Familia convierte su hogar en refugio para perros de la calle y les buscan una familia adoptiva

En el 2012 la familia Abac Morán evitó en Huehuetenango que decenas de perros de la calle fueran exterminados y desde entonces se dedican a rescatar y cuidar a perros de la calle.

La familia Abac Morán ofrece un refugio para perros de la calle en Huehuetenango. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)
La familia Abac Morán ofrece un refugio para perros de la calle en Huehuetenango. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)

Joaquín Abac señaló que el trabajo de su esposa, Miriam Morán, con los canes les cambió la vida, en su casa es común convivir con decenas de perros de la calle.

“Son seres vivos que necesitan una oportunidad, matarlos o maltratarlos no es una opción es por eso que nosotros los rescatamos”, afirmó Abac.

La familia diseñó prótesis y sillas de ruedas para los perros que perdieron la movilidad debido a un accidente o enfermedad, les ofrecen la alternativa para que puedan desplazarse.

De acuerdo al tipo de enfermedad, lesión o comportamiento, los Abac Morán clasifican a los caninos.

Joaquín comentó que el gasto para mantener a los perros es fuerte, sin embargo, el amor que la familia tiene por los animales supera las adversidades económicas porque es labor social; cada can tiene un nombre.

Luego de rescatar a un perro de la calle comienza la tarea de los Abac Morán, lo bañan, alimentan, curan las heridas, lo castran y posteriormente les busca una familia que lo adopte.

“El amor que ellos –los perros– me brindan es el pago que recibo, aquí con nuestras limitaciones vamos dándoles lo que podemos”, explicó Joaquín Abac.

Joaquín Abac abraza uno de los 165 perros, mientras su esposa Miriam Moran alimenta a un grupo de canes. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)

Cada perro rescatado tiene una historia algunos fueron llevados a la vivienda de la familia con fracturas, enfermedades de la piel, desnutridos y ellos los cuidaron.

Cielo, es perrita de la calle con una enfermedad en la piel que comenzó a seguir a la familia en sus recorridos por las zonas 2 y 7 de Huehuetenango cuando daban alimentos a otros perros de la calle.

La familia le aplicó medicamentos y cuidados a la perrita que llamaron Cielo, finalmente fue adoptada por una familia huehueteca que transformó su vida.

De ser un animal despreciado por su enfermedad ahora es una consentida de la familia Ríos, el trabajo de recuperación lo efectuó Miriam Moran. La historia de Cielo es una de muchos casos de perros que fueron rescatados por los Abac Morán donde actualmente viven 165 canes rescatados listos para dar en adopción.

La familia expuso que no reciben perros de personas que ya no quieran cuidar a sus mascotas porque su labor se centra en los perros de la calle que no tienen ninguna oportunidad de ser cuidados.

Adopción

La familia Abac Morán busca a familias o personas que deseen adoptar un perro. “No se trata de perros de raza sino criollos que resultan ser mejores amigos para quien desee”, comentó Abac.

Los interesados en adoptar uno de los animales rescatados por la familia debe ofrecerle un lugar digno, alimentación y amor.

La familia Abac Morán busca a familias o personas que deseen adoptar un perro. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)

Contenido relacionado

> La meta es vacunar contra la rabia a más de 180 mil perros

> Pese a la lluvia, laguna de Lemoa no recupera su nivel y preocupa a los vecinos

> Estudio revelará qué microbios se han hecho resistentes a los antibióticos en el occidente

 

0