Motivan a quetzaltecos a leer en novedoso salón de lectura en el Centro Histórico

Literatura de José Saramago, Isabel Allende, Julio Cortazar, Jorge Luis Borges, Pablo Neruda y decenas más se encuentran en un lugar de Xela, que invita a la lectura acompañado de un café nacional.

Sergio Javier Iriarte Saavedra tuvo la idea de colocar una biblioteca café en Quetzaltenango, indica que no busca obtener ganancias, solo promover la lectura. (Foto Prensa Libre: Fred Rivera)
Sergio Javier Iriarte Saavedra tuvo la idea de colocar una biblioteca café en Quetzaltenango, indica que no busca obtener ganancias, solo promover la lectura. (Foto Prensa Libre: Fred Rivera)

Se trata de Biblios Café ubicado en la 14 avenida “A” de la zona 1 de Quetzaltenango, fue ideado por el guatemalteco Sergio Javier Iriarte Saavedra, quien es amante de la lectura y emprendedor. 


Iriarte trabaja como interventor judicial, sin embargo, la mayoría de su vida la ha dedicado a leer libros nacionales e internacionales, ha escrito poemas e incluso a realizar notas periodísticas culturales, cuando las coberturas eran limitadas en ese tema en medios de comunicación.
Lea además: Lugares de Xela que añoran los quetzaltecos migrantes
También explica que la idea surgió con el objetivo de promover que los quetzaltecos lean. Explica que el nombre surge de la palabra Biblia (Colección de libros) y de eslogan tiene “La lectura es una fuerza rectora y liberadora”.
“Leer lo transporta a uno a cualquier parte del mundo y abre la imaginación”, apunta Saavedra.  
Este es el primer café biblioteca de este tipo que se abre en Quetzaltenango y cuenta con 800 libros, todos nuevos y con escritorios especiales a 30 grados para que los visitantes coloquen los libros y tengan un espacio más cómodo para leer.
El salón de lectura tiene escritorios especiales para colocar los libros para la comodidad y motivar a los usuarios a seguir leyendo. (Foto Prensa Libre: Fred Rivera)

Los libros están clasificados como biblioteca y además tiene un espacio para niños, porque también pretende que las familias lleguen y lean de forma placentera a su autor favorito.
Iriarte, refiere que no es un negocio, porque los clientes pueden pedir solo un café que cuesta Q5 y utilizar todos los libros que deseen. En el proyecto también está su esposa Hilda de Iriarte, originaria de La Esperanza, quien también le apasiona leer. Entre las colecciones están los libros de medicina, derecho, matemáticas y otras materias universitarias, esto para ayudar a los estudiantes que no tienen recursos para comprarlos.
Allan Estrada, presidente de la Academia Quetzalteca de Constitucionalistas, comentó que le parece interesante la forma de dar un aporte para los quetzaltecos y promover la lectura de esa forma en un lugar con armonía.
“Xela es la ciudad de la cultura, es muy interesante que se apoye el tema académico, es una buena oportunidad para los que vienen de varias regiones a Xela y los que les gusta leer aprovechen”, explicó Estada.

Contenido relacionado 

>Fomentan la lectura en jóvenes en conflicto con la ley
>Filgua 2018: 6 datos para conocer más sobre la Feria del Libro
>Estudiantes apoyan vacunación masiva de perros y gatos en Quetzaltenango