Dybala marca un golazo y liquida al Atlético de Madrid

Un golazo al borde del descanso del argentino Paulo Dybala de falta directa y casi sin ángulo derrotó al Atlético de Madrid frente a la Juventus de Turín, que con el triunfo asegura el primer puesto del grupo D.

El delantero argentino Paulo Dybala celebra el gol del triunfo para la Juventus. (Foto Prensa Libre: EFE)
El delantero argentino Paulo Dybala celebra el gol del triunfo para la Juventus. (Foto Prensa Libre: EFE)

El Atlético suma siete puntos en el grupo y sigue segundo, aunque el Bayer Leverkusen, que venció este martes al Lokomotiv de Moscú (0-2), suma seis en el tercer puesto, por lo que en la sexta y última jornada los rojiblancos deberán ganar al Lokomotiv en el Metropolitano para asegurar la clasificación a octavos sin depender de lo que haga el Bayer, que jugará contra la Juventus.

El Atlético fue competitivo, pero se mostró poco eficaz en ataque, especialmente en la primera mitad. En la segunda y tras la salida al campo de Joao Felix, se acercó más a la portería contraria y Morata estuvo a punto de igualar en el tiempo de descuento, pero los de Simeone sucumbieron ante un rival superior.

Inadvertido Cristiano Ronaldo, finalmente titular, el atacante argentino decidió la derrota del Atlético, la segunda consecutiva en la competición europea, con un golazo de falta directa al borde del descanso; un obstáculo insalvable para el equipo madrileño, que fue competitivo, aparente, pero generó pocas ocasiones y no marcó goles.

No tuvo ni destreza ni determinación ni desborde en su zona ofensiva, todo lo que sí condensó el primer tiempo de Dybala, que presiona al conjunto rojiblanco para la última jornada. El cálculo está claro: si gana al Lokomotiv en el Wanda Metropolitano estará en octavos; si pierde o empata necesita que el Leverkusen no venza.

Así están las cosas hoy por hoy para el Atlético, que sólo ha ganado cinco de sus últimos 16 partidos oficiales y que insistió en la búsqueda del empate toda la segunda parte, con más fe y ganas que precisión y remate. El pasado 12 de marzo, su despropósito en Turín fue sonoro, con un 3-0 inexcusable; ocho meses después, también perdió, pero con otra imagen, vivo en el partido hasta el final, incluso en el último instante con una opción de Morata.

Contenido relacionado

> El VAR se vuelve el protagonista en el juego entre el Real Madrid y el PSG

> “Estoy enamorado de Mbappé desde hace tiempo”, la respuesta controversial de Zidane

> Mbappé: “No merezco el Balón de Oro este año”