Una caída lo dejó postrado desde hace 21 años y necesita ayuda para salir adelante

La vida de Manuel Cifuentes transcurría normal, le gustaba jugar futbol y correr junto a sus amigos, pero su situación cambió cuando a los 14 años sufrió una caída y quedó sin poder caminar, ahora cada día lucha para salir adelante y necesita ayuda para comprar sondas, bolsas para orina y víveres.

Manuel Cifuentes permanece en su cama debido al accidente que sufrió. (Foto Prensa Libre: Cortesía).
Manuel Cifuentes permanece en su cama debido al accidente que sufrió. (Foto Prensa Libre: Cortesía).

Manuel actualmente tiene 35 años y no olvida aquel fatídico día cuando subió a la rama de un árbol y esta no soportó su peso, lo que originó que cayera de una altura de cinco metros.

“Caí de espalda, desde ese momento perdí el movimiento en mis dos piernas”, recordó Manuel, quien reside en la carretera a San Pedro Ayumpuc, en el sector “A” lote 8, colonia Los Diamantes, aldea La Laguneta.

Recordó que luego de la caída fue trasladado a un hospital y el diagnóstico reveló daño en la medula espinal, lo que causó que perdiera la movilidad en ambas piernas.

Desde hace 16 años no recibe rehabilitación por la falta de recursos, su situación es difícil, pues por estar postrado sufre de llagas en distintas partes del cuerpo, para lo cual necesita medicamentos.

Necesita insumos

Manuel necesita sondas para la orina, bolsas para depositarla y pañales desechables talla grande; además, tiene necesidad de víveres para alimentarse, ya que su familia es de escasos recursos.

No deje de leer: Esta es la historia del anciano que vive solo en un bus abandonado

Su mamá Julia Maradiaga, de 70, cuida de él y debe estar atenta de su aseo personal y ayudarlo a movilizarse, entre otros cuidados.

Su padre tiene 73 años y hace cinco sufrió derrame cerebral, lo que lo imposibilita para aportar para la economía del hogar.

Guarda esperanza

Manuel manifestó que cada día se despierta con la esperanza de un futuro mejor y agradece la ayuda que les da su hermana, quien trabaja y lo apoya con la compra de algunas sondas y bolsas para la orina.

“Al principio fue duro para mí y para mi familia, sentí que el mundo se me venía encima”, recordó Manuel, quien dijo que fue difícil adaptarse a una nueva vida, pues le gustaba jugar futbol.

Para leer más: Conozca la historia de Diego, quien necesita ayuda y un milagro para vivir

Julia, madre de Manuel, explicó que su hijo requiere de cuidados especial, pues el cambio de ropa es constante por su condición.

Si usted desea ayudar se puede comunicar al número 4644 5067 con Manuel Cifuentes.

Contenido relacionado

Esta es la historia del vendedor de chicles que vivió en las calles y se graduó de bachiller

El políglota Pedro Perebal busca fundar una escuela de idiomas para aportar al desarrollo del país

Conozca la rutina de dos madres de niños con discapacidad y su perseverancia para sobresalir

 

0