Volcán de Fuego: la ceniza volcánica puede afectar su salud, ¡protéjase!

La ceniza volcánica que se encuentra en el ambiente por la erupción del Volcán de Fuego puede ocasionar problemas respiratorios, síntomas oculares e irritación en la piel. Tome sus precauciones. 

La principal recomendación es evitar estar al aire libre, pero si no tiene opción, proteja sus ojos y cubra sus vías respiratorias para que no entren en contacto con la ceniza volcánica. (Foto Prensa Libre: Esbin García)
La principal recomendación es evitar estar al aire libre, pero si no tiene opción, proteja sus ojos y cubra sus vías respiratorias para que no entren en contacto con la ceniza volcánica. (Foto Prensa Libre: Esbin García)

El domingo último el Volcán de Fuego hizo erupción, y la lluvia de ceniza se ha extendió a distintos departamentos del país. Estas finas partículas pueden afectar la salud con problemas respiratorios, en la piel y en los ojos.

La principal recomendación es no exponerse, pero si no tiene otra opción, evite estar al aire libre y resguardarse bajo techo. Aquí algunos efectos de la ceniza volcánica sobre la salud y cómo prevenirlos.  

Problemas respiratorios

Al entrar la ceniza en las vías respiratorias, la persona puede tener tos, entre otros síntomas. (Foto Prensa Libre: Servicios)

Al respirar esta arenilla o polvo fino las vías respiratorias pueden resultar afectadas y usted puede sentir:

  • Irritación en la garganta
  • Tos 
  • Dificultad para respirar
  • Secreción nasal.

¿Qué hacer?

La recomendación es usar mascarilla para evitar respirar la ceniza, especialmente si se realizan labores de limpieza.
 

Estos síntomas pueden complicarse para quienes padecen asma, por lo que es importante no suspender el medicamento de mantenimiento, menciona Olga Vega Matute, de la Clínica de Alergia y Asma.  “El asma se puede exacerbar bastante en este caso, porque (la ceniza) es un irritante, no es que produzca alergia, sino que irrita más la mucosa del bronquio y es más factible que se tengan más síntomas respiratorios”, indica.

Efectos oculares

Los niños deben lavarse las manos para no llevar residuos de ceniza volcánica a los ojos, que puede dañarlos. (Foto Prensa Libre: Servicios)

La exposición a la ceniza volcánica puede afectar los ojos, los síntomas son:

  • Enrojecimiento
  • Picazón
  • Secreción ocular 
  • Sensación de arena en el área

El cuadro puede complicarse en conjuntivitis infecciosa. Si tiene estas molestias acuda al especialista.

¿Qué hacer? 

La oftalmóloga Velia María Ruiz recomienda lavar el borde de los párpados y las pestañas con champú de bebé para limpiar la zona. También puede hacerlo solo con agua limpia. No frotarse los ojos es importante para evitar mayor irritación.

Es conveniente proteger los ojos con lentes protectores, especialmente si se está en las zonas con más exposición a la ceniza volcánica. Si no cuenta con ellos, ante la emergencia puede usar cualquier tipo de gafas. También una gorra para evitar que los residuos lleguen a los ojos.

Si se tiene molestias, Ruiz sugiere acudir con el especialista y no aplicar colirios sin la receta del oftalmólogo, pues estos pueden subir la presión ocular y provocar glaucoma.

“Si sienten basura o sensación de un cuerpo extraño en el ojo deben acudir inmediatamente con el oftalmólogo para que limpie o retire la molestia”, agrega Ruiz. Evite frotarse pues si el cuerpo extraño está debajo del párpado puede lesionar la córnea. Lave el ojo con abundante agua.

Problemas en la piel

La piel sensible puede irritarse al tener contacto con la ceniza volcánica. (Foto Prensa Libre: Servicios)

La exposición a la arena volcánica puede afectar a quienes tienen la piel sensible.

  • Picazón
  • Ronchas
  • Enrojecimiento 

¿Qué hacer?

La lavar el área afectada con abundante agua es la recomendación y acudir al especialista para ser tratado. 

Otras recomendaciones

Si decide limpiar la ceniza que se acumuló en las calles, los médicos recomiendan usar mascarilla y lentes para evitar respirar las finas partículas y que estas entren en contacto con los ojos.

Al ingresar a casa, lave las manos y el rostro con abundante agua para retirar cualquier residuo volcánico de la piel.

La médica general Norma Aracely León indica que los niños y las personas de la tercera edad pueden ser más susceptibles a esta exposición, por lo que deben extremarse los cuidados. 

Contenido relacionado:

> Prensa Libre y Guatevisión son centros de acopio
> Famosos se solidarizan con guatemaltecos por tragedia 
> La búsqueda de víctimas de Volcán de Fuego continúa