Ampliación presupuestaria para el CIV y subsidios incrementarán el déficit fiscal hasta 3.5% del PIB, afirma Finanzas

Las medidas aprobadas por el Congreso en los últimos días tienen un carácter político, pero también repercuten en las finanzas públicas.

Publicado el
Deficit fiscal aumentará en 2022
La ampliación presupuestaria para el CIV y el subsidio a los combustibles que aprobó el Congreso aumentará el déficit fiscal en 2022. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

La ampliación presupuestaria por más de Q3 mil millones más un pliego de subsidios para hacer frente a las alzas en los precios de los combustibles en el país, por unos Q1 mil millones más, ponen presión sobre el déficit fiscal, que de 2.9% del producto interno bruto (PIB) previsto para este año, pasará a 3.5%. El déficit consiste en la diferencia entre los gastos del Estado cuando superan los ingresos.

En este mes, diputados de la alianza oficialista aprobaron una ampliación presupuestaria por Q3 mil millones para el Ministerio de Comunicaciones, Infraestructura y Vivienda (CIV), así como otro apoyo temporal al consumidor del cilindro de gas propano por Q150 millones, y otro programa de subsidio para el galón de diésel y gasolina regular por Q745 millones, maniobras financieras que representan alrededor de Q3 mil 895 millones.

En noviembre del 2021, se aprobó un subsidio de Q150 millones del GLP que concluyó en febrero de este año, para lo que también se realizaron readecuaciones presupuestarias.

Aunque las medidas aprobadas por el Congreso en marzo tienen un carácter político, repercuten en las finanzas públicas, ya que la programación financiera que se conoció en el presupuesto estatal para 2022, por Q106 mil millones 229 mil tendrá variaciones.

El presupuesto vigente con esas modificaciones llegaría a Q110 mil 315.7 millones, aunque en el sistema no se ha operado porque aún falta que se haga la publicación en el Diario de Centro América. Las autoridades financieras aseguran que no habrá nueva contratación de deuda y que los recursos a utilizar provienen de caja fiscal.

Lea además: A fin de mes, Guatemala estará bajo la lupa de agencias internacionales y del FMI, por lo que mostrará sus mejores resultados

Mientras tanto, el próximo lunes 28 de marzo, inicia una evaluación por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y otra por dos agencias calificadoras de riesgo-país, en las que se pondrá énfasis en el manejo de las finanzas públicas, en un contexto de inflación a escala global, el conflicto entre Rusia y Ucrania, la recuperación económica y el manejo de la pandemia.

Disposición de recursos

El Sistema de Contabilidad Integrada (Sicoin), registró a este 21 de marzo de 2022, como fondo común, Q11 mil 390 millones, mientras que el 2 de enero, este era de Q12 mil 885 millones, que fue con lo que se abrió el presupuesto.

Eso quiere decir que, de acuerdo con lo aprobado por el Congreso, de ese saldo saldrán los recursos para la ampliación presupuestaria del CIV y para subsidiar Q5 el galón de diésel, Q2.50 el galón regular y Q0.80 la libra de gas.

El principal efecto que tendrá esas ampliaciones estará en el déficit fiscal, pero también habrá un efecto monetizante, en el sentido de que se pondrá dinero en circulación que no estaba previsto gastar en este ejercicio, lo que podría generar más presión inflacionaria.

David Casasola, analista del Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (Cien) comentó que el saldo de caja reportado al 21 de marzo no significa que exista un presupuesto superavitario, ni que en 2021 se tuvo más ingresos que gastos, sino que hubo ejecución que no se realizó.

“Hay que comprender que Guatemala sigue encadenando varios períodos de déficit en el presupuesto y tener un saldo de caja significa que en años anteriores hubo rubros en los cuales no se gastó”, precisó al señalar que si bien, el presupuesto 2022 se aprobó a finales del año pasado, se necesitan los espacios presupuestarios.

Pedro Prado, analista de la Asociación de Investigación de Estudios Sociales (Asíes), manifestó que, en términos generales, puede presentarse un mayor déficit este año porque con las ampliaciones habrá más compromiso de gasto. Y aunque las metas de recaudación sean las mejores, estas coyunturas de precios pueden influir.

“Esa ampliación presupuestaria podría estar incidiendo nuevamente en un mayor déficit fiscal y el balance entre los ingresos y los gastos no deja de ser un objetivo a lograr”, puntualizó.

Riesgo en año político

Casasola advirtió que, nuevamente, es posible que no se apruebe el presupuesto estatal para el año siguiente, dado que con la ampliación que autorizó el Congreso, el gasto se eleva a Q110 mil millones y es poco probable una reducción.

“En el CIV se deja un espacio presupuestario que históricamente es muy difícil de fiscalizar, así como cerrar el ciclo del presupuesto, sobre todo en la ejecución y posible corrupción”.

El analista no descartó que parte de esas ampliaciones responda a “obras” con el fin de promover a ciertos funcionarios que buscan reelección o que quieren participar en la próxima contienda electoral.

Le puede interesar: Los pasajes del transporte extraurbano se mantendrán, si los expendedores no encarecen el combustible, dice Fenatrep

Prado subrayó que llama la atención la velocidad con la que se aprobó la ampliación mencionada, porque se necesita inversión, pero también hay temas sociales no atendidos, como el combate a la desnutrición crónica infantil.

Por lo tanto, en caso de que el Legislativo no apruebe un nuevo presupuesto a fin de año, el Gobierno tendrá disponible uno mayor en Q4 mil millones, respecto al que fue aprobado originalmente para 2022, con un margen de maniobra para operarlo en el siguiente ejercicio fiscal, concluyeron los consultados.