Árbitros guatemaltecos comienzan a invertir en tecnología debido a poco apoyo de la Liga Nacional y de la Fedefut

Mientras en las principales ligas de futbol del mundo se mantiene el debate acerca del uso que se le ha dado al sistema del árbitro asistente de video (VAR, en inglés), en el balompié nacional los silbantes siguen afrontando varias carencias que dificultan su trabajo.

La cuarteta arbitral que participó en el juego del miércoles pasado entre Antigua GFC e Iztapa usó un sistema especial de comunicación  propiedad  del silbante Julio Luna —con el balón— (Foto Prensa Libre: Edwin Fajardo)
La cuarteta arbitral que participó en el juego del miércoles pasado entre Antigua GFC e Iztapa usó un sistema especial de comunicación propiedad del silbante Julio Luna —con el balón— (Foto Prensa Libre: Edwin Fajardo)

Desesperados por fallar menos, algunos árbitros nacionales han empezado a invertir en tecnología básica, ante la escasa ayuda de las autoridades del balompié local.

Torneo a torneo los réferis son objeto de severas críticas cuando se equivocan. Sin embargo, al igual que los futbolistas, necesitan desenvolverse en un entorno eficiente que les brinde las herramientas y los insumos necesarios para mejorar su nivel.

El Clausura 2019 de la Liga Nacional comenzó el pasado 11 de enero y los silbantes, otra vez, salieron a escena solo con sus uniformes, silbatos, tarjetas, libretas y banderolas.

Las diademas de comunicación interna, que les han prometido la Federación Nacional de Futbol (Fedefut) y la Liga Nacional, siguen brillando por su ausencia.

Propios recursos

Acostumbrado a impartir justicia en el plano internacional, el experimentado Wálter López decidió, desde el año pasado, comprar su propio sistema de comunicación para usarlo en los estadios del país donde se desenvuelve.

“El uso de las diademas ya debe ser obligatorio para los árbitros. Es una herramienta importante en la realización de nuestro trabajo. La Liga y la Federación nos vienen prometiendo que van a comprar varias desde hace tiempo. En otras partes del mundo los equipos se encargan de ponerlas a disposición de los jueces”, critica López.

Por si te interesa: El árbitro Mario Escobar es agredido en el estadio Verapaz, en la semifinal de ida entre Cobán y Guastatoya

En el juego que disputaron Antigua GFC e Iztapa, el miércoles último, en el estadio Pensativo, la cuarteta arbitral, liderada por Julio Luna, utilizó un sistema de cuatro intercomunicadores costeado por el propio réferi central.

Horas después, en el estadio Julio Armando Cóbar, el grupo de silbantes destacados para el duelo entre Petapa y Municipal también usó un dispositivo de comunicación que les prestó Wálter López.

Aparte del mayor de los López y de Julio Luna, Mario Escobar y Bryan López cuentan con un juego de diademas que les proporcionó la Confederación de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe de Futbol (Concacaf), por su constante roce internacional.

El árbitro asistente Gerson López es uno de los más experimentados en usar el sistema de comunicación interno (Foto Prensa Libre: Edwin Fajardo)

Apoyo llegará

El presidente del Comité de Regularización de la Federación Nacional de Futbol (Fedefut), Juan Carlos Ríos, aseguró que conoce los problemas que afectan a la mayoría de árbitros guatemaltecos.

“Estamos apoyando a los árbitros con varios cursos de capacitación. Sé que hay que seguirlos dotando de mejores herramientas para que puedan desenvolverse bien”, explicó.

Ríos señaló que recién llegó a un acuerdo con los dirigentes de la Liga Nacional para comprar seis sistemas de comunicación.

“En los próximos días adquiriremos seis juegos de diademas para los árbitros. Cada uno tiene un costo cercano a los US$5 mil”, comentó Ríos.

Contenido relacionado: 

El guatemalteco Carlos Batres deja de ser coordinador arbitral en Costa Rica

 

Directivos amenazan de muerte a árbitros en el estadio Armando Barillas

 

Expulsan de por vida a dirigentes de la Segunda División por sobornar a árbitros

0