Salud cardiovascular: “Ojalá para el paciente diabético solo se tratara de la glucosa alta…”

Las enfermedades cardiovasculares son la causa número uno de discapacidad y muerte en el mundo en personas diagnosticados con diabetes Tipo 2.

Publicado el
Salud cardiovascular: "Ojalá para el paciente diabético solo se tratara de la glucosa alta..."
Cada 8 segundos una persona muere alrededor del mundo por diabetes y sus complicaciones, un tratamiento integral ayudará a revertir las cifras. (Foto Prensa Libre: Karolina Grabowska/Pexels)

“Ojalá para el paciente diabético solo se tratara de tener la glucosa alta porque está conviviendo con una serie de cambios y estímulos que lo lo van a llevar al desarrollo de un evento cardiovascular a futuro”, dice Fernando Wyss, Médico Internista y Cardiólogo, y actual Presidente de la Asociación Interamericana de Cardiología y panelista del evento “Por tu corazón ¡Dale la vuelta a la Diabetes!”

Wyss comenta que la  cuarentena nos llevó al aumento de hábitos que aumentan las probabilidades de un episodio de enfermedad cardíaca.  El estar encerrados mucho tiempo ha llevado a pacientes a tener una vida más sedentaria con menos ejercicios, alteró la dieta y se consumen más carbohidratos, mientras se siguen con cuestiones como el tabaquismo y aumento de la obesidad.

El médico hace referencia que cuando se analiza la población diabética y se compara con la no diabética, los primeros tienen de un 30 a 40% de probabilidades de eventos cardiovasculares a diferencia del otro grupo.  “El paciente diagnosticado con diabetes debe ser considerado como si ya hubiera tenido un infarto sin nunca antes haberlo tenido y por ello es importante el tratamiento de esta enfermedad”, agrega Wyss.

“El paciente diabético podría estar atento a las olas del covid-19, pero no está consciente que las olas que nos van a matar son las olas que vienen después de un año sin control médico o sin el tratamiento adecuado de la enfermedad”, agrega con preocupación el profesional.

Es preciso no abandonar el tratamiento ni el seguimiento médico al ser diagnosticado con diabetes. (Foto Prensa Libre: Anna Shvets/Pexels)

Jaime Ordóñez, médico epidemiológico y magister en economía de la salud de Colombia, agrega que el objetivo del tratamiento de diabetes es evitar que se dañen ciertos órganos blandos que son principalmente el cerebro, riñón y en especial el corazón.

“La salud cardiovascular mantiene una relación directa con el diagnóstico y tratamiento de la Diabetes tipo 2, pero hay mucho que avanzar en ambos aspectos, pues el desconocimiento que aún prevalece en la población permite que la tendencia siga en alta. Hoy por hoy, La enfermedad cardiovascular representa más del 70% de muertes en pacientes con Diabetes tipo 2, siendo la primera causa de muerte” mencionó Ileana Chiari, Directora Médica de Novo Nordisk Centroamérica y El Caribe.

Por su parte, Ruth Báez, especialista en Endocrinología y quien estuvo participando también como panelista, añadió “La diabetes representa un serio problema de salud pública. En 2045, 662 millones de adultos estarán viviendo con Diabetes Tipo 2 y se predice que afectará al 10.7% de la población adulta, realmente son alarmantes las cifras, es un tema que debemos atender y buscar darle la vuelta”, dijo.

¿Qué pasa en el cuerpo?

El médico Enrique Caballero, director de la Facultad de Educación en Diabetes, Educación Médica de Postgrado en Harvard Medical School explica que el azúcar debe estar  en la sangre y guardada en algunas partes del cuerpo, pero si esta en exceso se va a los ojos, se va a los nervios de las piernas,  riñones, corazón y  empieza causar muchos problemas.  Ahí vienen las complicaciones.

Una sugerencia es que todas las pacientes deben conocer su hemoglobina glucosilada, es decir, tomar una prueba periódica que diga cómo ha estado su azúcar los últimos tres meses.  Debe conocer estos números como saber su nombre, número de teléfono o dirección.  Si solo se hace la prueba pinchándose el dedo solo sabrá de su azúcar en ese instante, pero no del comportamiento de la azúcar a lo largo del día.

Es importante reconocer que la diabetes por sí misma no es una enfermedad que afecte el sistema inmunológico sino es la diabetes descontrolada la que provoca esta situación.  Cuando los niveles de azúcar están realmente elevados una persona con diabetes puede tener una disminución en la actividad en su sistema de defensa que permite que las infecciones sean más severas, pero si una persona está controlada no tiene mayor riesgo de enfermarse, al mismo nivel que una persona que no tenga diabetes.

Momento de tomar acciones

Expertos indican que 2 de cada 10 pacientes reciben tratamiento para protegerse de un evento cardiovascular, cabe destacar que el trabajo conjunto del paciente-médico es primordial y es lo que permitirá disminuir el riesgo, abriendo la posibilidad de llevar una mejor calidad de vida a través del apego al tratamiento y un seguimiento con el médico tratante.

Para comenzar el ideal es informarse y plantear todas las dudas con el médico.  La Organización Mundial de la Salud ha destacado la importancia de una dieta saludable, la actividad física regular, el mantenimiento de un peso corporal normal, y evitar el consumo de tabaco para favorecer una mejor salud.

El ideal es tener una orientación profesional y aprender a seleccionar mejor los alimentos y las porciones adecuadas.  Es importante incluir verduras, frutas, cereales integrales, proteínas, lácteos descremados o bajos en grasas, así como aceites y grasas saludables.   Es importante evitar errores como eliminar los carbohidratos por completo de la dieta o saltarse las comidas.

Si el paciente ha tenido un periodo de inactividad o está iniciando con la actividad física, debe comenzar lentamente, haciendo solo cinco o diez minutos al día y poco a poco ir avanzando y aumentando el tiempo cada semana y puede iniciar con ejercicios de estiramiento, ya que son una actividad física leve o moderada y aumentan la flexibilidad, disminuyen el estrés y ayudan a prevenir el dolor muscular.