La anemia, una enfermedad con múltiples causas

La anemia hace que las personas se sientan cansadas y débiles. Es importante encontrar qué la está causando y así tener el tratamiento apropiado.

Archivado en:

alimentaciónAnemiaSalud
La Organización Mundial de la Salud dice que las causas de la anemia son diversas, se estima
que la mitad de los casos se deben a una deficiencia de
hierro (ferropenia).  (Foto Prensa Libre: Shutterstock).
La Organización Mundial de la Salud dice que las causas de la anemia son diversas, se estima que la mitad de los casos se deben a una deficiencia de hierro (ferropenia). (Foto Prensa Libre: Shutterstock).

Cuando alguien tiene anemia carece de suficientes glóbulos rojos sanos para transportar un nivel adecuado de oxígeno a los tejidos del cuerpo.

Esto hace que la persona se sienta cansada, tenga mareos y dolores de cabeza, entre otros síntomas. “Uno se siente muy débil, hace algunos años me sentía así, no tenía ganas de nada y estaba muy pálida”, dice Ana, quien llegó al médico y al ver sus niveles de anemia requirió de hospitalización, transfusiones de sangre y un seguimiento médico que le ayudará a recuperar su salud.  Su alimentación era deficiente.

La anemia puede ser una condición leve o muy grave que ponga en riesgo la vida de las personas.  Los expertos coinciden en que este es un síntoma y el ideal es encontrar qué la está causando.

La Organización Mundial de la Salud tiene como meta en el 2025 disminuir los índices de anemia en el mundo, “si no se reduce…millones de mujeres seguirán sufriendo una merma de su salud y calidad de vida, generaciones enteras de niños se verán afectadas en su desarrollo y aprendizaje, y comunidades y naciones presentarán una menor productividad y desarrollo económicos. La anemia materna está asociada a una mayor morbimortalidad de la madre y el hijo, lo que incluye riesgo de abortos, mortinatalidad, prematuridad y bajo peso al nacer”, se indica.

La carencia de hierro en menores de dos años puede tener efectos considerables e irreversibles en el desarrollo cerebral, lo que puede conllevar repercusiones negativas en el aprendizaje y en el rendimiento escolar en etapas posteriores de la vida. El desarrollo cognitivo de un niño también puede verse afectado si la madre sufre carencia de hierro durante el último trimestre del embarazo.

Carlos Avendaño, director  médico de Corporación Integral de Diálisis, agrega que los órganos son dependientes de oxígeno, por ejemplo el corazón, los riñones y el cerebro.  En el caso de los niños cuando tienen anemia podría ser que no avancen a nivel educativo, no porque no entiendan sino porque esta enfermedad no los deja oxigenar su cerebro y tener un mejor aprendizaje.

“Reducir la anemia es uno de los objetivos de nuestras actividades para erradicar todas las formas de malnutrición. Ahora bien, los progresos han sido limitados y sigue habiendo 614 millones de mujeres y 280 millones de niños en todo el mundo afectados por este problema”, señaló Francesco Branca, director del departamento de Nutrición e Inocuidad de los Alimentos de la OMS.

¿Qué la provoca?

En general es importante que una vez al año se tenga una evaluación general de salud que incluya un examen de sangre, dice la hematóloga Judith Pineda Palma.

Los valores normales de hemoglobina en adultos son generalmente de 14 a 18 gramos por decilitro para los hombres y de 12 a 16 gramos por decilitro para las mujeres.

Pineda explica que al encontrar anemia en ocasiones se orienta a los pacientes a tomar suplemento de hierro, pero no debe ser la única acción porque  es necesario encontrar qué la está provocando.  Entre las causas están las  pérdidas de sangre a nivel ginecológico en la menstruación, así como hemorragias a nivel gastrointestinal porque se tiene algún tipo de parásito o úlceras, por enfermedad hematológica, falta de nutrientes, o que el cuerpo haga anticuerpos que la destruyan, entre otras.

La hematóloga pediatra Silvana Carolina Oliva, comenta que la anemia es muy frecuente y una de cada dos personas la desarrollan en algún momento de su vida. Ella comenta que enfermedades como lupus, hipotiroidismo también son causa de anemia.

La anemia tiene distintas causas, entre ellas porque no se producen suficientes glóbulos rojos en la médula ósea por mala alimentación, cáncer y otros padecimientos, así como porque se gaste mucho en pérdidas en hemorragias menstruales, sangrados gastrointestinales como cáncer de colon o parásitos, entre otras.  (Foto Prensa Libre: Shutterstock)

 

 

 

 

 

 

Ciertos padecimientos como el cáncer, el VIH o sida, la artritis reumatoide, la enfermedad de Crohn y otras enfermedades inflamatorias agudas o crónicas podrían interferir también en la producción de glóbulos rojos.

Es relevante que desde los primeros síntomas se consulte para evitar que se llegue a complicaciones.  El médico Randall Lou-Meda, de la Fundación del Niño Enfermo Renal, Fundanier, explica que si un paciente después de un ciclo de recibir hierro no mejora es importante descartar otros padecimientos, como la enfermedad renal crónica.

“Tenemos niños que han recibido varios ciclos de hierro y no tienen mejoría y se pasan meses sin ser diagnosticados con enfermedad renal y se pierde tiempo importante…no es incorrecto pensar que aquí en Guatemala un buen porcentaje de nuestros niños tienen anemia por deficiencia de hierro, pero no solo debemos pensar que ese hecho va a explicar la anemia en todos los casos”, dice.

Lou-Meda agrega que la anemia se da en el paciente renal porque hay una hormona llamada eritropoyetina que da la orden para la producción de glóbulos rojos, pero con insuficiencia no existe esta orden y el paciente se pone anémico.

Avendaño comenta que se empieza a encontrar anemia cuando los riñones empiezan funcionar aproximadamente en un 45%.  El paciente requiere que se le dé eritropoyetina por medio de inyecciones, además de otros seguimientos.

En el paciente renal también se limita la alimentación que debe ser controlada para que no aumenten el potasio y podría requerir de otros suplementos para mantenerse equilibrados.

En la alimentación

Oliva agrega el beneficio que la alimentación sea rica en hierro en la población y en especial en niños y mujeres embarazadas.  Estos se encuentran en alimentos derivados de los animales como en el huevo, carnes, lentejas, frijoles, bróculi, chile pimiento, en las hojas verdes y en otros alimentos que están reforzados.  Lo importante es tener una alimentación balanceada y completa.

Leticia Rodríguez, especialista en medicina biológica comenta que la acelga, espinaca, ortiga, fenogreco, tés de menta, también son alimentos que ayudan en este proceso.   Dentro de los vegetales es ideal el consumo de jugo de remolacha agregando zanahoria y perejil.  Favorece además el consumo de arándanos, uva y fresa.

Rodríguez comenta que es beneficioso para el paciente tener caminatas lentas para relajarse al aire libre y recibir baños de sol.

Si usted está siendo suplementado con hierro es necesario que lo tome de preferencia en ayunas para que no compita con otros nutrientes, agrega Oliva.  Es importante que se complemente con alimentos con vitamina C para absorberlo mejor, como los cítricos, el kiwi, entre otros.

Algunas de las fuentes de hierro en la alimentación son las legumbres secas, frutas deshidratadas, huevos, cereales fortificados, carnes, por dar algunos ejemplos. (Foto Prensa Libre: Shutterstock).

En ocasiones se pueden tener algunas molestias gástricas con el consumo de hierro suplementado.  El ideal es hablar con el médico para controlar las dosis adecuadas.

Oliva agrega que cuando es deficiencia de hierro por alimentación, al recibir el tratamiento del suplemento y alimentarse mejor, en tres meses el organismo debería de estar resuelto, de lo contrario es un signo que la causa podría no es una deficiencia de hierro.