Actividades para reforzar la ortografía de sus hijos

La ortografía asegura la transmisión correcta de la información de forma escrita y en muchas ocasiones ha sido vista como un signo cultural. La metodología de su enseñanza ha sido vista como algo monótono, pero esto puede modificarse para procurar que su aprendizaje sea de manera vivencial.

Publicado el
El correcto uso de las letras y los signos auxiliares de escritura sigue siendo relevante al momento de comunicarnos de manera escrita en cualquier medio. (Foto Prensa Libre: freepik.es).
El correcto uso de las letras y los signos auxiliares de escritura sigue siendo relevante al momento de comunicarnos de manera escrita en cualquier medio. (Foto Prensa Libre: freepik.es).

La Real Academia de la Lengua Española define a la ortografía como parte de la gramática que enseña a escribir correctamente. Con ella se aprende el uso acertado de las letras y de los signos auxiliares de escritura a través de una amplia variedad de normas.

 

Raquel Montenegro, directora de la Academia Guatemalteca de la Lengua Española, afirma que “La ortografía es importante desde el punto de vista comunicativo porque apoya el sentido del texto; una coma o letra puede cambiar el significado de un mensaje. También lo es desde el punto de vista social, porque asocia la escritura correcta a la calidad del escrito”.

En tiempos pasados, la ortografía era vista como un parámetro del nivel educativo del centro escolar, sin embargo, en épocas recientes su enseñanza y práctica ha perdido interés en los estudiantes y docentes. En la actualidad resulta muy común que la gente cometa errores ortográficos, sin importar el grado académico que tengan. Esto suele ser evidente en documentos formales y en la comunicación a través de las redes sociales, donde se pone de manifiesto ante muchas personas, de manera inmediata. Es probable que exista falta de cuidado en la escritura, desconocimiento de las normas vigentes o falta de uso, pues si una norma no se aplica, se olvida.

Antes de memorizar, se sugiere aplicar las normas ortográficas. (Foto Prensa Libre: freepik.es).

La falta de interés en practicar la ortografía o el poco conocimiento de las normas, podría deberse a varias causas, entre ellas están:

  • Los métodos utilizados para la enseñanza y aprendizaje de la ortografía han contribuido a desmotivar la práctica ortográfica en estudiantes de diferentes niveles educativos. Se ha utilizado el aprendizaje memorístico y se ha limitado la aplicación, así como el conocimiento específico de palabras del vocabulario usual. Se ha abusado del dictado, no se utiliza como un instrumento de aprendizaje ortográfico si no como una herramienta de evaluación.
  • El alejamiento de la lectura de muchos estudiantes impide tener contacto directo con las palabras.

Lo cierto es que, la ortografía todavía tiene un lugar importante en la comunicación diaria, forma parte del decoro, la cultura y respeto que se muestra hacia las personas a las que nos dirigimos.

La ortografía puede reforzarse de manera exitosa en el hogar. (Foto Prensa Libre: freepik.es).

Actividades en el hogar

La enseñanza y práctica de la ortografía no se rige exclusivamente a la escuela, debe reforzarse en casa como parte de la cultura general de la familia. Deben buscarse acciones que ayuden a fortalecerla y hacerla vida de manera cotidiana. Montenegro comenta que “Aprender las normas ortográficas es sencillo si se sigue una metodología apropiada”. Se pueden realizar diversas actividades, de acuerdo con la edad, madurez e intereses de la familia. Entre estas actividades están:

  • Seleccione las normas que abarquen un gran número de vocablos de uso frecuente, que posean pocas excepciones y estén formulados en enunciados claros y sencillos. La idea es evitar que se sobrecargue la mente del niño.
  • Haga un inventario de vocablos de uso frecuente, cuya escritura resulte difícil y provoquen faltas reiterativas.
  • Escoja palabras del inventario y muestre la familia palabras de cada una para que el niño pueda relacionar las palabras que la forman y enriquecer su aprendizaje. En lugar de enseñar a sus hijos que se escribe m antes de b, y n antes de v, es preferible presentar palabras como bombón o envase para que realicen actividades con ellas y aprendan su correcta pronunciación y escritura. Ellos podrán inferir la regla al utilizar estas palabras de manera constante.
  • Para estudiantes de primaria, sería conveniente retomar algunas palabras con s, c o z. Además, el uso de la coma, punto y tilde.
  • Organice a sus hijos para que anoten en fichas las palabras que consideran difíciles, por ejemplo: perspicacia, veloz, asfixiar, bóveda, accesible y antifaz, entre otros. Coloquen todas las fichas en una caja. Dicte una o dos palabras por día. Cuando los escriban bien la palabra, que pasen la ficha a otra caja que se llame Mi ortografía es un tesoro.
  • Cuando salgan de paseo pida a sus hijos que observen los letreros de negocios, anuncios, menús, revistas o periódicos para que encuentren alguna norma ortográfica o algún error. Pueden hacer una competencia sobre quién encuentra más errores o normas. Trate de hacer un resumen de lo encontrado, al final del paseo.
  • Busque acercar a sus hijos hacia la lectura, escoja textos que se adecuen a sus niveles de maduración intelectual y que el contenido sea atractivo para ellos.
La Real Academia de la Lengua Española edita libros de gran importancia con el fin de mantener actualizado al público lector sobre la normativa ortográfica del idioma español. (Foto Prensa Libre: rae.es).

Para mantenerse actualizado sobre las normas ortográficas vigentes, puede consultar la página de la Real Academia Española (rae.es), o bien, pueden recurrir al libro Ortografía escolar de la lengua española, publicado por la Asociación de Academias de la Lengua. Este documento contiene las normas vigentes explicadas de manera más sencilla porque están dirigidas a estudiantes de primaria.

El fin último de la enseñanza de la ortografía es aplicar las normas, aunque no se sepan de memoria. Para un niño, puede ser efectivo el aprendizaje si se parte de ejemplos y de allí se llega a la norma. No solo es tarea de la escuela, recuerde reforzar la ortografía en casa.

 

Otras fuentes consultadas:  La enseñanza de la ortografía, Anna Camps, Marta Milian, Montserrat Bigas, Montserrat Camps, Pilar Cabré, Editorial Graó; artículo La ortografía y su didáctica en la educación primaria, Fernando Carratala Teruel.

Contenido relacionado:

>Cómo crear el hábito del ahorro en los niños

>Cómo manejar el miedo de los niños 

>Prepare loncheras saludables