La historia de la alfombra que la lluvia se llevó en Cobán

La lluvia en el área de las Verapaces afectó la tradicional procesión de Jesús de Nazareno del Perdón que sale de la Iglesia El Calvario hasta llegar a la Iglesia Catedral, de Cobán, se vio afectada por la lluvia que impera en la región.

La lluvia inició desde las 3:30 horas y atrasó el cortejo procesional. (Foto Prensa Libre: Eduardo Sam)
La lluvia inició desde las 3:30 horas y atrasó el cortejo procesional. (Foto Prensa Libre: Eduardo Sam)

El mal clima provocó además que la salida del cortejo procesional se atrasara una hora. Fue hasta las 9 de la mañana que inició el recorrido.

La lluvia inició desde las 3:30 horas de este viernes. Fieles católicos de la localidad habían terminado de elaborar las alfombras alrededor de la medianoche, pero la lluvia las “lavó” casi en su totalidad.

La lluvia no impidió que saliera la procesión. (Foto Prensa Libre: Eduardo Sam)

Otro aspecto que afectó fue la falta de cargadores, ya que el anda tiene 44 brazos, y para bajar las 137 gradas son necesarios siete turnos para soportar el peso de la misma, pero, la ausencia de fieles católicos hizo que solo un grupo se encargara del descenso completo.

De acuerdo con los organizadores, hicieron falta personas para cargar el anda. (Foto Prensa Libre: Eduardo Sam)
Se buscó proteger la imagen para que no se deteriorara por la lluvia. (Foto Prensa Libre: Eduardo Sam)

Indicaron que los integrantes de la Guardia Romana no pudieron apoyar, ya que era peligroso que cargaran el anda con el tipo de calzado que utilizan, lo que podría provocar algún accidente.

Algunas alfombras todavía se podían apreciar, a pesar de la lluvia. (Foto Prensa Libre: Eduardo Sam)

Se protegió la imagen

Víctor Chocooj, de la Hermandad de Jesús Nazareno del Perdón, dio a conocer que se protegió la imagen con nailon y durante el recorrido se tiene la posibilidad de cambiar el anda para que el recorrido sea más rápido por la ausencia de cargadores.

Así quedaron algunas de las alfombras en el recorrido. (Foto Prensa Libre: Eduardo Sam)

Carlos Euler, fiel católico de la localidad, recordó que la lluvia los ha afectado en anteriores ocasiones, pero que en su caso particular lo mira como una bendición.

Así se veían las alfombras que fueron “lavadas” por el agua de lluvia. (Foto Prensa Libre: Eduardo Sam)

“Son bendiciones del Señor, más ahora que hay tiempos críticos en donde los caudales de agua han descendido y se vive una carencia de agua” indicó.

Para otros, la lluvia no fue impedimento para mostrar su devoción, y simplemente se cubrieron con una capa. (Foto Prensa Libre: Eduardo Sam)
La procesión salió una hora tarde. (Foto Prensa Libre: Eduardo Sam)

“La imagen realiza un viacrucis y en la primera estación se le coloca la corona. En total son 14 estaciones. A medio trayecto, Jesús se encuentra con la Virgen María y junto ingresan a la Catedral, al mediodía. Luego, a las 15:00 horas, se realiza la procesión del Santo Entierro”, explicó.

Contenido relacionado:

> Así vive un guatemalteco la Semana Santa en España
> Cómo no lesionarse en los cortejos procesionales
> La Semana Santa en Guatemala: Semana del alma

0