¿Teléfono nuevo? Ideas para el celular usado y que no afecte el ambiente

En promedio una persona cambia celular cada 12 o 18 meses, pero antes de pensar en regalar o engavetar el modelo antiguo, aquí le damos algunas ideas a considerar.

Publicado el
¿Teléfono nuevo? Ideas para el celular usado y que no afecte el ambiente
Los residuos electrónicos representan el 2% de la basura de los rellenos sanitarios, pero es igual al 70% de los residuos tóxicos en general. (Foto Prensa Libre: Uwe Anspach/dpa).

A un teléfono celular usado es posible darle otros usos y cuando deja de funcionar por completo desecharlo de una manera que no afecte el ambiente. Los expertos nos hablan al respecto.

Mayron España Burgos, director ejecutivo de E-Waste Guatemala explica que esta organización maneja desechos y residuos electrónicos y eléctricos de manera responsable.  En una década se han recibido cerca de 5 mil toneladas de desecho electrónico.

“Los teléfonos celulares y los residuos electrónicos son altamente tóxicos, un celular puede contaminar más de 675 mil litros de agua por los componentes que tiene, como mercurio, litio, cromo, arsénico y otro metales pesados”, explica España.  Cuando los teléfonos se tiran sus componentes llegan a contaminar el agua.

“Desde que comenzó la telefonía móvil en Guatemala estimamos que se han importado más de 60 millones de teléfonos o de unidades de teléfono y compromete el caudal de agua del país casi en su totalidad”, agrega España y por ello hace énfasis en darle el manejo adecuado a cada aparato.

En general un teléfono dura un promedio de 18 meses en uso.  “En algunos países las mismas empresas que ofrecen actualización de estos productos desarrollan programas de recolección porque las regulaciones así se los piden, pero en Guatemala no existe esta regulación ambiental y al dejar de usar un teléfono se mete en una gaveta, se regala a otra persona o se desecha”, dice el experto.

Por cada  millón de teléfonos celulares que se reciclan, 35,274 libras de cobre, 772 libras de plata, a 75 kilos de oro y 33 libras de paladio pueden ser recuperados. (Foto Prensa Libre: Christin Klose/dpa).

A este tema se suma otro problema y es darlo a niños o jóvenes para que el aparato sea explorado por dentro.  Esto último solo debe ser hecho por expertos debido al grado tóxico de los metales que poseen y que quedan en el cuerpo.  “Nosotros hemos desarrollado programas y colocado buzones en algunos lugares para recoger estos celulares y que se vayan a un lugar para un proceso de reciclaje industrial y se maneje adecuadamente”, explica España.

El experto explica que las personas pueden llegar de manera individual y también se les invita a hacer campañas de recolección en las colonias o en sus empresas.

¿Qué hacer con el aparato?

El ingeniero Carlos Queme, gerente general de Métrica, S.A. explica que para los usuarios con dispositivo móvil personal, al dejar de usar un aparato, las mejores prácticas indican trasladar la información a otro dispositivo móvil o en el mejor de los casos a la nube principalmente la información que accedemos constantemente.

Luego de estos procedimientos, se recomienda restaurar el dispositivo a su configuración de fábrica, como si
fuera nuevo, por medio de un proceso manual de “Reset”.   En el caso de las empresas, en donde los colaboradores llevan sus propios dispositivos móviles, es conveniente tener un software especializado de seguridad, que borre totalmente la información de la empresa, automáticamente al conectarse a internet para conservar la seguridad de la información. Esto también puede aplicarse en el caso de robo y en esa situación, podría activarse la opción de borrado total de información en el dispositivo.

Sobre el uso a darles después a los aparatos, los expertos dan algunas recomendaciones:

Apoyar a escolares o centros educativos

En la actualidad debido a la pandemia de covid-19 las clases se han tenido en formato virtual.  En el 2021 algunos centros educativos estarán en modalidades mixtas o virtuales y recibir estos teléfonos sería de apoyo.

Anita Maza, directora de dos escuelas Fe y Alegría, en Petén comenta que un teléfono ayudaría para que ellos sigan su proceso educativo de mejor manera, en su comunidad algunos jóvenes no tienen esta tecnología o la tienen de forma muy limitada.

En paseos o para ejercitarse

Cuando se está  fuera de casa, ya sea en bicicleta, a pie o en el automóvil, un teléfono en desuso puede ofrecer excelentes servicios como sistema de navegación. Descargue los mapas para verlos sin necesidad de conexión o de una tarjeta SIM o datos móviles.

Esta posibilidad la ofrecen aplicaciones móviles como Komoot, ApeMap o Outdooractive, que se recomiendan para excursiones en bicicleta y a pie, así como el universal visualizador de mapas y servicio de navegación OsmAnd.

La oferta de aplicaciones de navegación para el uso sin conexión a Internet en automóvil también es amplia. Algunas de ellas son MapFactor, Sygic, Maps.me, Here we go, entre otras. Por lo general, estos servicios también ofrecen modos para peatones o ciclistas. En la mayoría de las aplicaciones, el uso básico gratuito, solo algunos mapas, actualizaciones o la ausencia de publicidad son de pago.

Alexander Kuch, experto del portal alemán de telecomunicaciones Teltarif.de, recomienda utilizar un cargador de coche y llevar un cable USB permanentemente en el vehículo para no quedarse sin batería en medio del camino.

Si se tiene pensado utilizar el móvil antiguo con una tarjeta SIM, se puede recurrir directamente a Google Maps o al material cartográfico de Apple. La ventaja de estar conectado a Internet es que el servicio muestra también atascos y otros obstáculos en la circulación y los tiene en cuenta en el trazado de la ruta.

De viaje

Si no tiene datos pero sí una SIM prepago estas pueden ser útiles cuando se sale de viaje.  Un teléfono inteligente liberado puede utilizarse como punto de acceso WLAN móvil, de modo que  los miembros de la familia pueden navegar en Internet, chatear y ver películas independientemente de los contratos de telefonía móvil que cada uno tenga.

Kuch explica que, para que esto funcione, hay que activar la función Hotspot  o compartir internet en los ajustes. La cantidad de datos que se pueden consumir depende de la modalidad de contrato que se tenga.

Para grabar 

El teléfono inteligente desechado también puede hacer las veces de “dashcam”, o cámara de salpicadero, para grabar accidentes y facilitar pruebas que eviten problemas legales. Para ello existen en el mercado diversas aplicaciones.

En caso de utilizar el teléfono como “dashcam”, Alexander Kuch recomienda: “Es necesario verificar si la grabación se inicia por sí sola o si hay que hacerlo manualmente y cerciorarse de que la aplicación guarde automáticamente un accidente registrado o bien de que sobrescriba las grabaciones si no ha sucedido ningún percance”.

Los accidentes no son el único riesgo. Los automóviles también corren el riesgo de ser robados. En caso de que esto ocurra, el vehículo se puede rastrear fácilmente con un teléfono inteligente, siempre que la tarjeta SIM esté activa, el dispositivo esté escondido en el coche y conectado a una fuente de energía.  Según Koch, para el rastreo del vehículo basta la tecnología de localización y seguimiento incorporada en los dispositivos con Android (“Encontrar mi dispositivo”) o iOS (“Buscar mi dispositivo”).

A un centro de acopio

Si el teléfono dejó de funcionar por completo o quiere deshacerse de él, la recomendación es llevarlo a un centro de acopio.  En la página de E-Waste Guatemala, www.ewastedeguatemala.org está el listado de los lugares que reciben los teléfonos, así como otras tecnologías.  En ciertas ocasiones se puede recoger a domicilio, para más información llamar al teléfono 4472-7672.

Allí también computadoras, teclados,  mouses, impresoras, batidoras, licuadoras, planchas, procesadores de alimentos, calentadoras de ducha, cargadores, consolas de videojuegos, videocámaras, radios, baterías de todo tipo, entre otros.