Carole Wilson: “Las tortillas, como nosotros, son de maíz”

El poyo, la piedra y el nixtamal es un libro que se inspira en los ingredientes nacionales, recopila recetas y promueve la cocina guatemalteca.

Carole Wilson recopiló y redactó un libro sobre la cocina guatemalteca, una de sus pasiones (Foto Prensa Libre: Renato Melgar).
Carole Wilson recopiló y redactó un libro sobre la cocina guatemalteca, una de sus pasiones (Foto Prensa Libre: Renato Melgar).

La gastronomía nacional inspiró a la guatemalteca Carole Wilson a escribir El poyo, la piedra y el nixtamal: cocina al estilo de Guatemala para neófitos. El texto no es un recetario, sino una guía para conocer los sabores de este país.

La publicación incluye recetas de platillos tradicionales —caldos, recados, dulces y atoles, entre otros— y aspectos históricos de la cocina local. Se puede adquirir en Librería Sophos, zona 10.

  • ¿Por qué escribió el libro?

Conocí a Ricardo Jurado, un antigüeño graduado del Cordon Bleu, en París, Francia. Nos entusiasmamos con hacer un libro de cocina guatemalteca con las recetas de su abuela.

Tristemente, Ricardo murió. Pero la idea de hacer un libro ya me había inspirado. Esto fue en 1993.

  • ¿Cuál fue su inspiración?

Mi abuela tenía el don de rodearse de gente interesante.  Todos los  que llegaban a la casa eran personajes misteriosos. Chabela, cocinera de mi abuela, y su cocina eran parte de todo esto.

El libro contiene características de los ingredientes, algunas recetas y peculiaridades de la cocina guatemalteca.

La comida es una parte importante de la cultura y cocina guatemalteca y merece ser documentada. Preservar lo tradicional no es más que una forma de prolongarle la vida un poco, porque todo con el tiempo cambia, y así debe ser.  Creo que lo que he tratado de hacer es documentar la forma de cocinar de esta época para que los que quieran la sigan practicando.

  • ¿Qué le motivó a escoger los platillos?

Las tortillas no pueden ser ignoradas, después de todo son,  como nosotros: hechas de maíz. La masa es ingrediente muy importante de nuestra cocina.

Este libro no debe verse como un recetario.  No escogí recetas, sino que escogí sabores y modos de hacer las cosas.  Aquí faltan muchísimas recetas de cocina guatemalteca. Quise dirigir la atención  a los sabores que predominan  y a las técnicas.

 

  • ¿Cuál fue el proceso creativo?

Comencé en 1993 a buscar lo que había por escrito. Varias de mis amigas me prestaron lo que tenían.  Muchas personas me dieron sus recetas personales.  Cuando ya tenía un buen número recopilado y clasificado, comencé a analizarlas para ver las similitudes y las diferencias.

Leí mucho sobre los diferentes temas y entrevisté a varias personas que tenían experiencia en algo como, por ejemplo, la parte de las carnes y las grasas.

  • ¿Por qué el título del libro?

Cualquiera de estas tres palabras evoca la cocina de Guatemala.

Quise que fuera un nombre que se distinguiera y que reflejara su intención y, en el subtítulo, la palabra neófito indica para quién está escrito: un novicio que quiere aprender a cocinar rico al estilo de este país.