¿Cómo acompañar a un hijo con depresión?

Muchas veces, al hablar de depresión se piensa en la población adulta, sin embargo se puede presentar en los niños y adolescentes.

Publicado el
¿Cómo acompañar a un hijo con depresión?
La paciencia y el amor deberán estar muy presentes en la relación con sus hijos. Foto Prensa Libre: Pixabay

La depresión es un trastorno representado por una tristeza o infelicidad persistente y generalizada, la cual no permite el goce de actividades cotidianas, muchas veces acompañado o representada por enojo, ira, aburrimiento, disminución en desempeño académico, pensamientos negativos, falta de energía, retraimiento social, problemas para concentrarse e interesarse en situaciones diarias y alteraciones en el sueño y el apetito, entre otros.

Muchas veces, al hablar de depresión se piensa en la población adulta, sin embargo, se puede presentar en los niños y adolescentes. La situación actual, en relación con la pandemia, pudo incrementar los casos.  Es importante como padres identificar estos síntomas y buscar ayuda profesional; si estas manifestaciones se presentan todos los días, la mayor parte del día por más de dos semanas, es probable que se sufra de un tipo depresión.

Como padres es necesario ayudar en casa además del acompañamiento profesional.

La psicoeducación parental y manejo de apoyo, el cual se puede determinar con el terapeuta,  se puede ofrecer de varias formas. Por ejemplo, modificando los estresores ambientales, dar estímulos positivos (no siempre materiales), actividades familiares, actitud positiva y de respeto entre los integrantes de la familia ayudan a mejorar el proceso de mejoría en el niño o adolescente.

El establecer algunas rutinas diarias puede favorecer, como hacer ejercicio, contacto con la naturaleza, actividades que generen placer, cuidar la alimentación, son actividades que ayudarán a contrarrestar los síntomas depresivos.

La comunicación es muy importante, es valioso escuchar y hacerle saber a nuestro hijo que se se le apoya, aunque muchas veces no lo entendemos del todo; debemos evitar caer en muchos sermones o consejos que pueden alejarlo o provocar que sea hermético a nuestras palabras, más en caso de los adolescentes.

La paciencia y el amor deberán estar muy presentes en la relación, de esta forma se puede volver a crear confianza y ánimo en nuestro hijo.

Para más consejos y recursos de relevancia para su salud mental y más, visite el blog: Landívar en casa: https://landivarencasa.url.edu.gt/

*Docente del Departamento de Psicología de la Facultad de Humanidades Universidad Rafael Landívar