Consejos para que los niños se acuesten y se levanten temprano

Con el regreso a clases puede que también surjan incómodos momentos para que los niños vayan a la cama o se levanten temprano, por lo que es importante organizarse con debido tiempo para evitar las protestas y enojos en la familia.

Los padres deben establecer una rutina para que los niños vayan a dormir y se levanten temprano, pero dejar que ellos participen y se sientan comprometidos. (Foto Prensa Libre, tomada de thats-what-she-said.ca/)
Los padres deben establecer una rutina para que los niños vayan a dormir y se levanten temprano, pero dejar que ellos participen y se sientan comprometidos. (Foto Prensa Libre, tomada de thats-what-she-said.ca/)

Por las tardes, si trabajan fuera de casa los padres, llegan cansados y frustrados por el tráfico, y quieren que los niños se apresuren a prepararse para dormir, pero hay que tomar en cuenta que esa situación solo desencadenará conflictos con ellos, porque lo mejor es involucrarlos en la rutina de ir a la cama, explica la psicóloga y especialista en disciplina positiva Nissely Herrera.

Por ejemplo, hay que acostumbrar al niño a que cuando llega el momento de ir a descansar debe tener una rutina definida como cenar, ponerse la pijama, lavarse los dientes, leer un cuento con los padres y rezar y agradecer. “Es una estructura muy valiosa para fomentar hábitos, pero no se trata de tener cronometradas estas tareas, sino que haya flexibilidad en los preparativos para ir a la cama, para que se sientan comprometidos, autónomos y responsables de cumplirlos”, añade Herrera.

También hay que ser firme y amable ante peticiones de los niños; por ejemplo, cuando desean ver la tableta o el celular antes de dormir, se les debe explicar que los pueden usar al día siguiente, en su descanso por la tarde y redirigir la situación al invitarlo a que se le leerá su cuento favorito.

“Los padres están cansados y si el niño quiere usar uno de estos aparatos se los prohíbe a gritos, les apagan la luz, los amenazan y los mandan a la cama o, por el contrario, acceden, pero ambas acciones no son correctas”, añade la psicóloga. Es esencial que la pareja se ponga de acuerdo y que tenga una comunicación asertiva, porque cuando uno de ellos es permisible, la situación se puede salir de control. También se debe confiar en lo que uno de ellos ha delegado al otro.

Lea también: ¿De qué lado deberíamos dormir?

Se desaconseja que los pequeños vean dispositivos electrónicos o televisión antes de dormir, porque eso afectará su sueño. Esto se recomienda porque la luz azul de las pantallas inhibe la segregación de la melatonina, una hormona que alienta el sueño, expone Christiane Würfel, médica alemana especializada en cuestiones del sueño en niños y adolescentes.

Lea también: ¿Realmente afectan las pantallas el sueño de los niños?

También es importante que el sitio en el que van a dormir esté oscuro, tranquilo y que no sea demasiado caluroso, añade la médica.

Si bien cada niño es distinto, Würfel refiere que los pequeños de 6 años necesitan entre nueve y 12 horas de sueño en un lapso de 24 horas. Es decir, si no durmió siesta en el jardín de infantes, necesitará más horas de sueño por la noche.

¿Y para levantarse temprano?

Es recomendable que días antes de comenzar a estudiar, los niños comiencen a practicar levantándose más temprano, para que no se sientan agobiados los primeros días de clase.

También se aconseja que no tengan actividades dinámicas muy fuertes los días previos a ir a estudiar, para que no se sientan saturados y puedan hacer una transición más tranquila a su nueva rutina escolar, refiere Herrera. Se sugiere que participen en los preparativos del regreso a clases, como ayudar a forrar los cuadernos o cortar las etiquetas de estos.

Cuando comiencen a estudiar, es importante que todo quede listo un día anterior, como los uniformes y los útiles escolares que necesitarán al día siguiente, para que evitar las carreras.

Lea también: ¿Por qué dormir debería ser la prioridad de los estudiantes?

Herrera también sugiere tener una rutina de las tareas para levantarse y dejar que los niños las hagan, para que se sientan responsables de ellas y que no se sientan inútiles o de mal humor. Conforme vayan creciendo, pueden hacerse cargo de sus refacciones también.

Los ritmos regulares y el horario más o menos constante para acostarse y levantarse también son una gran ayuda. Würfel  aconseja no alterarlo durante los fines de semana. “Por supuesto, puede dormir una hora más, pero no es conveniente que tenga un ritmo muy distinto al de la vida cotidiana”, añade.

Contenido relacionado

>¿Cómo adaptar al niño a la etapa preescolar?
>La siesta ayuda a controlar nuestras emociones
>Los dueños de las mascotas tienen mejor calidad de vida

2