Por qué los bosques son fundamentales para conservar el agua

La relación entre el bosque y el agua es importante, pues los árboles ayudan a que el líquido se absorba más fácilmente en la tierra para recargar las fuentes subterráneas; sin embargo, expertos aseguran que hace falta cultura de buen uso del líquido, que cada vez es más escaso.

La deforestación es una de las causas por las que las fuentes de agua se secan en el país y los incendios son una de las formas de deforestar. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
La deforestación es una de las causas por las que las fuentes de agua se secan en el país y los incendios son una de las formas de deforestar. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

En 1950 la cobertura forestal era de seis millones 973 mil 924 hectáreas, cifra que el 2010 se redujo a tres millones 722 mil 595, según datos de la Estrategia Nacional para el Abordaje de la Deforestación y Degradación de los Bosques en Guatemala (ENDDBG).


Edwin Castellanos, decano del Instituto de Investigaciones de la Universidad del Valle de Guatemala, indicó que la relación entre el bosque y el agua es importante, pues los árboles ayudan a que el líquido se absorba más fácilmente en la tierra para recargar las fuentes subterráneas.

“Cuando cortamos el bosque y llueve, esa agua corre por la superficie y no se infiltra”, dijo el experto, quien resaltó que la cobertura forestal ayuda a la infiltración del líquido, y cuando esta disminuye causa erosión del suelo y pérdida de nutrientes.

Agregó que la deforestación también incide en que cada vez se perforan pozos más profundos para encontrar agua, aunque también se debe tomar en cuenta el uso excesivo del líquido subterráneo, ya que hay contaminación en las fuentes superficiales.

“Sacamos más agua de la que ingresa, lo que hace que baje el nivel del agua subterránea”, manifestó Castellanos, quien expuso que otro problema es que se utiliza el agua, pero luego no se trata y se lanza a los ríos, lo que obliga a buscar el recurso en pozos o nacimientos.

Castellanos manifestó que a corto plazo se percibe escasez de agua, especialmente en regiones pobladas, como las principales ciudades del país, donde la demanda es mayor.

Lea también: Incendio en El Naranjo: fuego consumió 60 hectáreas
 
Añadió que para contrarrestar el problema se debe reforestar, en especial las áreas de recarga, y proteger los bosques. También limpiar las aguas servidas por medio de plantas de tratamiento, que requieren inversión y mantenimiento.

“Parte del problema es que nos falta conciencia. Además, la gente no está dispuesta a pagar más por el agua”, puntualizó Castellanos.

También hizo un llamado a los guatemaltecos a cuidar el agua, pues es fundamental para la vida, para el sistema productivo agrícola, la industria y la salud, pues el tomar agua contaminada trae consecuencias negativas para la salud.

Cada vez más difícil

Ricardo Molina, coordinador de parques metropolitanos de la Fundación para el Desarrollo Integral del Hombre y su Entorno, dijo que el ciclo del agua es cuestión de evaporación en la cobertura boscosa, lagunas, ríos y lagos. Luego, por condensación, regresa a la tierra para regenerar la vida.


Añadió que, al cortar un árbol, el suelo se queda descubierto y se degenera, lo que implica fortalecer de nuevo la tierra para que vuelva a producir.

Explicó que la erosión provoca que los mantos freáticos se hundan hasta llegar a zonas rocosas, lo que implica hacer pozos más profundos.

Molina agregó que mientras más deforestación haya más profundo será el manto freático, que al tocar roca se puede perder ese recurso por la dificultad para perforar.

Marta Ayala, directora de esa fundación, indicó que Guatemala busca opciones para conservar su cobertura forestal, la cual se mantendrá siempre que se cumplan las leyes e instrumentos forestales y socioambientales.

Entretanto, Rony Granados, gerente del Instituto Nacional de Bosques (Inab), indicó que trabajan en reforestar las cuencas de los ríos para proteger las fuentes subterráneas.

“Lo primero que tenemos que hacer es recupera el bosque, pues nos traerá beneficios ambientales, salud y alimenticios”, puntualizó Granados, quien explicó que los barrancos deben ser aprovechados como un pulmón natural al reforestarlos; además, proveen de flora y fauna y ayudan a mantener las fuentes de agua.

Granados dijo que para conservar el agua hay que proteger los recursos que quedan. “En nuestras manos está el país que vamos a heredar a nuestros hijos”, dijo Granados.

Reforestación

Según el Inab, el 90 por ciento de los incendios forestales es provocado por el hombre, lo que también incide en la deforestación.

De las 30 mil hectáreas que se deforestan al año, hay factores como los incendios forestales, tala ilegal y avance de la frontera agrícola, que inciden en que la pérdida de masa boscosa vaya en aumento.

La deforestación afecta más a Petén, Quiché, Cobán y Alta Verapaz, así como San Juan Sacatepéquez y San José Pinula, en Guatemala.

Para leer más: Época seca agudiza problema de escasez de agua en la capital

Uso de leña

De acuerdo con Rony Granados, gerente del Inab, muchas familias extraen leña de áreas boscosas, lo que se transforma en deforestación, la cual impacta en la producción de agua, por lo que a través de programas de incentivos forestales tratan de recuperar las áreas boscosas afectadas.

Resaltó que también se trabaja en bosques energéticos, enfocados en abastecer de leña a la población y a la industria. “Se da un incentivo a la población para la siembra de árboles que generen combustión y de rápido crecimiento, con la condición de que haya resultados”, expresó Granados.

Según la referida institución, actualmente la deforestación afecta unas 30 mil hectáreas al año, por lo que con los trabajos de incentivos se recuperan 10 mil hectáreas en ese mismo período.

“Hay un saldo negativo. La idea es invitar a la población a que se sume a los esfuerzos y tratar de buscar un sustituto de la leña, aunque es complicado, pues el uso de este recurso es tradicional y cultural”, manifestó Granados.

Contenido relacionado 

> Plagas de gorgojo amenazan los bosques de la capital
>
Bosque de 36 mil metros cuadrados en Palencia podría convertirse en parque ecológico
>
Bomberos narran cómo vieron cerca la muerte, pero la solidaridad los ayudó a sobrevivir