Pandilleros acechan en tres municipios cercanos a Xela

Pobladores de Concepción Chiquirichapa, San Juan Ostuncalco y San Miguel Siguilá, Quetzaltenango, área mam, están alarmados por el aumento de pandillas, las cuales se presume son integradas por jóvenes que han sido deportados de los Estados Unidos.

Publicado el
Grafitis de pandillas se observan en viviendas de San Miguel Siguilá, Quetzaltenango. (Foto Prensa Libre: Carlos Ventura)
Grafitis de pandillas se observan en viviendas de San Miguel Siguilá, Quetzaltenango. (Foto Prensa Libre: Carlos Ventura)

La maestra Rosario Estrada, originaria de Concepción Chiquirichapa, dijo estar preocupada porque en el lugar ha habido aumento de antisociales, debido a las deportaciones desde Estados Unidos, pues muchos son jóvenes que llegan con la intención de formar pandillas.


“Ha habido muchos grafitis de la Mara 18 y Salvatrucha que están apareciendo en las casas de varios vecinos. He podido comentar con algunos padres de familia la importancia de platicar con sus hijos para evitar que formen parte de esos grupos, porque dejan secuelas graves”, explicó.

A cuatro kilómetros de Concepción Chiquirichapa se ubica San Juan Ostuncalco. Los vecinos refieren que por las noches han escuchado que en las calles del lugar hay enfrentamientos entre pandillas y en algunos casos al amanecer se sabe de una persona fallecida.

Raúl Escobar, bombero voluntario, relató que a la estación han ingresado varias llamadas de auxilio de adolescentes con heridas ocasionadas por arma blanca o de fuego, y son referidos a la sala de urgencias del Hospital Regional de Occidente. Sin embargo, algunos mueren en el camino o días después.

“En Las Victorias es donde más problemas se ha tenido con las pandillas, porque ahí vamos constantemente a auxiliar a personas luego de enfrentamientos”, dijo el socorrista.

“Hay un caso donde un menor de 13 años resultó con una herida provocada con arma blanca; es muy delicado ese sector”, expresó.

En San Miguel Siguilá, algunos vecinos comentaron que sí hay presencia de pandilleros en el lugar, derivado a que muchos han sido retornados al país luego de haber sido capturados en Estados Unidos e intentan formar pandillas, por lo que atemorizan a los jóvenes y a la población en general, por lo que advierten de que tomaran medidas para evitar la proliferación de esos grupos.

Le puede interesar: Cuadernos mojados y escuela inundada: Así reciben clases en Chiantla

Roberto Escobar, integrante del Consejo Comunitario de Desarrollo del centro, explicó que hay sectores del municipio donde se registra presencia de pandillas y se dan enfrentamientos, pero que hasta ahora ningún poblador ha sido atacado.

“No queremos muerte en nuestro municipio. Sin embargo, si toman acciones contra la población, nosotros actuaremos sin el apoyo de la Policía Nacional Civil”, manifestó Escobar.

Falta de apoyo

Bibiana Ramírez, integrante del Consejo de los Pueblos Mayas de Quetzaltenango, comentó que las pandillas son el reflejo de la falta de apoyo del Estado hacia la juventud, como falta de educación, recreación e inclusión social.

Destacó que les preocupa la presencia de antisociales en el área y añadió que retomarán las asambleas de vecinos para promover espacios de participación de los jóvenes.

Lea también: Joven de 14 años muere en percance provocado por piloto aparentemente ebrio 

“Es necesario que la misma comunidad vea el tema de la seguridad, porque ellos han resuelto los problemas de sus comunidades por medio de asambleas o reuniones. Hay que trabajar para incorporar de nuevo a la juventud a nuestra sociedad”, expresó.

Juan Rosales, gobernador departamental, expresó que hay reportes de incidentes en San Juan Ostuncalco, pero que se investiga si tienen vínculos con pandillas.

Contenido relacionado 

>Pandillas se han sofisticado en el Triángulo Norte de Centroamérica
>
Crece inseguridad en la provincia; pandillas causan dolor y muerte
>
De simples pandillas juveniles a “maras” organizadas