Marco Antonio cambió el oficio de herrero por el arte de hacer globos multicolores

Hace 35 años que se dedica a elaborar artículos de papel de china. Su especialidad es la elaboración de globos multicolores para las ferias y su secreto de elevación, trabajo con el que gana el sustento a sus 68 años de vida.

Marco Antonio Chacón Chinchilla (azul) es uno de los últimos artesanos que se dedica a la confección y elevación de globos de colores de papel de china, una tradición casi por completo olvidada. (Foto Prensa Libre: Estuardo Paredes)
Marco Antonio Chacón Chinchilla (azul) es uno de los últimos artesanos que se dedica a la confección y elevación de globos de colores de papel de china, una tradición casi por completo olvidada. (Foto Prensa Libre: Estuardo Paredes)

Un pequeño local de unos tres metros cuadrados, en la 4a. calle, zona 1 de Mixco, sector cercano a la iglesia Corona de Justicia, se ha convertido en el recinto donde surgen las mejores creaciones de Marco Antonio Chacón Chinchilla, mejor conocido en ese sector como el artesano de artículos de papel de china.

Nació en Antigua Guatemala, Sacatepéquez, hace 68 años. Desde los 8 años vive en Mixco, por lo que siente orgullo de vivir en la “tierra de campeones”, nominación que fue dado al municipio por ser la tierra de grandes atletas, como el fallecido Doroteo Guamuch Flores, ganador de la maratón de Boston en la década de 1950.

Marco Antonio trabajó desde niño en la herrería. Sin afanarse más de la cuenta dice que fue uno de los mejores herreros de la época, luego decidió buscar otra alternativa de vida y la encontró en la elaboración de artículos en papel de china.

“Nací antigüeño y eso me llevó a rescatar las costumbres y tradiciones de mi pueblo. Ahora, a mis 68 años, ya no me dan trabajo en ninguna empresa, por lo que aprovecho la habilidad que tengo de elaborar artículos en papel de china”, expuso Chacón.

Marco Antonio Chacón mantiene vigente su trabajo y lo hace con dedicación. (Foto Prensa Libre: Estuardo Paredes)

Encuentro con su destino

La primera visita del papa Juan Pablo II a Guatemala, en marzo de 1983, le cambió la vida a Marco Antonio, pues un finquero de Mixco, a quien solo nombró como de la familia Valladares, le tenía por encargo que le consiguiera unos globos multicolores en Antigua Guatemala, para elevarlos por la llegada del pontífice.

Por falta de tiempo buscó en el mercado central en la Ciudad de Guatemala, donde, según él, antes había piñaterías. Preguntó por los globos multicolores, y por suerte habían en existencia y compró dos con los Q25 que le proporcionó el finquero (costó cada globo Q10).

Con los Q5 restantes compró papel de china y después de una semana logró construir su primer globo multicolor, el cual fue elevado un 13 de junio de 1983, durante la celebración del cumpleaños de uno de los hijos del finquero.

El señor Valladares quedó encantado con el espectáculo, le hizo el encargo de una docena para la fiesta patronal de la Virgen de la Asunción en Guatemala.

“No olvido ese día, el señor Valladares y sus invitados compartían. Entre brindis me pidió que elevara un globo. No tenía experiencia, pero fue emotivo cuando tomaron vuelo. Aquel finquero me felicitó por el trabajo”, recuerda.

Desde entonces, la elaboración de globos multicolores se convirtió en un trabajo, y lleva alegría a los diferentes municipios, desde Petén hasta los departamentos del suroccidente.

Este año fue el encargado de elevar 12 globos durante la fiesta patronal de Santiago de Los Caballeros, en Antigua Guatemala. Su mayor satisfacción es cuando sus globos multicolores pintan o iluminan el cielo, depende de la hora que son elevados.

Según Marco Antonio con el arte no se puede hacer riquezas, pero ha sido su fuente de ingresos para sacar adelante a su familia, desde hace 35 años.

En la época del Día de los Santos se dedica a la elaboración de barriletes, y durante carnaval hace pica pica (finos pedazos de papel de muchos colores) con los restos de papel de china. En Semana Santa también expone su arte en las elaboraciones de alfombras. “No desperdicio ningún pedazo de papel. Todo es bien aprovechado”, expone.
 

El antigüeño de nacimiento posa con una de sus obras de arte. (Foto Prensa Libre: Estuardo Paredes)

Obras de grandes dimensiones

Chacón Chinchilla comenta que trabaja tres tamaños de globos. El más grandes, tiene 2.5 metros de alto, ya inflado; el mediano 1.50 metros; y el pequeño un metro. Los precios oscilan entre Q45 por globo.

El primer globo multicolor que elaboró tardó una semana en hacerlo, ahora, con la experiencia adquirida, termina uno en una hora. Aproximadamente hace 10 por día.

El artesano confiesa que elaborar los globos es un arte, pero que se eleven también tiene su secreto. Debe elevarse en un ambiente de aire calmado, lejos de alambres y árboles.

Marco Antonio descubrió que lo que alimenta el fuego que lleva dentro del globo, es una bola de tela parafinada, la cual debe estar bañada en cera de candela, no queroseno, pues contamina el ambiente y produce malos olores.

En la actualidad trabaja con siete diseños de globos multicolores, entre ellos destaca el de tres colores horizontal, cuatro colores horizontal, seis colores verticales y 12 colores a  cuadros, entre otros. Los globos de Marco Antonio están hechos con delicadez y mucho esmero.

Con ayuda de su esposa, Marco Antonio Chacón extiende uno de los globos más pequeños que elabora. (Foto Prensa Libre: Estuardo Paredes)