¿Qué debe saber antes de castrar a su mascota?

Informarse sobre el proceso de esterilización de su mascota le ayudará a conocer los beneficios y a cuidarla de manera óptima para una pronta recuperación.

Un estudio retrospectivo
de perros castrados,
tanto machos como
hembras, encontró que
el 27.3% mostró
comportamiento sexual
después de la cirugía.  (Foto Prensa Libre: Shutterstock)
Un estudio retrospectivo de perros castrados, tanto machos como hembras, encontró que el 27.3% mostró comportamiento sexual después de la cirugía. (Foto Prensa Libre: Shutterstock)

El entrenamiento y la nutrición adecuada, así como la castración son prácticas responsables con los animales. Sin embargo, en este último punto todavía existen dudas sobre si es positiva.

Lo ideal es hacer este procedimiento antes que empiece la madurez sexual tanto en hembras como en machos. En ambos géneros se obtienen beneficios como evitar problemas graves de salud, algunos comportamientos indeseados, entre otros, explica Víctor Girón, médico veterinario y asesor de Purina.

La mejor edad en el  caso de felinos es entre los cinco y ocho meses de edad y en caninos desde los seis meses.

En general, con la castración se podría prolongar la expectativa de vida hasta dos años más de lo que se tiene normalmente estipulado por especie raza y tamaño.

Cuando se realiza antes del primer celo se evita por completo que desarrollen enfermedades como cáncer de mama y otros trastornos hormonales, explica el médico Emanuel Palacios, de la Veterinaria La Jirafa.

Cuando el animal llega a la adultez se desarrolla el aparato reproductor y si ha tenido crías tiene desarrollo hormonal y, aunque aumenta la expectativa de vida, sí existe cierta probabilidad de enfermedades futuras, a diferencia de un cachorro.

Mientras más jóvenes las mascotas la castración evitará futuras enfermedades. (Foto Prensa Libre: VisionPic .net en Pexels)

“Esta práctica se realiza por varios motivos, uno de ellos es controlar la sobrepoblación y así evitar el sufrimiento y abandono de los animales en calle”, dice Palacios.

Los médicos manifiestan lo positivo de la castración. Pero, gran parte de la población no está informada sobre estos beneficios y existen algunos mitos y temores al respecto.

Los riesgos

Una investigación del Royal College of Veterinary Surgeon publicó en el 2019 una auditoría nacional sobre la esterilización de pequeños animales, que ha analizado cerca de 40 mil casos veterinarios.

Entre perros y gatos en el Reino Unido, el 75 por ciento no registró ninguna complicación y entre la población animal, las hembras fueron las que presentaron más complicaciones. De todos los casos, murieron 35 animales durante la muestra.

También se ha asociado la castración a una mayor tendencia a la obesidad, pero los expertos comentan que esto es más por la falta de ejercicio y una mala alimentación. Se investiga si la castración a largo plazo podría relacionarse con otras condiciones.

Otra encuesta de Mo Gannon & Associates mostró que el 25 por ciento de los dueños de mascotas estaban preocupados o muy preocupados de que la esterilización pudiera ser perjudicial para su perro. Como suele ser el caso en medicina veterinaria y en cualquier procedimiento, siempre existe algún riesgo.

Buscar un lugar silencioso y cómodo para después de la operación ayudará a que la mascota se encuentre tranquila. (Foto Prensa Libre: Pexels).

Procedimientos

Antes de operar se tiene la necesidad de hacer un buen chequeo médico previo a la cirugía que incluya los exámenes preoperatorios que el medico considere pertinentes.

  • Antes de la cirugía se recomiendan ocho horas de ayuno.
  • La cirugía más utilizada en gatas y perras es la ovariohisterectomía —se remueve ovario y útero— y en los machos, la orquiectomía —se quitan testículos—.
  • Si la gata está en período de lactancia se hace una cirugía lateral para que no le afecte.
  • También está la esterilización química, que son métodos donde se utilizan fármacos.
  • El procedimiento quirúrgico será más fácil con respecto a recuperación en los animales jóvenes, además que los riesgos anestésicos son menores.
  • A veces hay reacción a la anestesia. Por lo regular el animal se quedará después de la operación cerca de una hora en la clínica para que el médico vea su reacción.
  • Durante las primeras cuatro horas no se le da agua. Si después de este tiempo ya la tolera, se espera dos horas antes de darle alimento. De lo contrario, ese tiempo será para intentar darle líquido.
  • Se sugiere comida blanda. Puede ser alimento enlatado o medicado. También puede darle pollo o arroz cocido en lo que empieza a comer concentrado, o el mismo concentrado con agua para que se ablande.

Cuidados postoperatorios

  • La mascota deberá ubicarse en en un área limpia para que repose y donde no pueda golpearse.
  • Utilizará el collar isabelino para evitar que se lastime o infecte al lamerse.
  • Deberá limpiar la herida cada día, de dos a tres veces, con una gasa y un cicatrizante en pomadas o aerosol.
  • Se le suministra antibióticos y analgésicos por una semana aproximadamente o según lo indique el veterinario.
  • Evite que haga movimientos bruscos. De lo contrario podría estirarse o lastimarse la herida.

Cuidado con las infecciones

Para detectarlas se verán secreciones purulentas, el área puede estar inflamada y caliente. Llame al veterinario si:

  •  Ve a su mascota con letargia —decaimiento extremo—.
  •  Pierde la conciencia.
  • Se pone fría.
  •  Tiene las encías pálidas.
  •  Si los vómitos son en gran cantidad.
  •  Se abre la herida.

 

Además de los beneficios en salud se recomienda la castración para evitar que más animales sean abandonados y maltratados.  (Foto Prensa Libre: Pexels)

Los cambios después de la operación

  • En general los cambios son para bien. Por ejemplo, los perros agresivos pueden llegar a corregir su comportamiento, en la mayoría de los casos.
  •  El propietario podría darse cuenta que el comportamiento no deseado no está relacionado con la testosterona por lo que no se ve afectado por la castración o incluso empeora después de la esterilización.
  • Seguirán juguetones, atléticos o guardianes, esto no se altera.
  •  En los machos es posible que se puedan corregir situaciones como marcaje con orina.

Si quiere saber más, le compartimos un vídeo con otras recomendaciones como el uso del collar isabelino y cómo administrar los medicamentos.