Unos 960 vehículos pasan cada hora por puente que vecinos temen se desplome en cualquier momento

Todos los días, desde el 2015, decenas de personas arriesgan la vida al cruzar el deteriorado puente Los Batanes, en Quetzaltenango, por el cual, según conteo, pasan unos 960 vehículos por hora.

Publicado el
El alcalde Luis Grijalva dijo que la construcción del puente sería prioridad de su primer año de gestión; sin embargo, los años han pasado y los daños en la estructura persisten. (Foto Prensa Libre: María José Longo)
El alcalde Luis Grijalva dijo que la construcción del puente sería prioridad de su primer año de gestión; sin embargo, los años han pasado y los daños en la estructura persisten. (Foto Prensa Libre: María José Longo)

Esa cantidad de automotores pone en evidencia la importancia que el paso tiene para la Ciudad de Quetzaltenango, por lo que vecinos y pilotos ven con preocupación que las autoridades municipales le resten importancia y no lo reparen.

 
De acuerdo con residentes de la zona, por los daños que la estructura tiene, esta podría colapsar en cualquier momento y causar una tragedia, por lo que exigen a la comuna que solucione el problema a la brevedad.
 
Vecinos de las zonas 2 y 6 de Xela esperan que este año el alcalde Luis Grijalva cumpla su promesa de reparar la estructura, que en el 2006 fue reconstruida.

El 18 de diciembre último, la Municipalidad adjudicó la construcción de otro puente a Eldai Eliázar Bartolón Roblero, por Q3 millones 698 mil 873.75, y se espera que la obra esté terminada en mayo próximo. 
 
“El puente está partido y los buses no respetan, pasan rápido y esto se puede caer. Además, nos afecta bastante porque cuando uno quiere pasar en carro hay una fila de vehículos esperando, porque solo hay paso en un carril. Hace más de dos años que está así y el alcalde dijo que lo iba a solucionar, pero hasta ahora nada”, criticó el vecino César Gómez.
 
Quienes transitan por este sector también aseguran que desde que la estructura se dañó la delincuencia en el sector se ha incrementado.

“Vecinos cuentan que los asaltan cuando pasan por el puente peatonal o que en la noche, mientras los automóviles esperan para pasar, son asaltados”, señaló Gómez.
 
En el lugar se observa a niños y jóvenes coordinar el paso de los vehículos.  “Eso lo debería hacer la Policía Municipal de Tránsito, pero los niños lo hacen por necesidad. Da pena pasar, porque esto se daña y se hunde cada vez más”, señaló el piloto Luis López.
 
El deterioro del puente hizo que en el 2015 quedara intransitable, y aunque el paso se  cerró por un tiempo fue habilitado de nuevo,  debido a que es una vía muy utilizada.

Según un conteo efectuado por Prensa Libre, por ese puente pasan, en promedio, 16 vehículos por minuto; es decir, 960 cada hora, entre automóviles, buses, picops y motocicletas.
 

Los daños en el puente Los Batanes, entre las zonas 2 y 6 de Quetzaltenango, se agravaron desde el 2015. (Foto Prensa Libre: María José Longo)

En el 2016, el alcalde Luis Grijalva, indicó que esa obra sería una prioridad de su primer año de gestión. Posteriormente dijo que se haría en el 2017, pero también terminó ese año y no cumplió, por lo que los vecinos esperan que cumpla su promesa antes de la época de lluvia, cuando se complica más el paso por el lugar. 

“Ese puente ya está para derrumbarse. Lo que queremos es que lo hagan de nuevo porque sirve mucho”, expresó Alicia Bravo, comerciante de la zona 2. 

Contratiempo

El alcalde Luis Grijalva aseguró que en este año comenzará la construcción del puente y que se tiene un plazo de cuatro meses para que concluya. También expresó que la obra ya fue adjudicada pero otra empresa presentó una inconformidad.
 
“La información que tengo es que ya se hicieron las diligencias, se hizo una adjudicación y hay una inconformidad; sin embargo, aún no tengo el acta de adjudicación, porque las comisiones son las que se encargan de proporcionarla para que se conozca en el Concejo”, dijo el jefe edil.

Arco dedicado a víctimas de la Revolución de 1897 es utilizado como depósito de llantas usadas 
Aseguró que la inconformidad presentada por la empresa no atrasará el proyecto. “La   Ley de Contrataciones del Estado permite que en los cinco días posteriores al evento y a la adjudicación se presenten inconformidades, y estipula cómo se evacúa la inconformidad, pues se deben dar a conocer las razones por las que no se adjudicó la obra. Todo está amparado en la ley”, explicó.