Matan a puma joven en El Zotz, donde 12 personas cuidan 38 mil hectáreas de selva

Hallazgo es una intimidación al personal del área protegida, que no cuenta con apoyo institucional.

Publicado el
Restos del puma fueron localizados en la selva del biotopo El Zotz. (Foto Prensa Libre: Cortesía Fundaeco)
Restos del puma fueron localizados en la selva del biotopo El Zotz. (Foto Prensa Libre: Cortesía Fundaeco)

Restos de un puma joven fueron encontrados el 15 de septiembre por guardarrecursos del biotopo El Zotz, en el norte de Petén y dentro de la Reserva de la Biosfera Maya.

Los pumas están incluidos en la lista Cites (Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre) y la caza está prohibida, dijo Francisco Asturias, director de Fundaeco Petén, una organización no gubernamental enfocada en la conservación de áreas protegidas.

Este hallazgo podría estar relacionado con cazadores ilegales que habitan en Cruce a Dos Aguadas, cercana al biotopo, según Asturias.

El ambientalista asegura que la caza es permanente todo el año, justificada por los depredadores como una necesidad para vivir.

Lea más: Así fueron liberadas guacamayas rojas en el Parque Nacional Sierra de Lacandón

La piel del jaguar, así como otros bienes de valor, como los huesos y los colmillos, seguramente terminarán en algún mercado negro.

El temor crece porque hay reportes de que el mercado chino demanda estos objetos, y por tanto estimula estas prácticas en selvas de Bolivia y Guayana, así que no extrañaría que Guatemala ya esté bajo esta amenaza.

Juan José Romero, director de El Zotz, señala que la muerte del puma es un mensaje intimidatorio hacia él y las otras 12 personas que tienen a su cargo el área protegida, que abarca 38 mil hectáreas (una hectárea es más o menos un campo de fútbol).

Esta reacción, añade, Romero, ocurrió después de los patrullajes de su equipo de trabajo, la División de Protección a la Naturaleza de la Policía Nacional Civil, el Consejo de Áreas Protegidas y el Ejército para proteger y conservar la selva.

No obstante, las amenazas son serias. Los cazadores y taladores ilegales pueden ingresar con libertad al área protegida e incluso han percutado armas cerca del campamento.

Romero lamenta que, a pesar de la gravedad de las amenazas a la vida silvestre y biodversidad, el Centro de Estudios Conservacionistas de la Universidad de San Carlos (Cecon) busca que el personal del biotopo enfoque sus esfuerzos en la atención a los trabajos de campo que hacen los investigadores. Asimismo, le queda claro que la casa de estudios tampoco se ha comprometido con el cuidado del área protegida que tiene bajo su responsabilidad.

Por aparte, Asturias señala que, de las 50 denuncias que, calcula, ha presentado a la Fiscalía, ninguna ha prosperado.

Contenido relacionado

Sorprende avistamiento de pareja de jaguares en época de apareamiento en selva de Petén

Plantan más de tres mil árboles para restaurar áreas devastadas por incendios forestales

¿Por qué este tapir que vive en estado natural no le teme a los humanos?