La corona de Adviento, el anuncio de la Navidad que ya viene

Este domingo 1 de diciembre es el primer domingo de Adviento. Conozca el origen de esta tradición católica, su significado y cómo se reza.

La corona de Adviento anuncia la llegada de la Navidad. Foto Prensa Libre: Servicios
La corona de Adviento anuncia la llegada de la Navidad. Foto Prensa Libre: Servicios

La palabra Adviento, de origen latín, significa venida. Es básicamente, un período de penitencia y espera, con el cual la iglesia inicia el año litúrgico.

En Adviento, los ornamentos de las iglesias y del sacerdote son de color morado por esta razón, ya que son símbolo de penitencia, como en Cuaresma.

Las celebraciones cristianas de estas fechas comienzan con el primer domingo de Adviento, tienen su punto culminante en la celebración de las misas del día de Navidad y terminan con la festividad de los Reyes Magos.

En diferentes iglesias se bendicen las coronas el primer domingo de adviento. (Foto: Hemeroteca PL)

El origen de la corona de Adviento

No hay un origen específico de la tradición de colocar coronas de adviento en el mundo. Sin embargo una teoría indica que la costumbre era de origen pagano, ya que representaba el ruego al Sol para que regresara con su luz y calor durante el invierno. Ante la cristianización de las sociedades se adaptó la costumbre como preparación a la venida de quien creen que es la luz y la vida.

Los primeros nativos aprovecharon esta tradición para evangelizar a las personas y les enseñaron que la corona era un medio para esperar a Cristo, celebrar su natividad y rogarle porque hubiera luz en sus almas.

El círculo es una figura geométrica perfecta que no tiene ni principio ni fin. La corona de Adviento tiene forma de círculo para recordar que el Ser divino no tiene principio ni fin, reflejando su unidad y eternidad. Ayuda también a pensar en los miles de años de espera desde Adán hasta Cristo y en la segunda y definitiva venida.

El significado de los elementos de la corona de Adviento

Tradicionalmente se usan ramas verdes para la corona porque representan esperanza y vida. Y se colocan manzanas rojas que recuerdan los frutos del Edén con Adan y Eva, que trajeron el pecado al mundo, pero recibieron la promesa de salvación.  El listón rojo es el amor a Dios y el amor de Dios que envuelve.  Las cuatro velas simbolizan los cuatro domingos de Adviento.

¿De qué color son las velas de la corona de Adviento?

Tres velas son de color morado y una es rosada. Las moradas significan el espíritu de penitencia y sacrificio que se debe tener para prepararse ante la llegada de Cristo, mientras que la rosada representa gozo ante la cercanía del nacimiento del Niño Dios.

Las velas moradas se encienden el primero, segundo y cuarto domingo de Adviento. La vela rosada se enciende el tercer domingo, que se conoce como “domingo de la alegría” porque está en medio de la espera. También se puede incluir una vela blanca al centro.

En la actualidad, por lo general se colocan cuatro velas rojas y al centro una blanca que simboliza a Cristo, como centro de todo cuanto existe.  Sin embargo, más allá del color, el significado es lo importante.

Una actividad para compartir en familia

Para celebrar la corona, se sugiere colocarla en un lugar visible y donde pueda reunirse la familia. Cada semana las familias encienden la vela que corresponde.

Para que todos participen, antes de comenzar se pueden distribuir las actividades y designar a una persona distinta para encender las velas, dirigir los cantos y hacer la lectura.

Dentro de los gastos de la Navidad, se sugiere tener en cuenta a los pobres y el compartir.  Así como, planificar la asistencia en familia a la misa de Navidad.

¿Cómo rezar la corona de Adviento?

Con este esquema se puede hacer la oración cada domingo. El primer domingo se hace una oración de bendición. La primera semana se enciende una vela, la segunda dos y así sucesivamente.

  • Entonación de un canto
  • Saludo:
    • Guía: En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.
    • Guía: Reconozcamos ante Dios que somos pecadores.
    • Todos: Yo confieso ante Dios todopoderoso…
  • LECTURAS PARA CADA SEMANA
    • -Primera semana de Adviento: Isaías 2, 1-5 ¡Caminen a la luz de Yahveh!
    • -Segunda semana de Adviento: Mateo 3, 1-12 El Reino de los cielos está cerca
    • -Tercera semana de Adviento: Epístola de Santiago 5, 7-10 La venida del Señor está cerca
    • -Cuarta semana de Adviento: Mateo 1, 18-24 La Virgen concebirá y dará a luz
  • Hacer una reflexión de la lectura
  • Encender la vela:
    • Encendemos, Señor, esta luz, como aquel que enciende su lámpara para salir, en la noche, al encuentro del amigo que ya viene.
    • En esta primer semana de Adviento queremos levantarnos para esperarte preparados, para recibirte con alegría. Muchas sombras nos envuelven. Muchos halagos nos adormecen.
    • Queremos estar despiertos y vigilantes, porque tú traes la luz más clara, la paz más profunda y la alegría más verdadera. ¡Ven, Señor Jesús! ¡Ven, Señor Jesús!
  • Padre Nuestro, Ave María, Gloria al Padre
  • Cierre:
    • Guía: Ven, Señor, haz resplandecer tu rostro sobre nosotros.
    • Todos: Y seremos salvos. Amén

Con información de aciprensa.com y de catholic-link.com  

Contenido relacionado:

>Origen del árbol de Navidad

>Elaboración del nacimiento, tradición que une a las familias

>Clásicos animados para revivir navidades pasadas

0