Recomendaciones al tener un hámster como mascota

Estos roedores son tiernos, divertidos y fáciles de cuidar, porque necesitan poco espacio y no demandan mucho tiempo.

Los hámster necesitan pocos cuidados y poco espacio, por lo que son mascotas adecuadas para personas con tiempo libre limitado. (Foto Prensa Libre: Pixabay).
Los hámster necesitan pocos cuidados y poco espacio, por lo que son mascotas adecuadas para personas con tiempo libre limitado. (Foto Prensa Libre: Pixabay).

Los hámsteres son una excelente opción para quien  no tiene suficiente espacio en su hogar ni cuenta con mucho tiempo libre, pero quiere adoptar una  mascota.

Estos roedores requieren de cuidados sencillos. Basta con alimentarlos y mantener la  jaula limpia, la cual sí debe cumplir ciertas características para darle mejor calidad de vida a la mascota.

Como cualquier otro tipo de animal, existen diferentes razas. De acuerdo con Pablo Arroyo, veterinario y director del Centro Clínico Veterinario Palvet, los más comunes son el   dorado, el chino, que suele ser gris o marrón; el campbell, que se caracteriza por tener más pelo, y el roborovski, el cual es más pequeño, mide ocho centímetros aproximadamente.

La jaula

Los hámsteres tienen un grado alto de hiperactividad, sobre todo en la noche, por lo que en la jaula se aconseja colocar ruedas estacionarias o tubos de polietileno para que puedan hacer ejercicio. Lo ideal es una jaula grande en la que se puedan colocar varios accesorios conectados, para que el animal tenga más espacio para correr. De esta forma disminuirá su estrés y será menos probable que muerda.

“La jaula tiene que ser especial para hámster, ya que algunas tienen espacios muy grandes en donde pueden escapar. Recordemos que como buenos roedores tienen la capacidad de aplastarse y escapar”, comenta la veterinaria María José Jiménez.

El suelo de la jaula debe tener viruta de madera. Aunque le parezca que pueden cumplir el mismo fin, no utilice pino ni otras plantas.

Los hámsters necesitan juguetes en su jaula, para que se entretengan y así gasten energías. (Foto Prensa Libre: Pixabay).

Adaptación

La mayoría de las mascotas necesitan un tiempo de adecuación cuando llegan a un nuevo hogar. Sin embargo, el proceso de adaptación de los hámsteres es rápido y sencillo. Además, no suelen tener problemas si una persona nueva, como una visita, desea interactuar con ellos.

Jiménez recomienda que cuando llegue a casa, si lo ha transportado en una caja de cartón, la coloque adentro y deje que el animal salga solo. Permita que se adapte tranquilo a su nuevo espacio. Si desea quedarse en la habitación viéndolo, hágalo sin hacer ruido ni movimientos bruscos, para que no se sobresalte.

Durante la primera semana es mejor no sacarlo de la jaula, ni tocarlo. Poco a poco explorará su espacio, por lo que es mejor no presionarlo.

Limpieza

La jaula debe tener su espacio para la comida y agua. Esta última, aunque no se la termine a diario, debe de cambiarse. Las heces también deben retirarse todos los días, para que el animal esté en un espacio limpio y evitar enfermedades.

Una vez a la semana se debe lavar con agua y jabón toda la jaula, para desinfectarla. Mientras lo hace, puede colocar a su mascota en una caja de cartón. No es recomendable dejarlos fuera de la jaula sin supervisión porque pueden escapar con facilidad.

Comida

La alimentación debe tener alto grado de fibra, proteína y carbohidrato, así como baja grasa y calcio, ya que al estar en la jaula suben rápido de peso. También pueden consumir fruta fresca como manzana y plátano, frutos secos, verduras y semillas de girasol.

Frutas y semillas, así como comida especial, son las mejores opciones de alimentación para estos roedores. (Foto Prensa Libre: Pixabay).

“Los hámsteres tienen depósitos en los cachetes y ahí guardan los alimentos para comerlos cuando quieran. Por eso es importante que los alimentos sean sanos y los adecuados para evitar que se fermenten y le causen problemas de salud. Las semillas deben ser fáciles de romper”, dice Arroyo.

Reproducción

Estos roedores tienen un tiempo corto de vida, aproximadamente 3 años. Según Arroyo, esto se debe a que su metabolismo es muy acelerado.

Se reproducen fácilmente, pueden tener de siete a ocho crías. El veterinario aconseja no reproducirlos, debido a que son animales que viven con mucho estrés, lo cual podría provocar que los padres se coman a sus crías. Además, los machos podrían lastimarlos por pelear por el territorio.

0