Facebook, un pastel de gelatina y un emprendimiento en cuarentena

Publicar en Facebook un postre que compartió en familia durante la cuarentena en Guatemala fue lo que impulsó a Mónica Muñoz a crear un negocio que le deja dulces gratificaciones.

Los pasteles de gelatina que elabora Mónica Muñoz de Arango junto a su esposo dieron origen a Jellys, el primer emprendimiento de ambos. (Foto Prensa Libre: Esbin García)
Los pasteles de gelatina que elabora Mónica Muñoz de Arango junto a su esposo dieron origen a Jellys, el primer emprendimiento de ambos. (Foto Prensa Libre: Esbin García)

El mundo de Mónica Muñoz cambió en un instante con la pandemia. De un día para el otro enviaron a su esposo a teletrabajo y entonces se encontraba todo el día en su casa, por lo que compartían más tiempo y se apoyaban en el cuidado de sus dos hijos, una niña de 4 años y un niño con discapacidad.

A principios de abril su esposo le dijo: “Hoy les haré un postre”, y les preparó un pastel de gelatina. “Quedó tan hermoso y estaba tan delicioso que decidí publicarlo en mis redes sociales y al instante empecé a recibir mensajes de mis amistades preguntando si vendíamos ese pastel”, relató Muñoz.

Eduardo Alvarado les sugirió vender pasteles y empezó a promocionarlos. Luego del éxito inicial surgió la idea de ponerle nombre al negocio, Jelly´s.

“Con lo que tenía en casa empecé a hacer los dos primeros pasteles que vendimos y luego con esa venta poco a poco fuimos reinvirtiendo”, comentó.

Actualmente ofrecen 19 opciones de sabores diferentes y también distintos tamaños y figuras, según la necesidad del cliente.

“En el producto se refleja la entrega y dedicación con las que fue elaborado. Es importante cuidar cada detalle”, enfatizó Muñoz.

Los pasteles hechos de gelatina de Jelly´s vienen en diferentes tamaños, presentaciones y 19 sabores diferentes. (Foto Prensa Libre: Esbin García)

Buscan crecimiento

La emprendedora estima que la venta va bien, pero para crecer necesitan promocionar mejor sus productos, y por eso participan activamente en varios grupos, especialmente en el de Chapinas Business, en el cual han encontrado  aceptación entre sus más de tres mil miembros, quienes adquieren o recomiendan los productos.

Otro de los objetivos de Muñoz es distribuir los pasteles en otros departamentos del país, una tarea que no es sencilla, pero que cree que con esfuerzo puede ser alcanzable.

Muñoz está segura de que ella y su esposo continuarán con el negocio, porque observaron que no hay diversidad de pasteles de gelatina en el mercado de postres y confían en el potencial de Jelly’s  para cubrir ese nicho con su sabor y calidad.

Entre las necesidades que han detectado dentro de su modelo de negocio destacan mejorar la organización y que por el momento no cuentan con transporte adecuado para surtir en la provincia.

En el corto plazo esperan abrir un local en algún punto estratégico de la ciudad; sin embargo, la meta más grande es la expansión.

Muñoz manifestó que esperan continuar con el negocio, incluso después de que su esposo regrese a la oficina.

Si necesita comunicarse con Jelly´s puede encontrarlos en Facebook como Jellys.