Mitos y verdades sobre la limpieza de los oídos (y cuáles son los errores más comunes)

Es necesario limpiar los oídos como hábito de higiene, sin embargo, es importante saber cómo hacerlo para no dañarlos y evitar repercusiones como la pérdida de audición.

(Foto Prensa Libre: Servicios).
(Foto Prensa Libre: Servicios).

Los hábitos de higiene personal son necesarios en la rutina diaria, pues, además de ofrecer una imagen personal positiva hacia los demás y ayudar a mantener una buena autoestima, también va ligada a la salud para prevenir el desarrollo de enfermedades, infecciones y malos olores.

Una de las áreas que hay que limpiar, son las orejas, ya que es la parte externa del oído y en ellas se acumula polvo y tierra del ambiente. Para Rosd Berto Castellanos Lunas, otorrinolaringólogo, la limpieza no debe hacerse con cierta periodicidad, sino cuando se presenta sordera u oído tapado, entre otros síntomas.

Además, dicha limpieza debe ser del pabellón de la oreja, cuando es posible tener el control del dispositivo, dice Castellanos, ya que representa menos riego para el oído.

Además, también es necesario cuidar el oído de la acumulación del cerumen, cuya función principal es lubricar y proteger el canal auditivo, para evitar que las partículas de polvo del ambiente lleguen al tímpano.

“El cerumen, mal llamado suciedad, es una secreción natural del oído y es estéril”, dice Castellanos, quien menciona las principales funciones de este: humectación, protección y propiedades antibióticas.

Asimismo, Castellanos explica que el cerumen se encarga de lubricar el conducto auditivo, el cual es un microambiente en el que, al haber un exceso de humedad o al presentar una sequedad excesiva, existe un riesgo de infección. “Todo lo que interfiera con el cerumen y sus funciones, puede provocar infecciones”, agrega.

(Foto Prensa Libre: Servicios).

Aunque el cerumen tenga una función protectora, al momento de no limpiarlo y permitir que se acumule, este puede bloquear el conducto auditivo externo y provocar la pérdida de audición. Por lo tanto, al haber un tapón, lo recomendable es acudir con expertos para tratarlo.

Errores comunes

Algunas personas suelen limpiar sus oídos como hábito de higiene, pero no necesariamente lo hacen de la manera correcta, y esto podría afectar su salud. Estas son algunas de las malas prácticas al limpiar los oídos:

  • Manipulación excesiva

Esta consiste en el lavado de oídos y limpieza excesiva. Cuando no se realiza con la persona apropiada, al agua estéril y la jeringa adecuada, esto podría provocar sordera, dolor, infección y las timar el conducto auditivo. En el peor de los casos, también podría lastimar el tímpano, explica Castellanos.

(Foto Prensa Libre: Servicios).
  • Uso de dispositivos no aprobados médicamente

Hay personas que utilizan utensilios o herramientas cuya función no es la higiene o la limpieza de los oídos, como las llaves, ganchos y tapones. Estos podrían lastimar el oído y causar severos daños.

(Foto Prensa Libre: Servicios).
  • Uso de productos que alteran el microambiente del conducto auditivo

Asimismo, hay quienes mezclan agua oxigenada con glicerina para limpiar el oído. Según Castellanos, esto altera el microambiente del conducto y, por lo tanto, altera también la producción del cerumen y sus propiedades, lo cual podría provocar infección.

  • Uso de productos artesanales

Otra de las técnicas, erróneamente practicada por algunas personas, es el uso de candelas para generar presión dentro del oído y así extraer el cerumen. Esto podría ser muy peligroso y desarrollar vértigo.

(Foto Prensa Libre: Servicios).

Por lo anterior, la limpieza de oídos debe ser practicada por expertos, con la luz adecuada, los productos aprobados médicamente y las técnicas debidas.

Entonces, ¿cómo hacerlo?

La limpieza debe realizarse únicamente en el pabellón de la oreja, ya que es el área externa donde es posible tener el control de los utensilios de limpieza. El más apropiado es, según Castellanos, el hisopo. Aunque también podría utilizar toallas, gasas o pañuelos.

(Foto Prensa Libre: Servicios).

El riesgo de limpiar el interior del oído es que, al no conocer la anatomía, entonces podría romper el tímpano y provocar sordera. Además, la introducción de líquidos también podría favorecer el crecimiento de hongo.

Entonces, la recomendación es la limpieza externa no periódica, la limpieza de oído en caso de un tapón y con las personas expertas en el área.

 

(Foto Prensa Libre: Servicios).

Contenido relacionado:

>Los fetos pueden oír la música desde la parte íntima materna

>¿Quiere saber si su oído funciona bien?, intente escuchar estos sonidos

0