Consejos para emprender un negocio

Muchas personas sueñan con tener su negocio propio para poder trabajar a su ritmo y sin jefe. Pero esta decisión conlleva otras responsabilidades y conocimiento del producto o servicio que se desea ofrecer, si se desea que este produzca los réditos esperados.

Es importante consensuar con la familia cuando se decide emprender un negocio en casa, y establecer horarios.
Es importante consensuar con la familia cuando se decide emprender un negocio en casa, y establecer horarios.

A continuación, algunos consejos propuestos a abc.es por la profesora de los Estudios de Economía y Empresa de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) Eva Rimbau, experta en Recursos Humanos.

1. Hablar con la familia: Si la empresa va a estar en casa, es importante considerar su impacto en la familia. Rimbau aconseja hablar con los miembros de la familia para entender qué puede preocuparles y aclarar dudas

El emprendedor deberá explicarles que, aunque esté en casa trabajando, no podrá estar disponible para hacer recados o tareas domésticas o para cuidar de los hijos pequeños. Debe pedir a la familia su apoyo y comprensión para evitar conflictos.

2. Separar la vida personal de la empresarial: Tener la empresa en casa tiene muchas ventajas, pero debe separarse el trabajo de la vida personal para asegurar tanto el bienestar como la eficiencia. Hay claves para lograrlo:

  • Utilizar una habitación separada, exclusivamente para el negocio.
  • Establecer un horario de trabajo.
  • Para recibir clientes en casa, utilizar una habitación que esté justo en la entrada.
  • Contratar ayuda para limpiar la casa o una niñera para que se ocupe de los hijos.

3. Establecer rutinas que ayuden a llevar a cabo la vida empresarial y personal. Rimbau considera que las rutinas que ayudan a centrarse en el trabajo y a ser más productivo son las siguientes:

  • Establecer un horario de trabajo regular, el que mejor convenga, pero que sea estable todos los días.
  • Tomarse una determinada cantidad de pausas breves, para no agotarse.
  • Fijar reuniones con uno mismo, con los amigos y con la familia.
  • Comenzar cada día de la misma forma.

4. Cuando se trabaja en casa, los hijos reclaman la atención a menudo. “Ellos realmente necesitan y merecen esa atención”, explica la profesora, y por este motivo “debe buscarse cómo dársela y al mismo tiempo poder atender el negocio”.

Por ejemplo, una opción es dejarles dibujar en la oficina o asignarles tareas sencillas como doblar folletos informativos. El emprendedor deberá reservarse también un tiempo para realizar actividades con ellos y buscar a alguien que los cuide en el horario en que suele ser más productivo.

5. Señales para detectar la adicción al trabajo: La adicción al trabajo es un peligro para los emprendedores, que puede perjudicar su salud y las relaciones con los que le rodean. Rimbau explica algunos síntomas para ponerse en alerta:

  • La familia y los amigos le dicen siempre que trabaja demasiado.
  • Miente o disimula diciendo que no está trabajando cuando en realidad sí lo está haciendo.
  • Tiene problemas de salud relacionados con el estrés.
  • La única forma en la que se siente bien es trabajando duro.

6. Emprender con la pareja: Si el trabajador se ha asociado con la pareja, existe una serie de claves para cuidar la relación al mismo tiempo que el negocio:

  • Definir objetivos claros y asignar responsabilidades a cada uno.
  • Poner por escrito los acuerdos más importantes, para evitar malentendidos.
  • Animarse mutuamente a comunicarse de forma abierta, tanto sobre la relación como sobre el negocio.
  • Tratarse con respeto.