Huehuetenango

Recién nacido abandonado en gallinero sobrevive y se encuentra estable 

Un recién nacido que fue abandonado la noche del domingo último en un gallinero en la cabecera de Huehuetenango, sobrevivió al clima y las picadoras de insectos, informaron socorristas, quienes brindaron asistencia al menor, cuya salud es estable.  

Por Mike Castillo

Socorrista traslada a bebé localizado abandonado en Huehuetenango. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo).
Socorrista traslada a bebé localizado abandonado en Huehuetenango. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo).

El llanto del bebé de unas seis horas de nacido, alertó a vecinos del sector El Naranjo, Chivacabé, quienes dieron aviso a socorristas.  

Henry Palacios, de los Bomberos Voluntarios, informó que paramédicos dieron los primeros auxilios al menor y luego lo trasladaron a la emergencia del Hospital Regional de Huehuetenango. 

Carmen Roblero, vocera del hospital, indicó que el niño se encuentra estable y se hace el proceso administrativo para brindarle abrigo temporal; además, se llevan a cabo los trámites jurídicos que definirá el futuro del recién nacido.

Luisa Morales, de la Asociación de Comadronas Luna, dijo que se debe informar a las mujeres sobre procesos de adopción, para evitar que caigan en ilegalidades o acciones que vulneren la integridad de un recién nacido, que se expone a todo tipo de peligros al dejarlo abandonado.

Se debe educar 

Agregó que desde el hogar los padres tienen la obligación de educar a sus hijos, pues el dejar niños a abandonados a la intemperie les puede ocasionar la muerte.  “Tanta gente necesita niños y dejarlos abandonado es una injusticia”, manifestó.

Para Carolina Gutiérrez, de la Red Mesoamericana Mujer Salud y Migración, es preocupante este tipo de hechos, pues no es el primer bebé que dejan abandonado a su suerte, lo que considera una irresponsabilidad.

Añadió que instituciones que velan por la niñez deben abordar en las comunidades el tema de abandono de niños, para evitar que otros menores pasen por esta circunstancia, pues se vulneran los derechos humanos.

“Hay que hacer una investigación social institucional, para ver qué es lo que propicia este tipo de acciones”, enfatizó Gutiérrez.