Salud y Familia

El reto de ser madre soltera

Antes de explicar qué implica ser madre soltera, es importante aclarar que en Guatemala y el mundo hay muchos padres que se dedican en cuerpo y alma a sus hijos, y que la figura paterna es necesaria para el desarrollo integral de niños y niñas.

Por Cristian Noé Dávila

En la actualidad muchas madres trabajan, por lo que se recomienda buscar tiempo de calidad para compartir con sus hijos.
En la actualidad muchas madres trabajan, por lo que se recomienda buscar tiempo de calidad para compartir con sus hijos.

Nuestra intención no es demeritar el rol de un papá; sin embargo, estadísticamente está demostrado que hay más madres que padres solteros. “Esto se debe a que históricamente la mujer ha asumido el rol de cuidar a los hijos, pero ahora está cambiando”, enfatizó la psicóloga Ángela Reyes, de la Liga Guatemalteca de la Higiene Mental.

Viudez o abandono de la pareja son algunas de las razones por las que una madre tiene el reto de cuidar a sus hijos en solitario. “También podemos mencionar a las mujeres que, luego de lograr sus objetivos profesionales y en una edad más madura, optan por la maternidad sin tener que unirse a alguien más”, comentó Reyes.

En cualquiera de los casos anteriores, las mujeres solteras se enfrentan a los prejuicios sociales, pues muchos ven ‘con malos ojos’ que una mujer sea la cabeza del hogar. “Pero lo más difícil es cuando los  familiares dicen frases como ‘pobrecita, se quedó sola’, e insinúan que todo sería mejor si un hombre estuviera con ella”, dijo Reyes.

Sustento y amor

Otra dificultad, a criterio de Reyes,  se relaciona con el factor económico, ya que la madre soltera debe trabajar, ser el sustento de la familia y garantizar el bienestar de los suyos.  “Además debe  velar porque su pequeños reciban amor y atención cuando ella llega a casa. En este caso, el mejor consejo es ofrecer tiempo de calidad, sin importar la cantidad. Que ese momento de convivencia sea el mejor del día”, añadió Reyes.





¿Y el padre?

En casos de divorcio, el padre puede ver a sus hijos ocasionalmente, pero en situaciones como viudez o abandono, esta figura estará ausente. “En estas situaciones es necesario hablar con el niño y decirle que su abuelo, tío o hermano mayor serán las personas en las que puede confiar, como si fuera un papá”, recomendó la psicóloga.





Para la experta, siempre es importante que los hijos tengan una figura de autoridad masculina, pero es necesario hacerles ver que no es un sustituto de su padre, sino un adulto más que se encargará de sus cuidados.

Apoyo

¿Cuándo es bueno buscar ayuda? Si la madre se siente sola, abandonada o frustrada, probablemente transmitirá estos sentimientos a sus hijos. “En todo caso, la mujer es quien debe recibir terapia primero, y por último los hijos, si fuera necesario. Si ella se siente segura y plena, eso proyectará en su hogar”, concluyó Reyes.





¿Qué hacer?

Uno de los momentos más incómodos para las madres solteras podría ser cuando los hijos cuestionan la ausencia de su padre, por lo que psicóloga Ángela Reyes recomendó adelantarse a esa situación.

“Antes de que el niño o la niña comience la etapa escolar, es bueno explicarle con dibujos o juegos que existen varios tipos de familia —tradicional o monoparental, entre otros—. Así no sentirá extrañeza cuando sus compañeros de estudio le digan que en su hogar sí está papá y mamá”, explicó Reyes.



Ángela Reyes, psicóloga de la Liga Guatemalteca de la Higiene Mental, durante El Consultorio. (Foto Prensa Libre, Esbin Garcia)
Ángela Reyes, psicóloga de la Liga Guatemalteca de la Higiene Mental, durante El Consultorio. (Foto Prensa Libre, Esbin Garcia)


De acuerdo con la psicóloga, es importante romper el mito de que los hijos de madres solteras son más conflictivos o tienen problemas académicos. “La historia y la experiencia nos ha demostrado que los adultos que fueron educados solo por la progenitora son igual de exitosos que quienes provienen de hogares tradicionales”, agregó.

En los casos en que los menores tengan desórdenes emocionales, primero hay que llevarlo a terapia para descubrir la causa del conflicto.