Colores ideales para pintar la cocina

Para elegir la decoración de la cocina debe tomar en cuenta el tamaño y el tiempo que pasa en ella, así como los colores en tendencia para que su hogar esté a la moda.

La tonalidad de los colores ayudarán a crear un efecto de armonía y espacio en la cocina. (Foto Prensa Libre: Shutterstock).
La tonalidad de los colores ayudarán a crear un efecto de armonía y espacio en la cocina. (Foto Prensa Libre: Shutterstock).

Los colores influyen en nuestro estado emocional, por lo que tienen un papel fundamental al momento de elegirlos para decorar nuestra casa. A través del color se pueden lograr espacios luminosos, frescos, alegres y cálidos que ayuden a que el ambiente de cada habitación esté en armonía con la actividad que se realice.

La cocina es quizá uno de los espacios más importantes, porque es ahí en donde podemos pasar mucho tiempo y en donde compartimos en familia. Por ello, la decoración debe lograr que el ambiente sea alegre y limpio. “Pintar la cocina no hará que esta sea más amplia o espaciosa, sino que nos dará la sensación de amplitud y limpieza, lo que nos hará sentir más cómodos. Para escoger el color adecuado hay que tomar en cuenta el tiempo que pasamos en ella”, menciona Carlos Aguilera, decorador de interiores.

Estas cuatro preguntas lo guiarán para hacer la elección correcta: ¿cuánto tiempo pasamos en ella? ¿quiénes disfrutan más de este espacio? ¿pasamos tiempo en familia? y ¿es pequeña o grande? Según el profesional, estas preguntas deberían a hacerse cada vez que se decora un ambiente del hogar.

Las respuestas de cada una guiarán a elegir el color más adecuado. Por ejemplo, si pasa mucho tiempo en la cocina no es ideal elegir colores muy intensos como el naranja o el amarillo porque generan fatiga visual y se cansará rápido si pasa largas horas en este ambiente. Lo más acertado es optar por colores neutros y claros como el blanco, beige u otros en tonalidades claras.

Quien más pase tiempo en la cocina es quien mayor decisión deberá tomar respecto a la decoración. Si se pasa tiempo en familia, ya sea porque el espacio sea cocina – comedor o porque preparen los alimentos todos juntos, los colores deben crear un clima de armonía para que se fomente la comunicación. Para esto utilice colores como el naranja, amarillo o tonalidades cítricas.

El tamaño de la cocina también es importante, porque de esto dependerá el efecto que se busque en los colores. Uno de los conocimientos vitales es que los colores fríos o claros agrandan los espacios y los oscuros los reducen. Si el espacio es pequeño opte por un blanco, gris suave o colores en tonalidad pastel.

El básico

El color por excelencia, o el básico, para este lugar de la casa es el blanco. En sí es de los colores predilectos para colocarlo en todos los espacios del hogar. Sin embargo, en la cocina evita tener colores contrastantes que choquen con la demás decoración.

El blanco es luminoso, que da la sensación de amplitud e higiene, ideal para este ambiente. Además, es un tono que admite otros colores para denotar particularidades de la decoración que ayudan a evitar que el ambiente resulte monótono o demasiado frío, dice Cristina Ramos, ingeniera industrial con experiencia en diseño residencial.

Es ideal para todos los estilos y tamaños de cocina, especialmente para las pequeñas porque aportará la sensación de estar en un lugar más amplio. Si se considera una persona tradicional, este color podría ser el ideal para comenzar a decorar su hogar.

Tendencias

Los expertos indican que el negro ha estado presente en las últimas tendencias de decoración, sobre todo en las vanguardistas y elegantes. Para llevar este color a la cocina se puede pintar la pared principal o la que más sobresalga del lugar, también se puede optar por gabinetes y alacenas en esta tonalidad. Si le da temor pasar de una cocina blanca a una negra, lo ideal es que consulte con un especialista cómo puede dar ese paso y así crear combinaciones impactantes.

Los electrodomésticos, en su mayoría, son de color gris o blanco, por lo que el amarillo es uno de los colores que mejor combinan con los aparatos de gama alta. Crea un ambiente elegante y moderno. Además, resulta fácil de combinar con otros colores para crear diferentes efectos. Recuerde que si es un amarillo fuerte se recomienda cuando no pasa mucho tiempo en la cocina.

Con detalles negros lucirá una cocina elegante y moderna. (Foto Prensa Libre: Shutterstock).

Si su cocina tiene muchos acabados de madera puede optar por el naranja, ya que es un color alegre y que propicia la comunicación, según la psicología del color; así que puede ser buena opción si pasa tiempo en familia en este espacio. Este color puede dar un aspecto juvenil y relajado, además de que combina con tonos tierra, blanco y con decoración hecha de madera.

El rojo es un color muy llamativo, que propicia personalidad e intensidad. Es recomendable usarlo en combinación con blanco y gris, ya que favorecerá a crear un ambiente elegante, moderno y sofisticado. Puede usar la técnica de pintar la pared que más sobresale del lugar, acompañado de acabados de los gabinetes rojos. Es aconsejable usarlo en cantidades precisas porque si se abusa puede crear resultados poco favorecedores.

Las tonalidades rojas o corintos pueden combinarse con blanco y gris. (Foto Prensa Libre: Shutterstock).

Las tonalidades pastel han tenido mucho auge en los últimos años, sobre todo en la decoración de interiores contemporáneos. Cuando se tiene una cocina con mucha iluminación son una buena opción. Los colores azul, verde y rosado son los más vistos dentro de una cocina con acabados blancos.

Los mejores detalles para una cocina con tonos verdes son plantas naturales que aporten vida y relajación al ambiente. (Foto Prensa Libre: Shutterstock).

El verde crea un ambiente sereno y relajado. Si usted pasa mucho tiempo solo en la cocina podría seleccionar este color. Lo importante es elegir la tonalidad, porque cada una le otorgará un estilo diferente al espacio. Los claros son más luminosos y frescos, más cuando se acompaña con blanco, los oscuros darán un aspecto más acogedor y reducido.

El beige es quizá la competencia de blanco y una buena opción si no quiere optar por colores muy llamativos. Este tiene la capacidad de iluminar y amplificar visualmente la cocina, además de que es cálido, acogedor y combina con acabados de madera. Se puede usar en todos los estilos decorativos y tamaños del lugar. Es un color que no pasa de moda.