El volumen de la cosecha y el alza de precios favorecen a los exportadores de este grano

Mejores precios internacionales y una buena cosecha estimulan a la caficultura nacional, que prevé exportar más de 4.4 millones de quintales.

Publicado el
Las condiciones climáticas favorecieron a Guatemala en la cosecha de café 2020-21 para la exportación, según Anacafé. (Foto Prensa Libre: Cortesía)
Las condiciones climáticas favorecieron a Guatemala en la cosecha de café 2020-21 para la exportación, según Anacafé. (Foto Prensa Libre: Cortesía)

La cosecha cafetera está concluyendo en Guatemala y según los resultados preliminares, se dispondrá de 4.4 millones de quintales oro para la exportación, aparte de que las alzas de precio en el mercado internacional también favorecen al sector.

En promedio, el precio se ubica actualmente en US$184.85 por quintal del grano.

La influencia de las condiciones climáticas en varios países productores es una variable que pesa mucho para la siguiente cosecha tanto en el volumen, como en producción y precios, remarcó Juan Luis Barrios, presidente la Asociación Nacional del Café (Anacafé), al hacer una evaluación la cosecha pospandemia.

El año cafetero concluye el próximo 30 de septiembre y el 1 de octubre inicia el nuevo ciclo de producción, con perspectivas estables.

Cierre de este año

Las cifras de Anacafé, señalan que al 8 de septiembre se habían exportado cuatro millones 434 mil quintales del año cafetero 2020-21, comparado con los tres millones 976 mil de la cosecha 2019-20, lo que significa un crecimiento de 458 mil quintales.

Las estimaciones indican que el indicador podría subir, a pocos días de que concluya la cosecha y el directivo resaltó que los productores demostraron resiliencia y fortaleza en este período impactado por la emergencia sanitaria.

Mejora de precio

Una de las mejoras sobresalientes que Anacafé detectó en este ejercicio fue el alza de   precio en el mercado internacional y Barrios comentó que se han superado los US$817 millones en divisas por exportaciones del grano, en comparación con los US$625 millones de la anterior cosecha. La diferencia supera el 25%, ya que equivale a unos US$192 millones.

Anacafé, registró un precio promedio de exportación US$184 por quintal, contra los US$157 de la cosecha anterior, y este comportamiento tiene una explicación en el contexto internacional: “Esto viene primero a causa de una sequía y después, debido a una helada en varias áreas productoras en Brasil, lo que afectó su cosecha; al haber una baja importante en la producción, el precio subió”, declaró Barrios, al señalar que en esta ocasión esta situación fue de beneficio para los productores nacionales.

Lea también: Este sector también enfrenta costos adicionales de hasta 30% por la crisis de contenedores

Recordó que la pérdida del producto de Brasil no puede sustituir la calidad del grano guatemalteco, sin embargo, el precio en la Bolsa de Nueva York -contrato C- no reconoce esas diferencias.

Sergio Mazariegos, coordinador de la Comisión de Cafés Diferenciados de la Asociación Guatemalteca de Exportadores (Agexport), explicó que ha sido un año cafetero interesante, sobre todo por el alza que tuvo el mercado, ya que eso impulsó las estadísticas de exportación. “Solo por precio ya se mejoró bastante y va a haber una mejor respuesta”, enfatizó.

Perspectivas de precios

Si bien, el sector percibe una mejora en los precios del grano en el mercado internacional, también pronostica que los mismo podrían reflejar movimientos a la baja, pero estaría asociado a las condiciones del clima.

Las estimaciones preliminares de exportación estarían en el rango de 4 millones a 4.2 millones de quintales para la siguiente cosecha.

Al preguntarle sobre la tendencia de los precios, el presidente de Anacafé es cauto y expresó que por lo menos en la cosecha 2021-22 los valores del quintal de café “se podrían mantener relativamente estables” alrededor de US$180 a US$190, con la expectativa de que “pueda ser un poco más”, que es un respiro.

A su criterio, esos precios reflejarían la realidad de los productores en el sentido de las diferentes calidades del grano nacional y del nivel de riesgo que corren los productores ante los fenómenos climáticos como la sufrida por Brasil.

Los análisis climáticos de Anacafé señalan que se está revisando un posible efecto Niña para este último trimestre del año, lo que podría significar lluvias adicionales y ocasionar algunos estragos a los cultivos, como ocurrió el año pasado, con las tormentas Eta e Iota que golpearon al sector agrícola, recordó Barrios.

Mazariegos añadió que las condiciones de clima fueron favorables, “pero estamos en septiembre, octubre y noviembre y se esperaría que no exista distorsión climática en Guatemala porque eso podría afectar los rendimientos y áreas.

La variable climática nadie la tiene controla, subrayó.

En cuanto a precios para la siguiente cosecha, Mazariegos que los mismos podría estar arriba de los US$150, aunque en los últimos días se han registrado cierres de hasta US$190 para despacho en diciembre de este año.

Barrios explicó que, dependiendo de la recuperación acelerada o lenta de los cultivos en Brasil, para la cosecha 2022-23 se podrían empezar a observar precios a la baja.

Le puede interesar: ¿De dónde cree usted que saldrán los recursos para financiar el presupuesto estatal 2022?

En todo caso, para la cosecha 2023-24 y asumiendo que no exista ningún otro efecto natural dañino para Brasil, Vietnam o Colombia, lo más probable que se pudiera percibir una nueva baja en los precios.

“Dependemos de la naturaleza y su régimen de lluvias y estar monitoreando el clima para que esto no afecte negativamente”, remarcó el presidente de Anacafé.

Reforzar a mercados

Sobre los mercados, Barrios, precisó que se está reforzando a los tradicionales y que se despacha el grano a Estados Unidos, Canadá, algunos países de Europa, aparte de Asia, donde hay un crecimiento constante de la demanda en Corea del Sur, Taiwán y la República Popular de China, que compra el equivalente al 2% de las exportaciones.

Además, en colaboración con el Ministerio de Relaciones Exteriores, se está impulsando el café de Guatemala en nuevos mercados como Turquía, Emiratos Árabes Unidos (específicamente Dubai) y Australia.