrido, especialmente para Gilly.

Ella es una salvaje. No tiene ningún rol en la esfera política. Aún así, ella aparece de pronto a interactuar con esete círculo. Tiene sentido que eso ocurre porque nadie tiene la apuesta ganada.

Bradley: Solo debes de ver alrededor de ellos y pensar que todos estos personajes ahora están tan cerca de conocerse por primera vez. Traen todo este dolor, todas estas experiencias que tuvieron y que les llevaron a un lugar. Se mezclarán esperanzas, miedos, objetivos, dolores, cicatrices… Eso creara una fricción importante en el drama.

¿Pueden darnos algún adelanto, aunque sea críptico, de lo que ocurrirá?

Sam ha cambiado significativamente desde sus orígenes nobles y su paso en la Guardia de la Noche (Foto Prensa Libre: HBO).

Murray: Diría que para Gilly, “críptico” sería la palabra clave.

Bradley: Para Sam, al menos en esta temporada en particular, las cosas tendrán que ser peores para que puedan ser mejores. Todos saben que sobre la amenaza y cómo todo puede irse a peor. Será un clímax. Como un acto final en el que todos los personajes están en el escenario. El momento crece. Hay alguna clase de claustrofobia en ello. No habrá muchos lugares distintos en estos episodios finales.

Murray: Pienso también que para nosotros como actores y nosotros como humanos ha sido también un momento increíble, raro y divertido formar parte de este grupo de personas.

Lea también: “Game of Thrones”: las incógnitas que deberá resolver la temporada final de la serie

Bradley: Ese es un punto importante. Pienso que con esta serie, que de alguna manera tuvo entre siete u ocho diferentes mundos narrativa pero no físicamente, te puedes sentir de alguna manera distanciado. Creo que este programa nos ha hecho una familia. Si no estuviéramos en el set juntos o si nuestros personajes no coincidiéramos, aún nos sentimos que estamos en el mismo barco. Es una gran sensación.

Murray: Sentí eso con Emilia [Clarke]. En los estrenos conocí tantas veces a Emilia y nunca la había visto con pelucla. Este año estuvimos en maquillaje al mismo tiempo. La vi con peluca y se sintió tan extraño. Le dije a Candice, la maquillista y estilista, ‘me siento abrumada por la peluca’. Ella contestó ‘has conocido a Emilia, nunca a Daenerys’.

¿Cuántos secretos se guardaron esta temporada?

Bradley: Bueno, llegamos a tantas capas de seguridad que ahora tenemos que superar. Los guiones están protegidos con contraseñas en correos encriptados y eso intensifica la experiencia. Es como información sensible cuando tienes que escribir una contraseña y luego superar dos controles de seguridad.

Murray: Sí, te sientes un poco como un espía.

Gilly, tras ser una salvaje, será clave en la política de Westeros (Foto Prensa Libre: HBO).

Bradley: Aunque luego comienzas a leerlo. Te diré lo que de verdad me afectó. Usualmente, al final de cada episodio, en el guion, lees ‘final del episodio 1. Final del episodio 2’. En lo último del episodio final, decía ‘Final de Game of Thrones‘. No importa que siga en las precuelas o spinoffs, se terminó el núcleo del programa.

Una vez que lees eso, siento que te galvanizas e inspiras porque es ahí donde comienza el trabajo. Una vez que dices final de Game of Thrones, esa fue la patada en el trasero para hacerlo bien. Estamos empezando el final del viaje que comenzamos hace nueve años y tanta gente esperaba.

Para los seguidores que preguntaron por qué tuvieron que esperar tanto por el final…

Murray: Pienso que tiene sentido cuando lo veas. Recuerdo hablar con David [Bienoff] y Dan [DB Weiss] hace años y me dijeron que sabían hacia donde irían con la narrativa que hablaron con George [RR Martin]. Ellos estaban así como ‘casi no sabíamos cómo hacerlo’. Especialmente con el presupuesto de la televisión. Pero lo hicieron: se siente una intensidad como ninguna otra en los episodios y es probable que nunca habíamos visto eso en televisión.

Contenido relacionado:

> ¿Por qué es tan buena la película de terror “Us”, que destronó a Capitana Marvel de la taquilla?

> ¿Michael Jackson usó su episodio en Los Simpson para atraer a niños?

> Filme de cineasta guatemalteca participa en el Festival de Cine de Panamá

0