Cuáles son las urgencias más comunes en el verano (y qué es lo que debe hacer)

Durante el verano, las familias disfrutan del clima, el buen ambiente y los hermosos lugares que el país tiene para ofrecernos en esta época, pero pueden ocurrir complicaciones con la salud que es necesario atender.

Publicado el
Foto: Freepik
Foto: Freepik

Según el jefe de la sección de Seguridad e Higiene y Prevención de Accidentes del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social, Mynor Mejía, el verano es la época en la que mayor tiempo estamos fuera de nuestro domicilio, por lo que estamos más expuestos al riesgo de sufrir accidentes.

Es por esto que enlistamos los accidentes más comunes durante esta temporada cómo debemos intervenir:

Quemaduras de la piel

De acuerdo con Mejía, lo primero es la prevención y las personas que se van a exponer al sol deberán utilizar un bloqueador solar. Los tipos de quemaduras son más frecuentes en los horarios de 11 a.m. a 2 p.m.

Existen dos grados diferentes de quemaduras que son:

Quemadura de primer grado: Solo se presenta irritación que se puede mejorar utilizando cremas hidratantes y no seguir expuesto al sol.

Quemadura de dos grados: La piel comienza a tener ampollas y es preferible que el paciente sea atendido en un centro asistencial. “Es importante que las personas se abstengan de estar expuestas al sol en los horarios indicados porque los rayos solares pasan fácilmente y provocan más quemaduras”, afirma Mynor Mejía.

Los factores de riesgo de las quemaduras por el sol comprenden:

  • Tener piel clara, ojos azules y cabello color rubio o pelirrojo.
  • Vivir o ir de vacaciones a un lugar con sol, cálido o a gran altitud.
  • Trabajar al aire libre.
  • Nadar o rociarse la piel con agua, ya que la piel húmeda tiende a quemarse más que la piel seca.
  • Mezclar los momentos de recreación al aire libre con el consumo del alcohol.
  • Exponer con regularidad la piel sin protección a la luz ultravioleta del sol o de fuentes artificiales como camas solares.
  • Tomar medicamentos que te hagan más vulnerable a las quemaduras (medicamentos fotosensibilizantes).

Lea más | Cómo lograr un espacio para la salud mental y espiritual en Semana Santa

Insolación

Según el especialista, la insolación es la consecuencia de permanecer por mucho tiempo expuesto al sol y esto provoca nauseas, mareos y deshidratación.

¿Cómo tratarla?

Se pueden utilizar medicamentos, compresas de agua fría e hidratación. Si el paciente no se recupera de forma inmediata deberá asistir a un hospital para que le introduzcan hidratación intravenosa. El médico afirma que esto afecta a todas las personas, sin embargo, los niños son los más perjudicados y es importante mantenerlos hidratados.

Intoxicación alimenticia

El especialista comenta que generalmente las intoxicaciones alimenticias son provocadas por salmonela o amebas. “La persona que consulta presenta mucho dolor de estómago, vómitos, deshidratación y diarrea. Esto no se cura con agüitas ni que soben el estómago”, afirma el especialista Mynor Mejía.

Deshidratación

La deshidratación se puede presentar por varios factores como la insolación y la falta de consumo de líquidos por un largo período. Uno de los síntomas principales es la lengua reseca con apariencia de color blanco. Es importante consumir líquidos y si es muy fuerte la deshidratación asistir a un hospital más cercano para una hidratación intravenosa.

Recomendamos leer | ¿Cómo sé si tengo hambre real o emocional?

Picaduras de insectos

Si visitará un lugar soleado o caluroso lo mejor será protegerse de las picaduras de zancudos y mosquitos. Hay que recordar que estos insectos propagan enfermedades como el dengue. La recomendación del especialista es verificar que el lugar no tenga residuos de agua.  Sin embargo, uno de los problemas es que donde hay calor, hay zancudos. Es importante usar repelente y ropa manga larga.

Resbalones y caídas

En el verano los resbalones y caídas aumentan considerablemente. Según el experto generalmente los resbalones dejan golpes y heridas en la cabeza que es mejor evaluarlas en un hospital. Se recomienda que los niños que estén en las piscinas sean vigilados por un adulto.

Descompensación

De acuerdo con el médico, Mynor Mejía, durante este período de Semana Santa algunas personas no toman sus medicamentos, se descuidan o no lo hacen al mismo horario y el cuerpo se descompensa. “Un diabético que tenga que tomar su medicamento o inyectarse insulina y por estar en otras actividades lo olvida. Esto provocará que no se estabilice el azúcar.