Conoce los síntomas y causas de los diferentes tipos de hongos en las uñas

Por lo general, los hongos en las uñas no representan más que un simple problema estético. Sin embargo, siempre es importante permanecer atentos al desarrollo de la infección

Publicado el
hongos en las uñas
Los hongos en las uñas son más comunes de lo que se cree, pero también se pueden prevenir fácilmente. (Foto Prensa Libre: Pixabay)

Los hongos en las uñas son un problema mucho más común de lo que podríamos llegar a imaginar. Este tipo de infecciones suele evidenciarse con mayor frecuencia en las uñas de los pies.

Esto ocurre porque las uñas representan un medio ambiente con la temperatura y humedad adecuadas para que las bacterias se reproduzcan con facilidad.

Este tipo de infecciones suelen ser un problema principalmente estético. Sin embargo, también pueden ser evidencia de inconvenientes relacionados con la alimentación o la circulación. El día de hoy hemos preparado un artículo para conocer más sobre estos hongos y compartir algunos remedios caseros para tratar dicho problema.

¿Qué son los hongos en las uñas?

Los hongos son pequeñas comunidades de microorganismos que se alimentan principalmente de grasa, sudor y células de piel muerta.

Dermatológicamente hablando, la piel que existe debajo de las uñas no cuenta con el mismo grosor que la del resto de la mano o el pie. Sin mencionar que el pequeño espacio entre la piel y la uña, es una cavidad donde se acumulan con facilidad moléculas de polvo, suciedad y bacterias.

Por este mismo motivo, los hongos en las uñas suelen surgir de forma repentina y, por lo general, no producen ningún tipo de reacción que alerte sobre su presencia.

La única pista que podemos tener acerca de la proliferación de hongos en las uñas, es su coloración tan peculiar y algunos otros signos a nivel estético.

Usualmente, este tipo de bacterias no produce ningún tipo de dolencia o molestia más allá de lo visual. Sin embargo, es necesario consultar a un médico lo antes posible si llegásemos a presentar incomodidad o dolor en la uña afectada.

Lea también: Cómo la genética afecta el desarrollo de las enfermedades en la piel

Las bacterias pueden desarrollarse y proliferar sin problemas en las uñas de las manos. Sin embargo, las uñas de los dedos de los pies resultan ser mucho más acogedoras para los hongos.

Esto ocurre principalmente porque los hongos requieren de ciertas condiciones de humedad y temperatura para poder desarrollarse y multiplicarse. Una de las características más sobresalientes de los hongos de las uñas, es la facilidad en que estos pueden desplazarse.

Una infección fúngica en la uña puede expandirse con facilidad si la persona no toma las medidas higiénicas correspondientes para prevenir su propagación.

Prevenir la aparición de este tipo de infecciones es algo realmente fácil. La mayoría de los tratamientos científicamente comprobados pueden ser adquiridos sin la necesidad de contar con una orden médica.

También, los hábitos de higiene y cuidado personal son claves para combatir y prevenir la aparición de hongos en las uñas.

Principales síntomas de los hongos en las uñas

Los síntomas de los hongos en las uñas no son tan complicados de detectar, principalmente porque estas infecciones pueden ser descubiertas a simple vista.

Para saber cuándo una uña presenta proliferación de bacterias, debemos fijarnos con detenimiento en su apariencia general.

El color, el grosor y la debilidad que presenta la uña infectada forman parte de los síntomas más comunes de este tipo de infecciones.

pedicure
Tener una buena higiene y cuidado de las uñas nos ayuda a prevenir los hongos. (Foto Prensa Libre: Pixabay)

Una uña donde proliferan las bacterias cuenta con un color muy característico que va desde el blanco pálido hasta un amarillo opaco. Esto surge como resultado de las cantidades de microorganismos que se alimentan y reproducen en la piel que se localiza debajo de la uña en cuestión.

La pigmentación es el resultado de la mezcla de grasa, sudor y la piel muerta que sirven de alimento a los microorganismos.

La película que recubre la uña también se ve afectada por la acción de los microorganismos que causan los hongos. Así, el grosor, brillo y textura natural de la uña empieza a perderse de forma progresiva.

Todo esto es resultado de un proceso de desmineralización de la misma, que es una consecuencia de los gases emanados por los microorganismos causantes del hongo.

Otra consecuencia importante de este proceso de desmineralización, es que la uña afectada se vuelve quebradiza e incluso puede llegar a presentar escamas.

Proteínas como la queratina son abundantes bajo las uñas, y estas comprenden una parte importante de la dieta de microorganismos que originan el hongo.

Pero los síntomas de una uña infectada con un hongo no solamente se limitan a estos tres factores.

Según la cantidad de microorganismos y el estado de salud de la persona infectada, existen otros signos claves para la detección de hongos de las uñas de las manos o pies.

El olor es otro indicativo de una actividad bacteriana intensa debajo de la uña. Este se origina como un producto del ciclo digestivo de las bacterias que conforman el hongo.

De hecho la intensidad del aroma no solo sirve para detectar la actividad bacteriana, sino que también es un claro indicativo de la respuesta inmunológica del paciente.

No es común que este tipo de hongos produzca algún tipo de sensación incómoda o dolor en la persona que lo padece. Sin embargo, esto también entra dentro de la categoría de los síntomas que presenta la persona con hongos en las uñas.

Cuando se empiezan a sentir estas incomodidades o dolores, es una señal clara de que este caso debe ser abordado por un especialista de la salud.

Las causas más comunes

Para poder comprender este punto, es conveniente que primero conozcamos un poco más sobre los microorganismos que producen el hongo y su ciclo de vida.

Las levaduras, mohos y hongos como los dermatofitos son los responsables de este tipo de padecimiento. Todos ellos requieren de un medio ambiente cálido y con altos niveles de humedad para poder sobrevivir.

Una vez que estos microorganismos logran encontrar un espacio que reúna dichas condiciones, los mismos pueden sobrevivir varios días a la espera de un anfitrión.

Por este mismo motivo, los expertos en cuidado personal siempre recomiendan no estar descalzos en espacios con mucha humedad como las duchas públicas, vestidores o piscinas públicas.

herramientas manicure
Es indispensable esterilizar frecuentemente las herramientas con las que cortamos nuestras uñas. (Foto Prensa Libre: Pixabay)

Cuando finalmente encuentran al anfitrión, inmediatamente los microorganismos y bacterias empiezan a alimentarse de la grasa y tejido cutáneo.

Al igual que con cualquier otra especie, una vez que los microorganismos encuentran una fuente de alimento, solo es cuestión de tiempo antes de que empiecen a multiplicarse.

Y como los mismos son organismos tan simples biológicamente hablando, el proceso de reproducción ocurre de forma muy acelerada. En solo días, una uña perfectamente sana puede convertirse en una potencial incubadora de hongos y bacterias.

Ahora, entre las causas más comunes que promueven el surgimiento de hongos en las uñas podemos enumerar cuatro principales:

  • Falta de nutrientes necesarios para la renovación de las uñas.
  • Contacto de la piel con superficies contaminadas.
  • Malos hábitos de higiene personal.
  • Problemas de circulación en la parte inferior del cuerpo.    

Factores de riesgo a los que debemos poner atención

Existen ciertas ocasiones en las que estos microorganismos podrían resultar un posible riesgo para la salud de la persona afectada. Por ejemplo, este tipo de infecciones son extremadamente peligrosas para personas con enfermedades como diabetes o problemas en la circulación de las piernas.

Cuando se trata de los hongos en las uñas, el factor que debería preocuparnos más es cuando la persona que los padece empieza a experimentar incomodidad o dolor.

El mismo es un indicativo claro que la infección está dejando de afectar solamente la parte externa de la piel, mejor conocida como epidermis.

Una vez el paciente empieza a manifestar dolor o incluso una picazón constante en la uña infectada, la prioridad es acudir a un médico especialista lo antes posible.

Los antecedentes familiares y el historial médico del paciente son dos aspectos que permitirán saber por qué la infección fúngica está ocasionando un daño tan grande.

Un sistema inmunitario debilitado o tener problemas cardíacos, también son condiciones que podrían hacer que la infección resulte más dañina para el paciente.

Posibles complicaciones y agravantes

Una infección fúngica puede traer consigo problemas de salud bastante graves cuando el organismo del paciente no está lo suficientemente preparado para hacerle frente a los microorganismos.

Aquellos que tienen un sistema inmunológico debilitado, se encuentran particularmente vulnerables ante un hongo en las uñas. También lo están quienes tienen diabetes u otro tipo de enfermedad que afecta negativamente la circulación de sangre hacia los pies.

manicure estetica
Las estéticas y salones de belleza pueden ser un lugar de alto riesgo de contagio de hongos en las uñas. (Foto Prensa Libre: Pixabay)

Las infecciones bacterianas se encuentran entre las complicaciones de la salud más comunes producidas por este tipo de hongos.

Esta condición hace que los pies del paciente presenten un dolor constante e incluso empiezan a secretar un líquido amarillento similar al pus.

También, es común que el paciente empiece a experimentar extrema sensibilidad en el área donde se encuentra la uña infectada.

En los casos más extremos, el tejido cutáneo que recubre la uña está tan debilitado que el más mínimo roce con un objeto externo puede producir un sangrado constante.

Uno de los aspectos más preocupantes de un hongo en las uñas, es la facilidad con la que los microorganismos pueden trasladarse entre los dedos. Obviamente, esto hace que el factor de riesgo se multiplique considerablemente, sobre todo a nivel del sistema circulatorio.

Por este mismo motivo, es tan importante el consultar al médico ante la primera manifestación de incomodidad o dolor en la uña infectada.

¿Cómo prevenir los hongos en las uñas?

La prevención de los hongos en las uñas es un asunto menos complicado de lo que muchos podrían llegar a pensar.

Todo consiste en tomar las medidas de prevención necesarias, conservar unos buenos hábitos de higiene y saber en qué momento es necesario el uso de un tratamiento.

Un buen consejo es siempre utilizar sandalias en lugares públicos como piscinas y vestidores. Este tipo de sitios presentan las condiciones térmicas adecuadas para que los microorganismos puedan permanecer escondidos incluso meses.

Si bien es un tema que no se aborda con mucha frecuencia, el cuidado y mantenimiento adecuado de las uñas es fundamental para prevenir las infecciones.

Lea también: Por qué salen manchas blancas en la piel y cómo tratarlas

Mantener las uñas debidamente cortadas, secarlas de forma adecuada y esterilizar todas las herramientas utilizadas sobre las mismas, son detalles muy importantes.

Del mismo modo, debemos extremar la esterilización de herramientas como alicates y limas cuando recibimos tratamientos de manicura o pedicura en locales especializados.

Las normativas y regulaciones a las que se ven sometidos este tipo de negocios son exigentes en este punto. Sin embargo, nunca está de más consultar al profesional y pedir que nos indique los protocolos de esterilización de herramientas que poseen.

También, existen muchos productos disponibles que cuentan con ingredientes y compuestos hechos específicamente para nutrir y fortalecer las uñas.

Y a decir verdad, no resultaría una mala idea hacer uso de los mismos, sobre todo cuando pasamos los 30 años de edad. En este punto el organismo requiere de una ayuda extra para darle a las uñas todas las proteínas y minerales que requieren para mantenerse saludables.

Algunos remedios caseros para tratar los hongos en las uñas

Afortunadamente, en la actualidad existen una amplia variedad de tratamientos y remedios caseros para poder combatir las infecciones fúngicas.

De hecho, muchos experimentos científicos han corroborado las propiedades antifúngicas de muchas plantas, como es el caso del eucalipto y el ajo.

Sin embargo, es importante señalar que todos los remedios caseros solo son recomendados para el tratamiento de infecciones leves o moderadas. 

Cuando los hongos en las uñas son más agresivos, es necesario hacer uso de tratamientos mucho más potentes y diseñados para dicha función.

Tampoco está de más mencionar que los remedios caseros requieren ser aplicados con regularidad y hace falta tiempo para que sus efectos puedan llegar a ser perceptibles.

esmalte de uñas
Para prevenir o curar los hongos en las uñas, hay varias opciones de remedios naturales que puedes probar. (Foto Prensa Libre: Pixabay)

Pero a pesar de esto, los resultados de uso frecuente muestran ser bastante positivos no solamente para reducir el daño estético, sino también para prevenir futuros brotes.

En la naturaleza hay una enorme variedad de plantas cargadas con propiedades esenciales para eliminar y prevenir la reproducción de los microorganismos que ocasionan el hongo.

A continuación, le presentamos un listado con 4 plantas medicinales efectivas para tratar hongos en las uñas.

Extracto de ageratina

Esta planta de la familia de los girasoles cuenta con propiedades antifúngicas tan fuertes, que incluso forma parte de muchos tratamientos disponibles comercialmente.

Un estudio reciente reveló que aplicar ageratina en la uña afectada tres veces al día durante un mes, es suficiente para que la misma recupere su tonalidad y textura saludable.

Aceite de árbol de té

El aceite de árbol de té es otro extracto natural perfecto para combatir las afecciones producidas por los hongos en las uñas.

Este tipo de aceite vegetal contiene altos niveles de melaleuca, un compuesto que se caracteriza por sus propiedades antifúngicas y antisépticas.

Aceite de orégano

El aceite de orégano es extremadamente rico en timol, un compuesto químico que contiene propiedades antifúngicas y antibacterianas.

Para usarlo de forma adecuada, solo se necesita aplicar una poca cantidad del mismo sobre la uña y esparcirla suavemente mediante un hisopo o una mota de algodón.

Extracto de hoja de olivo

La oleuropeína presente en este extracto natural no solo tiene propiedades antifúngicas, también es un excelente estimulante del sistema inmunológico.

Este producto puede ser adquirido en presentaciones como ungüento o cápsulas, ya que ambas son igual de efectivas para tratar hongos en las uñas.

Conclusión

Aunque muchas personas tienden a creer que es algo sin importancia, el cuidado personal es una parte importante de nuestra salud.

Las acciones que hagamos en pro de ella, no solo nos permiten sentirnos más conformes con nuestra apariencia, también son un reflejo directo de todo lo que concierne a nuestros hábitos de higiene.

Los hongos en las uñas, son una condición extremadamente fácil de evitar e inclusive de prevenir.

Como cualquier otra parte de nuestro cuerpo, las uñas requieren de ciertos cuidados particulares que, a decir verdad, no resultan tan complicados.

Mantener nuestras uñas limpias, bien cortadas y hacer uso de algunos productos para garantizar su fuerza y crecimiento saludable, basta para que las mismas permanezcan sanas y atractivas.

Por lo general, los hongos que aparecen en la piel bajo la uña, no representan un problema que pueda afectar nuestra salud.

Sin embargo, es importante hacer todo cuanto podamos para deshacernos de estos microorganismos. Ya que como hemos visto, estos pueden expandirse a diferentes partes de nuestro cuerpo y causar mucha incomodidad.

Este tipo de microorganismos tiene un ciclo de vida realmente rápido y, además, se caracterizan por aprovechar el más mínimo descuido de nuestra parte para empezar a reproducirse.

Incluso teniendo en cuenta todas las recomendaciones, resulta extremadamente difícil que una persona nunca llegue a presentar un caso de hongos en las uñas.

Lo importante cuando este tipo de afecciones aparecen, es permanecer atentos a los síntomas que experimentamos como consecuencia de estas.

Si no existe ningún tipo de dolor o incomodidad en la uña afectada, fácilmente podemos tratar la misma con algún producto especializado o remedio casero.

Ahora, cuando empezamos a percibir algún tipo de incomodidad o dolor como consecuencia de estos microorganismos, es importante consultar a un experto lo antes posible para que nos recomiende un tratamiento adecuado.

Archivado en:

hongosSaluduñas