Empresas quetzaltecas corrigieron errores y lograron crecer hasta un 20% en sus ventas

Las pequeñas empresas en Quetzaltenango son un buen laboratorio para detectar en qué áreas podrían estar las oportunidades para crecer.

Vincent Onyemah, profesor del Babson College atiende a un grupo de estudiantes del programa Scale Up Xela.   (Foto Prensa Libre: Mynor Toc)
Vincent Onyemah, profesor del Babson College atiende a un grupo de estudiantes del programa Scale Up Xela. (Foto Prensa Libre: Mynor Toc)

Más y Más es una mega abarrotería que surgió hace cinco años en Xela, es una de las empresas que forma parte del iniciativa Scale Up Xela, cuenta con dos sucursales en la ciudad altense.

Luego de la primer sesión de trabajo con la metodología del Babson College,  los propietarios se dieron cuenta de que pocos quetzaltecos conocían la marca y que no contaban con los procedimientos para seleccionar a sus colaboradores.

“Cuando nos dimos cuenta de nuestras debilidades empezamos a organizarnos. Creamos el departamento de recursos humanos y de mercadeo, nuestros colaboradores ahora pasan un filtro, contratamos a una empresa que nos hace estudios de mercado, atiende la publicidad y controla la redes sociales”, explicó el gerente de la empresa, Érick Sánchez.

La estrategia de crecimiento del Scale Up Xela Más y Más la puso en marcha en su primer supermercado que abrió en el 2018 en el Utz Ulew Mall y lo denominó Uwa. Sánchez señaló que en los cuatro meses de aprendizaje la empresa creció un 15 por ciento más con relación al año pasado.

“Cada mes debemos alcanzar metas, en estos cuatro meses ganamos clientes, cada vez más la gente nos conoce. La gerencia y los mandos medios estamos conectados, damos conocer las buenas prácticas y mejoró el clima dentro de la empresa”, detalló Sánchez.

El programa

 

Con la metodología del Babson College, una universidad referente en la enseñanza del emprendimiento en EE. UU., 18 empresas quetzaltecas, entre ellas, Más y Más, en cuatro meses aumentaron sus ventas,  clientes, reorganizaron a su personal y dieron a conocer a sus colaboradores y clientes su experiencias de éxito, entre otros logros.

Por ejemplo, en el primer trimestre de este año, la agencia de publicidad Creatividad Nuestra Pasión (CNP), aceptó el desafío que el profesor Vincent Onyemah del  Babson College les impuso a las empresas del programa.

Vincent Onyemah, profesor de la Universidad de Boston y Lagos Business School Babson College. (Foto Prensa Libre: Mynor Toc)

 

“Surgimos hace 14 años y nuestro concepto de publicidad ha sido innovar, pero nos dimos cuenta que dejamos de hacer cosas para hacer crecer la empresa; con la estrategia del Babson College comenzamos a celebrar los logros y publicarlos, es increíble, ahora organismos internacionales cotizan nuestro trabajo”, explicó Juan Pablo Martínez, gerente de CNP.

De febrero a la fecha, la agencia creció un 22 por ciento, además de publicidad, crearon una productora de televisión y organizaron todos los departamentos para ofrecerle al cliente un mejor servicio.

“Tenemos 15 nuevos clientes y logramos facturar en un trimestres US$14 mil, es un logro enorme y una satisfacción que nos motiva a crecer”.

Protecto es una empresa dedicada a la fabricación de persianas enrollables  en el occidente, en julio logró que un cliente hiciera un pedido de persianas lo que representará en los próximos meses para la corporación un ingreso mensual de Q25 mil adicionales a su proyección anual.

“Con ese pedido de persianas la empresa creció un 20% y para agosto vamos a tener un ingreso adicional de Q18 mil”, expuso Luis Carlos Pérez, propietario de la empresa.

Para Pérez, poner en práctica la metodología de crecimiento en su empresa ha sido un imán que generó demanda de persianas en el suroccidente. “Corregimos errores en la producción, mejoramos la atención al cliente y gamos mucho”.

Vincent Onyemah, profesor del Babson College, señaló que el crecimiento que las empresas han tenido en cuatro meses “es digno de alabar a pesar de las dificultades que existen en la región”.

“Todas las empresas crecieron, en ventas, clientes, capacidades. Antes los propietarios tenían dificultades para cobrar y bajo la metodología no solo recuperaron dinero, sino que lograron nuevos clientes”, comentó Onyemah.

El experto auguró un buen futuro para las empresas en Quetzaltenango.

“Es sorprendente saber que mientras más presión tienen las empresa sus resultados son mejores, creo que de aquí habrá mucho que aprender, no solo para otras empresas de Guatemala, sino del mundo” concluyó.

Contenido relacionado:

 

> Así fue la expectativa del Scale Up en Xela 

> En esto consiste el programa de Scale Up

> “En un mes llegamos al 100% de ventas anuales”

0