¿Qué es el 5G y qué podría interesarnos de esta tecnología?

Aunque todavía falta para que venga a Guatemala, una de las promesas de esta quinta generación de teléfonos móviles es el rendimiento para cargas y descargas. ¿pero qué más hay detrás de esta opción?

Los cambios que traerá la tecnología 5G van más allá de la velocidad.  (Foto Prensa Libre: cortesía).
Los cambios que traerá la tecnología 5G van más allá de la velocidad. (Foto Prensa Libre: cortesía).

El 5G es un tema que está siendo cada vez de más interés a nivel mundial.  Esta tecnología móvil asegura un aumento de velocidad en la conexión y también una respuesta más rápida en la respuesta de la web (latencia), también permitirá un mayor número de dispositivos trabajando al mismo tiempo.

Cuando se habla de 5G se trata de la quinta generación de redes móviles.  Esto ha ido evolucionando desde la primera tecnología de 1G cuando los teléfonos solo permitían llamadas, luego con la 2G era posible empezar a enviar los primeros mensajes de texto y 3G con más conexión a Internet, así como el 4G que incluso permite la reproducción de videos en tiempo real o la realidad aumentada.

La red 5G autónoma también mejora el ancho de banda de la red. Puede enviar datos desde y hacia 1 millón de dispositivos por kilómetro cuadrado, en comparación con solo 100 mil dispositivos por kilómetro cuadrado utilizando redes 4G. La red 5G tiene una velocidad 20 veces más rápido.

A febrero de 2019, el estudio “Una aproximación a la brecha digital en Guatemala”, publicado por Prensa Libre, reveló que la mitad de la población guatemalteca aún usa un teléfono móvil de segunda generación, 2G.

La muestra arrojó que casi 6 de cada 10 guatemaltecos tienen un teléfono móvil de tercera generación 3G, pero eso no significa que tengan acceso a la conectividad. Además, el 40% posee un celular básico y solo el 23% tiene acceso a telefonía fija.

También se ha publicado que para que 5G sea viable en Guatemala, hay que resolver primero trabas de tipo legal, porque hay un conflicto entre la Ley Orgánica de la Empresa Guatemalteca de Telecomunicaciones y la Ley General de Telecomunicaciones. Luego de resolver esta reforma, Guatemala tendrá que ver otros desafíos como la privacidad, la transparencia de la información y los nuevos derechos digitales para los usuarios de la nueva tecnología.

También se requiere que el Congreso de la República incluya entre sus prioridades la liberación legal para subastar las redes 4G, y con ello, comenzar las inversiones que requiere el ecosistema de 5G.

Lo cierto es que en otros países la red 5G es ya una realidad. “Es imposible hablar de 5G sin mencionar las experiencias que esta red traerá a nuestro día a día. 5G impactará no solo las expectativas sociales en cuanto a la educación o entretenimiento, sino que también la salud, los entornos laborales y la seguridad social serán parte de esta conectividad que estará en todo. Las posibilidades de su uso son infinitas, así como los beneficios para el individuo y la sociedad”, recalcó Mario Laffitte, Vicepresidente de Relaciones Institucionales en Samsung Latinoamérical

Laffitte no ve lejos la implementación de 5G en la región de Centroamérica y El Caribe. “… Aunque la implementación depende de varios factores, todos los países tienen un proceso diferente. En el caso de Puerto Rico, el 5G ya se lanzó comercialmente en 2019, así como en Uruguay. En los demás países, todos siguen en pruebas. Durante 2019 se realizaron al menos 30 pruebas 5G en 12 países de América Latina”, enfatizó.

Lo disponible

Algunos de los elementos que están utilizando el 5G son los wearables, es decir ropa y accesorios que permanecen conectados y permiten intercambio de datos, así como apoyo en la cirugía robótica, la comunicación efectiva entre una ambulancia y un hospital, hasta el diagnóstico y el tratamiento en un entorno remoto.

Samsung ha desarrollado dispositivos compatibles con la tecnología 5G, incluidos chipsets, infraestructura y equipos de red, dispositivos y servicios.  Entre ellos están los 20 dispositivos Galaxy 5G que abarcan teléfonos inteligentes, tabletas y PC.

Otras marcas ofrecen el nuevo Oneplus Nord, el Huawei P40 y el P40 Pro 5G. Motorola tiene su Moto G 5G Plus y Xiaomi su Mi 10 Lite 5G.

Un gran número de países están creando la infraestructura física y legal para que ingrese el 5G.  (Foto Prensa Libre: mentatdgt/7Pexels)

Xiaomi ha dado un paso más allá y ha anunciado un teléfono inteligente Mi 10 con un procesador Snapdragon que soporta 5G por un precio accesible.

Apple en noviembre pasado anunció que la tecnología 5G aportará a la generación del iPhone 12 “interactividad en tiempo real”.  También señaló que mantenerse conectado a la red 5G del proveedor será más seguro que conectarse a redes wifi desconocidas en las ciudades.

En pleno 2020, sin embargo, más de un año después de que 5G se convirtiese en una característica principal de los teléfonos de gama alta, en muchas partes del mundo la red 5G está muy lejos de ser realidad, y en la mayoría de las ciudades sigue siendo difícil encontrar una señal.

Aunque en la mayoría de los países el avance de la red 5G es muy lento, los especialistas comentan que quien esté pensando en adquirir un nuevo móvil debería considerar seriamente la compra de un teléfono 5G, especialmente si se necesita uno nuevo de todas maneras.

¿5G representa un peligro?

En mayo pasado, la agencia AFP publicó que en redes sociales circula la teoría de que la tecnología 5G puede provocar la asfixia en las personas, aumentar las toxinas en el cuerpo e, incluso, le atribuían muertes por la pandemia de coronavirus.  A raíz de lo anterior autoridades sanitarias y expertos en esta nueva tecnología sostienen que no hay evidencia científica que respalden esas afirmaciones.

No obstante, especialistas descartan que haya evidencia científica que respalde las afirmaciones en el extenso mensaje sobre la tecnología 5G.

La Comisión Internacional para Protección de Radiaciones No Ionizantes (ICNIRP, por sus siglas en inglés), explica que todos los teléfonos móviles, sea cual sea su generación tecnológica, “operan en el rango de radiofrecuencia del espectro electromagnético, de varios cientos de megahercios a varios gigahercios, para permitir llamadas telefónicas sin cables y transmisión de datos”.

“Después de 30 años [de estas radiofrecuencias, NDLR] no tenemos evidencia científica de que haya un efecto sobre la salud”, dijo en ese entonces el físico y doctor en neurociencia español Alberto Nájera, vocal del Comité Científico Asesor de Radiofrecuencias y Salud (CCARS) español, al insistir en que la radiofrecuencia “es inocua (…) siempre que trabajemos a los límites que ya han establecido los agentes internacionales”, como la propia ICNIRP. “Estamos entre 10 mil y 100 mil veces por debajo del límite de seguridad”, señaló Nájera, por lo que “tenemos un colchón amplio”.

Olivier Merckel, experto de la agencia de seguridad sanitaria francesa (Anses), advirtió que, aunque hay “estudios que han mostrado la existencia de efectos biológicos sobre parámetros muy específicos, como el sueño o la tensión”, no quiere decir obligatoriamente que haya un riesgo para la salud. Los efectos biológicos muestran que el cuerpo se adapta a las variaciones de su entorno, explicó.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) resumió en febrero de 2020 que la tecnología 5G no afecta a la salud y su penetración en el cuerpo humano es menor que anteriores generaciones de tecnología móvil.