Diagnóstico temprano y certero es fundamental para tratar el cáncer en niños

El cáncer pediátrico es una enfermedad que afecta de igual manera al paciente y a los familiares, pues son los padres quienes tienen la responsabilidad de buscar ayuda médica a tiempo para garantizar la recuperación y el tratamiento del niño o adolescente.

La UNOP tiene un programa de atención especial para niños y adolescentes con cáncer, para darles seguimiento médico y psicológico por cinco años. (Foto Prensa Libre, Ayuvi)
La UNOP tiene un programa de atención especial para niños y adolescentes con cáncer, para darles seguimiento médico y psicológico por cinco años. (Foto Prensa Libre, Ayuvi)

“Por cada un millón de guatemaltecos, anualmente se diagnostican 120 casos de cáncer en menores de 18 años. El tipo que más se detecta es la leucemia aguda o cáncer en la sangre”, dijo ayer Federico Antillón, director médico de la Unidad Nacional de Oncología Pediátrica (UNOP), en El Consultorio, de www.prensalibre.com.

Las causas del cáncer en niños tienen un componente genético; es difícil saber cuáles son los factores que incidieron en el desarrollo de células malignas. “Solo  pocas enfermedades de este tipo son hereditarias, como el retinoblastoma —cáncer en la retina—, que se hereda de padres a hijos”, explicó Antillón.

¿Qué hacer?

En el caso de la leucemia aguda, el cuadro clínico cambia rápido, pues el niño está aparentemente sano y en un breve periodo desarrolla la enfermedad. “Más o menos a los 4 o 5 años, en unas pocas semanas el paciente se pone pálido, le sangran la nariz y las encías y le aparecen moretones. En ese momento  los padres deben buscar ayuda”, recomendó Antillón.

Todos los niños deben tener sus controles médicos regulares, con el objetivo de detectar cualquier enfermedad pediátrica. “En estos chequeos se debe supervisar la vacunación, la nutrición, el crecimiento y otros síntomas que podrían dar indicios de cáncer, ya que del diagnóstico temprano dependerá el éxito del tratamiento”, enfatizó Antillón.

De acuerdo con el oncólogo, el 70 por ciento de casos de cáncer en Guatemala se curan, pero es fundamental que un grupo de especialistas traten al paciente. “Se deben involucrar trabajadores sociales, psicólogos, nutricionistas, cirujanos, radioterapeutas e infectólogos, entre otros, para dar un seguimiento integral”, añadió Antillón.

“Es por ello que el tratamiento completo de un menor con cáncer puede costar hasta Q450 mil”, explicó Luisa Ávila de Castillo, de Dirección y Comunicación de la Fundación Ayúdame a Vivir (Ayuvi), que se dedica a ayudar a niños guatemaltecos con cáncer y que apoya a UNOP.

Desde 1997, Ayuvi y UNOP han atendido a más de  6 mil 500 niños, de los cuales más de 2 mil ya están libres de la enfermedad. Además de organizar rifas y carreras para recaudar fondos, Ayuvi también tiene un programa de voluntariado y cualquier persona puede ser parte de él.

Carrera Arcoíris

Después de la tormenta siempre llega la calma, y al final sale un arcoíris. Ese es el significado de la Carrera Arcoíris, que este año llega a su edición número 26.

“La actividad familiar se celebrará el domingo 24, a las 8 horas, y  el punto de reunión es en El Obelisco, zona 10”, dijo Adaluz de Silva, del Comité de Damas del Club Rotario de la Ciudad de Guatemala y organizadora de la carrera.

De acuerdo con De Silva, pueden asistir personas de cualquier edad y durante el recorrido de 5 kilómetros también se permite la presencia de mascotas. “Pueden caminar, trotar, correr o ir acompañados de su perro. Lo importante es participar y apoyar esta noble causa”, agregó.

La donación es de Q80. Todo lo que se recaude en la Carrera Arcoíris servirá para ayudar a niños guatemaltecos con cáncer.