¿Cómo disminuir el miedo y la ansiedad de ir con el dentista?

La angustia podría afectar a los pacientes odontológicos al punto de descuidar su salud bucal para no pasar por los tratamientos. Estos consejos le ayudarán a disminuir el miedo y la ansiedad.

(Foto Prensa Libre: Servicios).
(Foto Prensa Libre: Servicios).

Manos frías, pequeña taquicardia, pensamientos negativos y una mala sensación en el estómago, son algunos de los síntomas de la ansiedad. “Pensar mucho en lo desconocido nos genera ansiedad, que es el miedo al futuro”, dice Madeline Sánchez de Gramajo, psicóloga.

De acuerdo con Sánchez de Gramajo, esto puede ser parte de la personalidad, pero también se presenta en situaciones específicas como acudir con un odontólogo, tanto en niños como en adultos.

La angustia afecta a los pacientes al punto de dejar por un lado su salud bucal, pero ¿a qué se debe? En algunas personas, el temor está en el sonido de los instrumentos y su olor, el sabor del flúor u otras sustancias que utilizan los odontólogos, y la anticipación al dolor o a lo que podría pasar en el tratamiento.

 

Al descuidar la salud bucal, Magaly López, odontóloga de la clínica Dental Spa, explica que las enfermedades y los problemas de mordida podrían agravarse tanto que el paciente podría perder sus piezas dentales, por algo que podría haberse prevenido.

Otros síntomas del miedo y la ansiedad en los pacientes odontológicos son el nerviosismo, la sudoración, la negación al tratamiento y posponer las citas, menciona López.

Más allá de las sensaciones

Según López, el 30% de los pacientes tiene odontofobia, que es el miedo irracional al odontólogo. El temor y la ansiedad va en aumento y podría deberse a experiencias no placenteras o mensajes que le han transmitido, explica.

(Foto Prensa Libre: Servicios).

De acuerdo con Sánchez de Gramajo, podría haber dos causas principales del miedo y la ansiedad que se presentan en niños y adultos:

  • Traumas

Estos podrían ser personales o causados por experiencias de terceros, y según lo que el paciente ha escuchado o visto con sus familiares.

Otros miedos son provocados de manera inconsciente; en los niños, por haber acompañado a los adultos, por ejemplo.

“A veces tomamos decisiones a partir de los miedos internos”, agrega Sánchez de Gramajo.

(Foto Prensa Libre: Servicios).
  • Creencias

Muchas veces se cree que ir con un odontólogo podría implicar mucho dolor o consecuencias negativas en la salud a partir de una mala práctica.

Estas creencias, dice Sánchez de Gramajo, son de índole cultural; visitar odontólogos se ve como algo desagradable y esto condiciona la actitud de las personas. “Son creencias influenciadas por alguien más”, añade.

¿Cómo disminuir el miedo y la ansiedad?

“Todo está en nuestra mente”, dice Sánchez de Gramajo, quien explica que, al cambiar los pensamientos, es menos probable que nos pongamos ansiosos en estas situaciones.

Estas son algunas de las recomendaciones para disminuir la ansiedad:

  • Conversar

En el caso de los niños, lo ideal es que, antes de acudir con el médico, los padres eduquen a sus hijos mediante una conversación sobre la importancia de la salud bucal.

(Foto Prensa Libre: Servicios).

También es importante que los niños sepan en qué consisten los procedimientos y para qué son las aplicaciones, así como la percepción de estos, que sepan que no es doloroso.

  • Investigar

Si se trata de un adulto, lo recomendable es investigar sobre los procedimientos y hacerle preguntas al profesional, para calmar la ansiedad.

(Foto Prensa Libre: Servicios).

“Es importante no predisponernos a algo negativo, sino enfocarnos en que hacemos algo bueno por la salud bucal”, agrega la psicóloga Sánchez de Gramajo.

  • Horario de bajo estrés

Otra de las recomendaciones es realizar las citas en horarios de bajo estrés ya que, según López, una acción recurrente de los pacientes odontológicos es cancelar las citas.

Un horario de bajo estrés le permitirá al paciente acudir a su chequeo o tratamiento sin ninguna presión.

  • Comunicar

Si presenta algún temor o ansiedad, lo ideal es que le transmita a su médico cómo se siente y cuáles son sus inquietudes. El odontólogo podría adaptar el procedimiento de acuerdo con sus necesidades.

(Foto Prensa Libre: Servicios).
  • Respiración profunda

Esta técnica de respiración puede ayudar a calmar la ansiedad: inhale por la nariz y exhale por la boca, tres veces y de manera profunda.

Si su médico está al tanto, pueden pausar el tratamiento para su tranquilidad como paciente.

Según Sánchez de Gramajo, la respiración profunda le permitirá oxigenar el cerebro y ver la situación de manera distinta.

  • Tener un objeto en las manos

En el momento del procedimiento, lo recomendable es que los niños lleven un peluche, un muñeco o su juguete favorito para sostenerlo y sentir seguridad.

(Foto Prensa Libre: Servicios).

En el caso de los adultos, el objeto podría ser una pelota antiestrés.

Técnica de óxido nitroso

Para pacientes que presentan algunos síntomas de ansiedad o para los que padecen de odontofobia, existe una técnica alternativa que les permite relajarse y mejorar la percepción durante los procedimientos odontológicos.

Esta es la técnica de óxido nitroso, un gas aplicado por profesionales que se administra por la vía respiratoria en los pacientes. Además, “es más seguro que cualquier técnica de sedación, mientras se use el equipo adecuado y el personal esté certificado”, expresa la odontóloga López.

(Foto Prensa Libre: Magaly López).

El efecto del gas es la disminución de la ansiedad, ya que la percepción del paciente mejora y el tratamiento se vuelve un recuerdo placentero. Después de una o dos sesiones en las que fue administrado, el paciente dará la pauta de no necesitar más el óxido nitroso para sentirse tranquilo. “El cerebro capta que no hay porqué tener miedo y ansiedad”, añade López.

(Foto Prensa Libre: Magaly López).

Asimismo, López explica que no es una sustancia que cause adicción, pues no es metabolizada por el organismo u absorbida por el cuerpo; y explica que se trata de un gas totalmente inocuo, es decir, que no causa algún daño, alergia, riesgo en la salud o relación con la muerte.

(Foto Prensa Libre: Magaly López).

Además, el óxido nitroso es liberado por el cuerpo a través de la respiración y la transpiración; el efecto pasa luego de unos minutos de haberse administrado.

 

Contenido relacionado:

>Desarrollan dientes en 3D que pueden combatir la placa bacteriana

>La función y la estética son los focos de atención en la odontología restaurativa

>Los peligros del blanqueamiento dental ilegal y los terribles efectos secundarios que tiene

0