Claves para disfrutar de una tercera edad libre de afecciones

La expectativa de vida del ser humano ha aumentado en las últimas décadas, por lo que conviene llevar un estilo de vida saludable para evitar enfermedades degenerativas como alzhéimer, y así tener una buena calidad de vida en la tercera edad.

Publicado el
Hábitos saludables garantizan una vida llena de plenitud.
Hábitos saludables garantizan una vida llena de plenitud.

“En la actualidad, vivimos más tiempo, pero no necesariamente vivimos  mejor. Las personas deseamos vivir muchos años, pero estos  deben ser de calidad”, explica Gary Small, doctor en Medicina y experto estadounidense en salud cerebral y envejecimiento, quien estuvo de visita en el país la semana última.

Small ha estudiado y desarrollado programas de capacitación de memoria y de estilo de vida para mejorar la cognición y el envejecimiento saludable. Es autor de libros como La biblia de la memoria, La prescripción de la memoria, La biblia de la longevidad y iBrain.

“La genética representa un tercio de los factores que determinan cuánto tiempo  viviremos, lo que significa que dos tercios, están relacionados con la nutrición saludable, el ejercicio físico, la estimulación mental y el control del estrés”, refiere.

Debido a que los individuos están viviendo más tiempo —a principios del siglo XX llegaban a los 50 años, ahora,  hasta los 70 u 80 años—, el riesgo de desarrollar alzhéimer aumenta en 10 por ciento a los 65 años, y a 40 por ciento, a los 85 años.

Uno de los principales errores que la gente comete y que afectan la salud cerebral es no practicar ejercicio. Hacer actividad física regular tiene un efecto antioxidante para las células cerebrales, hace que la comunicación cerebral sea más efectiva y produce endorfinas, neurotransmisores que mejoran el humor y ánimo.

Otra equivocación es no dormir lo suficiente. Durante el sueño, el cerebro se recarga y se consolida la memoria. Además, se fortalece el sistema inmunitario para combatir inflamaciones.

También es importante evitar  alimentos ricos en grasa y azúcar refinada.

Memoria baja

La primera señal de que el cerebro comienza a verse  afectado es olvidar nombres o citas, lo cual puede empezar a manifestarse a los 40 años. Si esta condición empeora, a la gente se le hará más difícil recordar datos o resolver problemas, lo cual puede desencadenar demencia a una edad mayor.

Recientes estudios demostraron que el 50 por ciento de los adultos jóvenes se quejan de problemas de memoria,  dice Small. Dispositivos electrónicos, como móviles o computadoras, son distractores que estresan la función de la memoria.
Por ello, dice el experto, las personas de todas las edades deben llevar un estilo de vida saludable.

Recomendaciones

El plan de dieta ideal para la tercera edad es el mismo que para los jóvenes. Small aconseja hacer cinco comidas al día, consumir porciones pequeñas, ingerir proteínas saludables como nueces, pescado o pechuga de pollo o pavo e hidratarse de manera idónea.

También es importante practicar ejercicios mentales para estimular las células cerebrales como armar rompecabezas, leer, practicar técnicas de memoria o tener una conversación con amigos. Además, la buena actitud y sentirse joven por dentro son fundamentales para vivir muchos años.

Alimentos

Tomar té o café de manera moderada, comer frutas y verduras a diario, que son ricos en antioxidantes, que ayudan a proteger el cerebro y a mejorar la memoria, así como consumir pescado, por su alto contenido en omega 3.

Ejercicio

Hacer ejercicio para  mejorar la salud en general no significa pasar horas en el gimnasio. Small indica que tan solo caminar 15 minutos al día y conversar  con amigos reduce el riesgo de padecer enfermedades como alzhéimer.

Peso ideal

El sobrepeso duplica el riesgo de padecer alzhéimer, y la obesidad lo cuadruplica. Small explica que la grasa que se encuentra en el abdomen causa un proceso inflamatorio que impide reparar tejidos, lo que afecta el cerebro.

Relajación antiestrés

Estudios indican que   practicar ejercicios de meditación y relajación 10  minutos al día no solo mejorará el estado anímico y la memoria, sino  la circulación cerebral, lo que previene enfermedades cardiacas, diabetes y alzhéimer.

Senior man (60s) meditating, in lotus pose.

Perfil

  • Gary Small es autor de más de 500 trabajos científicos.
  • Ha recibido reconocimientos, entre ellos, el Premio de Investigador Sénior y el Premio Weinberg por Excelencia de la Asociación Americana de Psiquiatría Geriátrica.
  • Es profesor de Psiquiatría y de Biocomportamiento.
  • Es director  de la División de Psicología Geriátrica en el Instituto Semel para la Neurociencia, en Los Ángeles, EE. UU., y pertenece al  Consejo Consultor de Nutrición de Herbalife.