Bien Hecho 2020: El sí de la solidaridad y la unión del pueblo de Guatemala en la pandemia

Guatemala se volcó para apoyarse en el 2020. Personas, entidades, fundaciones, onegés y empresas aportaron su tiempo y recursos para dar una mano a los hermanos necesitados.

Durante la pandemia las banderas blancas se convirtieron en un símbolo para pedir ayuda. Muchas personas anónimas llevaban alimentos y ropa a quienes lo solicitaban. (Foto Prensa Libre: Erick Ávila)
Durante la pandemia las banderas blancas se convirtieron en un símbolo para pedir ayuda. Muchas personas anónimas llevaban alimentos y ropa a quienes lo solicitaban. (Foto Prensa Libre: Erick Ávila)

Guatemala se volcó para apoyarse en el 2020. Entidades, fundaciones, personas individuales, oenegés y empresas brindaron su tiempo y recursos para dar una mano a los más afectados.

El 13 de marzo la vida le cambió al pueblo de Guatemala con el primer caso reportado de coronavirus. Le siguieron otras situaciones difíciles como el apoyo a personas que no tenían hogar en pleno toque de queda y las banderas blancas que comenzaron a proliferar en las calles como símbolo de hambre.

También, particulares e instituciones pusieron a prueba sus conocimientos fabricando equipo de protección o médico para apoyar a los salubristas en su lucha por combatir al coronavirus.

En noviembre los embates de la naturaleza asolaron a decenas de miles de personas con dos tormentas tropicales consecutivas, Eta e Iota.
A la fecha, muchas comunidades permanecen inundadas y sus habitantes lo perdieron todo. Solo les queda la esperanza de un nuevo comienzo y el apoyo que particulares o instituciones brindan con víveres, enseres o ropa.

Con el fin de poner en valor todas las iniciativas que durante el presente año han volcado sus recursos y energía para apoyar a los afectados por la pandemia y las tormentas, Prensa Libre los eligió, por su proyección social, como personajes Bien Hecho 2020. En esta nota se mencionan solo algunos de los proyectos.

Desde antes de la pandemia

Juan Pablo Ruano, gerente de proyecto de Desarrollo en Movimiento explica que esto surgió el 16 de octubre de 2017 del seno de la Cámara de Comercio Guatemalteco Americana, Amcham, en donde empresas buscaban apoyar a la nutrición.  Desarrollo en Movimiento se dedica a recolectar productos de primera necesidad y se tienen que ordenar, clasificar y empacar para ponerlo a disposición de personas e instituciones que lo puedan utilizar.

Ruano invita no solo a instituciones sino a todas las personas para que se unan a este movimiento. Se ha apoyado a cerca de 300 mil personas y durante la pandemia se han logrado casi un millón de alimentos y apoyar a 150 mil personas. Además de donar en especial se puede hacer con tiempo como voluntarios y también con voluntariado terapéutico.

Durante el año organizaron la primera colecta nacional de alimentos con el objetivo de alcanzar 25 mil platos de alimentos y superaron la meta con 29 mil platos.  El trabajo sigue, para participar en esta iniciativa visite la página www.desarrolloenmovimiento.org. Al momento se benefician de este programa casi 80 organizaciones sin fines de lucro, iglesias y grupos sociales que tienen proyección social.

Una de las personas beneficiadas con alimentos por el programa Desarrollo en Movimiento. Este año se ha apoyado a más de 300 mil personas. (Foto Prensa Libre: Desarrollo en Movimiento).

Ayuda que baja del cielo

El Aeroclub de Guatemala se organizó y con apoyo de la población hicieron más de 600 horas de vuelo para trasladar casi medio millón de alimentos de ayuda humanitaria, rescatistas y personas heridas.  Esto se hizo durante casi un mes para ayudar a las poblaciones afectadas por las tormentas Eta e Iota.

Jorge Castellanos, presidente de la organización comentó que fueron cerca de 80 pilotos voluntarios y 55 aviones disponibles, así como 21 helicópteros. En total, el costo de las operaciones fue de más de más de Q2. 9 millones de quetzales incluyendo los aportes monetarios, víveres, donaciones y combustible. Entre los departamentos que recibieron el apoyo estuvieron Cobán, Quiché, Petén y Huehuetenango.

La olla comunitaria

Este es el nombre de la iniciativa que nació con la pandemia y que se extendió hasta septiembre.  El propósito fue llevar alimentos a cientos de personas que estaban en situación vulnerable.

Byron Vásquez, miembro de dicha iniciativa social comenta que el proyecto surgió del Café Pendiente, otra iniciativa similar que se había propiciado desde el restaurante Rayuela, que él coordina.  Con la llegada del Estado de calamidad, el restaurante tuvo que cerrar. No obstante, los involucrados siguieron preparando alimentos y salieron  a las calles a entregar desayunos y almuerzos bajo la iniciativa de La olla comunitaria.  El proyecto se replicó en  Antigua Guatemala, Quetzaltenango y Cobán, además de El Salvador y México.

La olla comunitaria recibía donaciones de alimentos para preparar platillos a las personas con necesidades. (Foto Prensa Libre: Rayuela).

Otras iniciativas

  • La empresa Claro en el inicio de la pandemia,  realizó una donación de Q7.64 millones que se utilizaron para la compra de productos para la canasta básica. Además, dio apoyo con llamadas sin costo a los números de emergencia del Ministerio de Salud y del Ministerio de Trabajo y la ampliación de la capacidad de la planta telefónica del call center.  Durante los meses de abril a junio se enviaron más de 45 millones de mensajes de texto a estudiantes y padres de familia, para que el Ministerio de Educación pudiera reforzar la estrategia #AprendoEnCasa. También se difundieron audios con mensajes en varios idiomas mayas.
  • Tres mujeres profesionales de la salud física y emocional crearon un podcast #VivirBien y emprendieron otras acciones para apoyo emocional frente al coronavirus.   Sandra, María José y la médica María Isabel Matheu crearon en este espacio virtual  una ruta estructurada para enseñar de manera masiva ejercicios prácticos para ayudarse emocionalmente ante las secuelas de esta emergencia sanitaria.  El Colegio de Psicólogos también promovió videos y orientación en línea para apoyar a las personas en crisis.  Algunos psicólogos ofrecieron su apoyo sin costo.
  • Marcela Tánchez, de soymarcefitness.com en su más reciente emprendimiento vende las mantequillas de maní.  Ha utilizado sus redes sociales para motivar y unir esfuerzos para ayudar y durante la pandemia logró donar 600 bolsas de víveres y unas 800 mantequillas de maní. Donación que ha repartido en los caseríos Chivoc y Curup de San Juan Sacatepéquez y la aldea El Aguacate de Mixco.
    Al principio de la pandemia otra de las iniciativas que llevó a cabo fue “echémonos la manita” con el fin de donar insumos de protección a los médicos que atendieron en primera línea en los hospitales. Logró donar más de 100 mascarillas valoradas en Q500 cada una, snacks saludables y mantequillas de maní.  Es un ejemplo de múltiples proyectos que diferentes personas y organizaciones hicieron durante el 2020 para apoyar a través de sus organizaciones a las personas afectadas por covid-19.
  • Nestlé donó medio millón de vasos de leche y productos alimenticios a los programas Niñez con Propósito, Jardines Municipales Infantiles y Con Tus Hijos Cumple, de la Secretaria de Asuntos Sociales que encabeza la esposa del alcalde capitalino Dominique de Quiñónez.  Además de este donativo, la empresa suiza ha contribuido en los últimos 8 meses con ayuda para los más necesitados durante la pandemia.
  • Un grupo de chefs y cocineros crearon un proyecto llamado “Cocineros contra el coronavirus”, que buscaba ayudar a las personas que estaban en casa por prevención a preparar comidas con lo que tenían en la refrigeradora y la despensa, en especial durante el tiempo de toque de queda.
  • Cervecería Centro Americana hizo entrega de 22 mil 500 tiempos de comida  a las familias que fueron afectadas por la pandemia.
  • Casa Ronald McDonalds desde el 6 de abril creó el proyecto “Un Hogar lejos del Hogar” para el personal médico que atiende a pacientes del covid-19 en el hospital temporal del Parque de la Industria, y el Hospital de Villa Nueva.

También lea | Bien Hecho 2020: El “Profe Lalito”, un ejemplo de perseverancia en tiempos de pandemia en Santa Cruz del Quiché