Soñar no es suficiente, si no se trabaja por alcanzar la meta

Los sueños son imprescindibles, pero también lo es una sólida formación que permita asegurar el destino de una empresa.

Publicado el
Soñar no es suficiente
Un sueño que se transforma en visión es la génesis de un emprendimiento, pero es solo eso, el inicio del viaje. Foto Prensa Libre: Andrew Leinster/ Pixabay

Emprender es una travesía, un viaje sin fin, un estilo de vida. De hecho, nuestro código genético como especie incluye el componente emprendedor porque es parte del instinto de supervivencia que se manifiesta en curiosidad, ingenio, impulso exploratorio y determinación.

Un sueño que se transforma en visión es la génesis de un emprendimiento, pero es solo eso, el inicio del viaje, el punto de partida, el por qué.  Simon Sinek lo dice claramente: Start with why”, luego avanza hacia el qué y el cómo lograr que ese sueño se transforme en una propuesta concreta que impacte positivamente al mundo.

La fórmula del éxito

Han corrido y corren ríos de tinta respecto a las claves para emprender exitosamente. Sabemos de metodologías de cinco, siete o más pasos para convertirnos en exitosos emprendedores, aunque también sabemos que no existen fórmulas mágicas. Lo que sí es posible afirmar sin temor al error es que un emprendedor necesita una disposición al aprendizaje continuo y asertivo, porque su tiempo es oro. Así que esa necesidad innegable viene de la mano de otra variable vital: rodearse de los expertos, de quienes ya superaron ciertas etapas, por lo que pueden guiarlo a través de rutas, enseñarle estrategias y brindarle herramientas de comprobada efectividad.

Para emprender no necesitamos ser sabelotodo, pero sí debemos tener el contacto de quien puede ayudarnos en aquello que ignoramos. Es más, el primer paso para avanzar del sueño a la implementación de un propósito es conocer nuestras fortalezas, saber cuáles son esos dones que podemos compartir, aquello para lo que somos buenos y que puede resolver el dolor de alguien más. Por eso es tan importante el networking, las alianzas y el constante desarrollo de competencias.

Receta para el fracaso

De acuerdo con el Global Entrepreneurship Monitor 2020/2021 Global Report, muchas compañías jóvenes no superan los primeros años de existencia. Detrás de estos fracasos, por lo general, hay una pobre gestión, fruto de escasa preparación. Con el objetivo de eliminar esa variable, surge la metodología de aprendizaje significativo y colaborativo del Master of Business Management de Bright Domino.

No se trata de leer libros escritos por gurús internacionales, sino de tener sesiones y mentorías con ellos. No se trata de rendir un examen final de graduación, sino de plantear un proyecto empresarial con impacto real. No se trata de recibir teoría abstracta, sino de enriquecerse con las soluciones accionables y prácticas de emprendedores que han trascendido.

Se trata de reinventar la universidad corporativa para favorecer el crecimiento humano y económico global al aprovechar la tecnología que rompe barreras de tiempo y espacio, que democratiza la educación para reconfigurar el liderazgo empresarial al innovar:

  • Estrategias de emprendimiento
  • Modelos de inversión
  • Herramientas de gestión y crecimiento
  • Rutas de diversificación
Julio Zelaya

Preparación

Julio Zelaya

Son muchos los emprendedores que fracasan porque deciden iniciar equipados tan solo con sus sueños y sus instintos, sin mucha preparación.